Gobierno británico aparta más de €2.200 millones para un Brexit sin acuerdo

El ministro británico de Economía, Sajid Javid, anunció este miércoles una partida extra de 2.000 millones de libras (2.213 millones de euros) para afrontar un posible Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre.

Javid expuso en la Cámara de los Comunes la llamada «Revisión del gasto», donde detalla las prioridades presupuestarias del Ejecutivo conservador para el ejercicio 2020-21 y que incluyen un aumento de la inversión en servicios públicos como salud y educación para «dejar atrás la austeridad».

En una agitada intervención, el ministro, que accedió al cargo el pasado julio, fue amonestado varias veces por el presidente de los Comunes, John Bercow, por desviarse de su tema económico y hacer comentarios políticos sobre el Brexit.

Tras un largo preámbulo criticado por la oposición, Javid precisó que el gasto gubernamental se incrementará en 2020-21 hasta un total de 30.400 millones de libras (33.664 millones de euros), con un aumento del 6,3 % del presupuesto del ministerio del Interior para financiar el reclutamiento de 20.000 nuevos policías.

El ministro anunció además 6.200 millones de libras adicionales (6.800 millones de euros) para el Servicio nacional de salud (NHS, en inglés) y dotaciones para combatir la explotación infantil por internet y la crisis climática.

En su presentación, aseguró que su Gobierno pretende concretar con o sin pacto en la fecha prevista del 31 de octubre, presenta oportunidades para la economía y reiteró que el país está «preparado» para una posible retirada brusca.

La revisión de Javid, que cubre solo un año fiscal en lugar del periodo habitual más largo, se interpreta como un reclamo electoral ante la posibilidad de que el primer ministro conservador, Boris Johnson, convoque elecciones anticipadas ante la oposición del Parlamento a sus planes de Brexit.

A diferencia del Presupuesto anual, que suele presentarse en octubre o noviembre, la Revisión del gasto la realiza el Ejecutivo de turno cuando lo considera conveniente y normalmente cubriendo un periodo de entre tres y cinco años a fin de ofrecer más horizonte a los inversores.

En este caso, debido a la nebulosa que rodea al Brexit, el informe de Javid ha sido más limitado y no ha estado acompañado de previsiones oficiales de crecimiento económico y de endeudamiento del Estado -lo que ha sido criticado por los analistas-.