Trabajadores de Ovejita protestan por aumento salarial

Obreros de la planta industrial de Ovejita C.A, ubicada en Altavista, en la populosa Catia, al oeste de Caracas, salieron este jueves a la calle a reclamar un aumento salarial porque sus ingresos no les alcanza para mantenerse.

Trabajadores de Ovejita protestan por aumento salarial

Rosalba Villamizar, costurera de la fábrica y delegada de prevención, dijo a El Estímulo que este 1º de marzo decidieron manifestar su descontento en la calle, tras un mes de llevar acciones dentro de la empresa.
Próxima a cumplir 73 de operaciones, la empresa de confección textil vive un entorno adverso caracterizado por constantes alzas en su estructura de costos, lo que ha llevado a la gerencia a ofrecer atractivos paquetes de liquidación a quienes lo acojan de manera voluntaria, indicó Villamizar.
Entre diciembre de 2017 y enero de 2018 han renunciado más 300 trabajadores tentados por la llamada “cajita feliz” y cansados de las desmejoras del contrato colectivo que han sufrido en el último año.
Villamizar denunció que el sindicato, al que calificó de patronal, negoció una contratación que se firmó a espalda de los trabajadores durante 2017 con una vigencia hasta 2020.
La cláusula salarial se debe discutir cada año, pero a la fecha ni la empresa ni el sindicato han dado la cara, afirma la trabajadora con 20 años de servicio en Ovejita, que señala que los obreros ganan sueldo mínimo más bono de alimentación.
El 31 de enero la empresa reanudó operaciones tras las vacaciones colectivas y de inmediato los 687 trabajadores de la planta de Catia se activaron para protestar internamente con pancartas a lo largo de la instalación exigiendo el aumento salarial.
Aseguran que piden un ajuste digno que les permita llevar el sustento a sus hogares, lo cual, según dice Villamizar, se puede hacer con la producción actual de la compañía.
Este jueves, durante la hora de almuerzo, salieron a las calles con pancartas y consignas para llamar la atención del público sobre sus demandas.
Villamizar dice que se acordó protestar a diario a la misma hora y luego volver a sus puestos de trabajo, a manera de ejercer presión sobre la compañía que transforma el algodón en prendas textiles.
Ovejita cuenta con otras tres fábricas: dos en Charallave y una en Carrizal (estado Miranda) y de acuerdo con Villamizar, todos luchan por la misma causa.
 
 
 ]]>