<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Zoom en la mira de la fiscal de NYC por videoconferencias pirateadas

Entre los ejemplos citados por el FBI en Boston, un estudiante de secundaria de Massachusetts contó que un profesor interrumpió su clase cuando un individuo desconocido apareció en la pantalla "gritando insultos y la dirección personal del profesor"

Zoom en la mira de la fiscal de NYC por videoconferencias pirateadas

La aplicación de videoconferencias Zoom, cada vez más utilizada durante la pandemia de coronavirus, está en la mira de la fiscal general de Nueva York. La autoridad de NYC manifestó sentir inquietud por la cifra creciente de usuarios cuyas reuniones resultaron pirateadas.

«Enviamos una carta a Zoom con una serie de preguntas para asegurarnos de que la empresa toma medidas apropiadas para garantizar la vida privada y la seguridad de los usuarios», dijo a la AFP un portavoz de la fiscal Letitia James.

No reveló el contenido exacto de la carta, y solo subrayó que la fiscal espera trabajar en colaboración con Zoom para solucionar el problema.

Una intervención inesperada en las videollamadas

En las redes sociales, con la etiqueta #zoombombed, los usuarios relatan cómo súbitamente vieron imágenes pornográficas o racistas inundar sus pantallas durante videoconferencias.

La oficina del FBI en Boston dijo el lunes que recibió «varias indicaciones de teleconferencias perturbadas por imágenes pornográficas o de odio y lenguaje amenazante», según indicó en un comunicado.

Zoom es utilizada por particulares que trabajan desde casa y ahora están en cuarentena o practican el distanciamiento social. Y también por empresas y escuelas que han cerrado sus puertas y dan sus clases en línea.

Entre los ejemplos citados por el FBI en Boston, un estudiante de secundaria de Massachusetts contó que un profesor interrumpió su clase cuando un individuo desconocido apareció en la pantalla «gritando insultos y la dirección personal del profesor».

Otra escuela del mismo estado denunció la aparición súbita de un individuo en sus clases con tatuajes de cruces gamadas.

Para evitar el pirateo, el FBI recomienda ajustar los parámetros para tornar las reuniones privadas, y no compartir la pantalla.

Consultada, la empresa Zoom, basada en Silicon Valley, aseguró «tomarse muy en serio la vida privada, la seguridad y la confianza de sus usuarios».

«Trabajamos las 24 horas del día para garantizar que los hospitales, universidades, escuelas y otras empresas puedan estar conectadas y operacionales. Apreciamos el interés de la fiscal de Nueva York por estas cuestiones y estamos felices de entregarle las informaciones solicitadas», indicó un portavoz.

Según Sensor Tower, una empresa que mide la popularidad de las aplicaciones, la cantidad de descargas de Zoom en Estados Unidos subió un 252% en la semana del 16 de marzo. En esos días comenzaron las medidas estrictas de confinamiento, y aumentaron un 66% la semana siguiente hasta alcanzar los siete millones de descargas