Fedecámaras Táchira: "Se necesita cambiar la política económica para salir de la crisis"

Al cierre del 2019, Fedecamaras Táchira realizó un balance de la situación económica que vive la región andina, proyecciones y los desafíos que enfrentará el gremio empresarial para el nuevo año.

Con cifras de producción en caída y un repunte de la economía informal, Fedecamaras Táchira apuesta por cambios de políticas económicas, así como por la reactivación del intercambio comercial con Colombia para lograr una recuperación económica el próximo año.

El representante gremial de Fedecamaras en la región, Maximiliano Vásquez, recordó que el Táchira se posicionó como el sexto estado industrial de Venezuela, en décadas pasadas. Además, señaló que 90% del parque industrial fronterizo se ubica entre San Cristóbal, San Antonio y Ureña. Sin embargo, ahora en esas mismas zonas las actividades comerciales están prácticamente paralizadas.

Al cierre del 2019, el sector construcción e industrial del estado Táchira registran una caída de 98%. Además, e comercio informal aumenta día a día. De acuerdo al vocero del gremio de empresarios tachirenses, en Venezuela el 60% de la economía es informal y en Táchira está por encima de ese porcentaje.

“El cierre de empresa ha logrado que surjan iniciativas de emprendimiento, nuevas empresas, precarias de subsistencia pero que con voluntad se sostienen, aunque igual sufren la depresión económica”.

La actividad económica en el Táchira se ha reducido a la compra y venta de alimentos, otras cosas que puedan verse como superfluas ya no son de interés primordial, explicó el empresario.

Sin banca no hay producción

Para el presidente del gremio empresarial, el control ejercido durante el 2019 sobre las entidades bancarias, para evitar el préstamo de dinero a través del encaje legal, redujo los créditos exageradamente.

“Los créditos representan la fuente de recursos de la empresa privada y sin ellos difícilmente se puede reponer inventario, comprar maquinaria, reparar equipos, hacer compras de bienes y servicios, en fin, paralizan la economía”, explicó.

Esta acción debería replantearse muy bien porque una contracción económica negativa, también afecta al gobierno porque ahora va a tener menos impuestos que cobrar, precisó.

¿Qué plantean desde Fedecamaras?

Durante la última reunión del directorio de Fedecamaras Táchira se acordó la creación de un observatorio económico y un centro de información estratégica y económica a fin de hacer una recopilación de la data del aparato industrial, empresarial, servicios y agropecuario de la región.

“La idea es, una vez se recopile la información, plantear una cooperación internacional y de la unión del mismo empresariado de la región para desarrollar líneas de acción que permitan mejorar la economía de los distintos sectores”, señaló el presidente del gremio.

Vasquez apunta que la realidad del Táchira es distinta a la del resto del país, por ser frontera y de frecuente interacción con Colombia, donde existe una economía de mercado.

“Todo esto ocurre apenas a 20 kilómetros de San Cristóbal, a pesar del cierre comercial de la frontera en esta zona, (en el Zulia la actividad comercial permanece activa) lo que nos permite plantearnos escenarios económicos distintos a las demás regiones del país”.

El dirigente gremial también apunta que Táchira es un estado con una importante base en el área agropecuaria, aunque con fuertes dificultades para la compra de insumos, fertilizantes y gasolina.

Solo con abrir la frontera al comercio formal, la reactivación de la economía tachirense seria inmediata, indicó Maximiliano Vásquez.

“Necesitamos políticas que liberen la economía, acceso a créditos, eliminar controles. Si esto pasa, en lugar de tener un decrecimiento del PIB, pudiéramos tener el año próximo un crecimiento. Todo es posible si cambian las condiciones políticas y económicas”.

Para Vásquez, la crisis venezolana es el resultado de la aplicación de medidas económicas equivocadas que desencadenaron hiperinflación, desempleo y caída en la producción.

El recuerdo de otro estado Táchira

El dirigente recuerda que en la región fronteriza con Colombia, en los años 80 y principios de los 90, se producía el 60% del calzado nacional, ahora esto ya no es así. Más de la mitad de pantalones que se elaboraban en Venezuela eran de industrias tachirenses, a la fecha estas empresas se encuentra prácticamente paralizada, precisó.

También apuntó que 70% de las unidades de transporte masivo (autobuses) se fabricaban en la región y hoy la industria está inactiva.

“Cuando se tiene un marco legal y de políticas económicas que restringen y paralizan el resultado es el que estamos viendo ahora”.

Si bien es cierto que parte importante de las empresas e industrias han cerrado, el dirigente señala que los empresarios permanecen en el país porque conservan la ilusión de ver sus negocios abiertos nuevamente.

“Hay empresarios que con muchas dificultades nos mantenemos sosteniendo nuestras empresas abiertas. La voluntad, el trabajo y el deseo de superación están presentes”.

Por el contrario, -sentenció Vásquez- al no existir un cambio en las políticas económicas para el año 2020, la situación económica y social del país puede agudizarse, el desempleo aumentar y se profundizará el cierre técnico de más empresas e industrias.