Refinería El Palito prevé reanudar producción de diésel en un mes

Los trabajos de mantenimiento parcial de la refinería El Palito, en Carabobo, se prolongan. Es posible que apenas dentro de un mes puedan reanudar las operaciones en la planta de procesamiento de crudo, que es de donde se destila el diésel, indicaron dos trabajadores vinculados con los trabajos

Refinería El Palito prevé reanudar producción de diésel en un mes

Fuentes vinculadas con los trabajos de mantenimiento en las plantas del complejo refinador El Palito, ubicado en Puerto Cabello, Carabobo, señalan que es complicado que también se reactive en el mismo lapso la unidad de FCC que es donde elaboran la gasolina.

Por su parte, dirigentes sindicales aseguraron en una rueda de prensa que se mantiene el mercado negro de combustibles y los envíos a Cuba, en medio de la crítica situación de desabastecimiento

Las extensas colas de vehículos para surtir combustible en las gasolineras de Carabobo y otros estados del país que reciben gasolina y diésel de la Refinería El Palito (REP). Mientras,  los trabajos de mantenimiento parcial se prolongan y es posible que apenas dentro de un mes puedan reanudar las operaciones en la planta de procesamiento de crudo, que es de donde se destila el diésel, indicaron dos trabajadores vinculados con los trabajos.

Arreglos obligados

La parada no programada de El Palito, único complejo refinador de Petróleos de Venezuela en el centro del país, implicaba que las labores se podrían ejecutar en unos 40 a 45 días, en condiciones normales y planificadas por expertos en la materia. Pero ya llevan más de cuatro meses, mientras los conductores sufren las consecuencias de esta demora.

“Fue una parada por la necesidad que tiene la planta del mantenimiento porque no se hizo en al menos diez años”, dijo una fuente.

A decir de varios consultados, el retraso se debe a la falta acumulada de mantenimiento desde hace varios años. También a las dificultades para conseguir ciertos repuestos, muchos de los cuales deben comprarse en Estados Unidos, lo que no puede hacerse por las sanciones del gobierno de Estados Unidos contra Pdvsa y el régimen chavista.

Julio para comenzar

“En el área de Destilación y Especialidades está la planta de Crudo, la de Vacío y la de PTR. La de Crudo está parada ahora, aunque ya han intervenido las torres e intercambiadores. Por eso se estima que para julio podrían entregar esta planta para su proceso de arranque”, indicó una de las fuentes consultadas.

El inicio de las operaciones de la planta de Crudo de El Palito significaría un cierto alivio para el despacho de diésel que ha sido un dolor de cabeza para muchos dueños y conductores de transporte de carga en el país. Las fallas en el suministro de este combustible han generado largas filas y demoras en el transporte de alimentos, materias primas e insumos en gran parte del territorio nacional.

También está paralizada buena parte de la campaña de siembra por falta de diésel para tractores, denuncian los gremios de agricultores.

En esa planta de Crudo se produce diésel, kerosene y ciertos precursores de gasolina.

“Pero esos cortes (de refinación) no tienen nada que ver con la mezcla que se utiliza para sacar el combustible al mercado interno”, dijo la fuente.

Números a la baja

En condiciones óptimas, la Refinería El Palito está en capacidad de producir 140.000 barriles por día (bpd) de gasolina.

Sin embargo, antes de la parada estaba sacando al mercado interno 35.000 bpd. Esta refinería proveía de combustibles a 10 estados del país, pero en medio de la crítica situación que se empezó a vivir en 2020, los despachos iban hasta 14 entidades federales de Venezuela, indicaron las fuentes consultadas.

Envío a Cuba se mantienen

Iván Freites, secretario de Profesionales y Técnicos de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV) indicó que por su parte en el Centro Refinador de Paraguaná (CRP, en el occidente del país) está produciendo 80.000 bpd de gasolina.

Parcialmente paralizado, el complejo de Paraguaná es una de las cinco refinerías integradas más grandes del mundo en capacidad instalada.

Pero hoy opera muy lejos de esa capacidad nominal de procesamiento de crudo, que en su  momento llegaba al millón de barriles por día, antes de la quiebra de Pdvsa por años de ineficiencia y corrupción en el manejo gerencial.

Dijo que, si bien es cierto que ha aumentado la producción, parte de ella es enviada a Cuba, en medio de la estrecha alianza entre ambos gobiernos.

“El 50% se va para Cuba y el otro 50% se los llevan los militares a través de PDV-Puertos”, dijo.

El dirigente sindical afirmó que PDV-Puertos está conducida por militares, conjuntamente con la empresa Cubametales, “empresa cuyos dueños son los que dirigen el régimen cubano, los Castro”.

Denunció un mercado negro para la venta de diésel y gasolina que sería comandado por funcionarios del gobierno cubano, junto a militares venezolanos.

Trabajo escalonado

Freites destacó que se mantiene la inestabilidad operativa en Pdvsa y citó como ejemplo que las refinerías trabajan 25 días y luego las paran por 21 días.

Asimismo, señaló que es difícil que se cumpla la meta que ha anunciado Tareck El Aissami, ministro de Energía y Petróleo, de producir dos millones de bpd para fines de 2021. Agregó que es cuesta arriba recuperar la producción que hubo en 2020, debido a que en buena medida el personal calificado huyó de la industria petrolera.

“Los pocos que quedan, estoy hablando de un 20% del personal con calificación y capacitación. Ese poquito de personal no tiene los derechos que establece la ley, las convenciones colectivas y que establecen las políticas internas de Petróleos de Venezuela”, explicó.

El dirigente sindical ofreció las declaraciones desde el exilio, a través de una rueda de prensa virtual en la que estuvo acompañado de otros voceros que integran la Asamblea Nacional de Trabajadores (ANT).

Franquicias sindicales

Por su parte, Horacio Silva, directivo de la Columna de Trabajadores Petroleros, denunció la existencia de sindicatos paralelos que denominan “franquicias sindicales”.

Silva refirió que esos grupos sindicales no cuentan con legitimidad, dentro de los trabajadores, y por eso les desconocen.

“Son unos supuestos sindicatos que están al servicio del gobierno y no tienen legitimidad de origen porque no fueron electas por los trabajadores. Tenemos el caso de la Central Obrera de Trabajadores que la administra el gobierno y no pelea por nuestras reivindicaciones”, puntualizó Silva que es trabajador de la Refinería El Palito.

Adicionalmente lamentó que no existan movimientos sindicales independientes en el país.

“Nos hemos convertido en los esclavos del siglo 21 y estamos frente a una dirigencia sindical que se arrodilla al gobierno y no pelea por nuestras reivindicaciones”.