Jorge Sánchez Melean, apóstol de la descentralización

Jorge Sánchez Melean, fallecido el pasado 19 de marzo, apostó por una Venezuela distinta, profundamente democrática y descentralizada / Por Froilán Barrios Nieves

1989 ha sido un año decisivo para abordar la historia venezolana de los últimos 30 años, pues significó el punto de quiebre que registró el inicio de la agonía del pacto puntofijista que sentó las bases desde 1958 del período democrático más extenso que haya conocido nuestra fase republicana desde 1830.

Ante la crisis del Estado venezolano, de dimensiones descomunales en medio de estallidos sociales, surgieron en su rescate las propuestas de Reforma del Estado y la Descentralización, planteadas y archivadas en tono de debate desde 1984 con la creación de la Comisión para la Reforma del Estado (COPRE). En ese contexto emergió la figura del Economista Jorge Sánchez Meleán (1945-2020) recién fallecido en México el pasado 19 de marzo, quien, habiendo acumulado una vasta experiencia en defensa de las regione,s y en particular del estado Zulia, encontró el escenario propicio para impulsar su visión de una Venezuela distinta, profundamente democrática y descentralizada.

Pionero de la descentralización

Para lograrlo recurrió, junto a un brillante grupo de intelectuales, a los recovecos de la constitución de 1961 en su artículo 137, cuyo contenido planteaba que “el Congreso, por el voto de las dos terceras partes de los miembros de cada Cámara, podrá atribuir a los Estados o a los Municipios determinadas materias de la competencia nacional, a fin de promover la descentralización administrativa”.

Pues bien, a pesar de que la COPRE impulsaba una política para la descentralización territorial en Venezuela, el gobierno de Jaime Lusinchi rechazó el documento junto a líderes de su partido, Acción Democrática, quienes decidieron, por considerarlo radical, retardar en el Congreso los mecanismos de elección para los estados y municipios. En aquel momento, el argumento de un jerarca gobernante para desestimarla era que “los venezolanos no somos suizos”, para luego superarse las resistencias y sustos ante los sacudones sociales y políticos de 1989, y aprobar en el Parlamento las reformas propuestas.

Primeras elecciones de alcaldes y gobernadores

Pronto la realidad demostró lo contrario. Con la elección de alcaldes y gobernadores se generó un espacio propicio para que el economista Sánchez Melean multiplicara su lucha por la descentralización territorial, administrativa y financiera, en toda la amplitud del término. Por su iniciativa se diseñó la transferencia de competencias concurrentes, exclusivas y residuales del poder central al estado Zulia, la Ley de Asignaciones Especiales, la Constitución del Zulia, la Escuela de Gobierno IZEPES y el plan de formación de RRHH para la función pública, entre otras propuestas de modernización del Estado.

Hizo de la COPRE Zulia, conformada durante la gestión de Oswaldo Álvarez Paz en 1990, la vanguardia de las Copres regionales. De ellas florecieron múltiples eventos que brindaron en la última década del siglo XX un aire fresco a la política venezolana, bajo la presencia de nuevos líderes locales y regionales, quienes incluso llegaron a eclipsar al alicaído liderazgo nacional de los partidos tradicionales.

Visión amplia y modernizadora

Jorge Sánchez Melean promovió en la COPRE Zulia un ágora del pensamiento zuliano, donde intercambiaban sin cortapisas ilustres representantes del ideario político regional, por ser un hombre ajeno al sectarismo, enfermedad infantil de la contracultura política venezolana de todos los tiempos, a tal punto que su autonomía de criterios le conllevó a ser apartado de la otrora Asamblea Legislativa por las cúpulas partidistas.

Amaba al Zulia como a nadie, sin asumir falsas poses de zulianidad, al hacer propio aquel pronunciamiento de Rafael Caldera emitido en Maracaibo en 1958: “No se puede tener cabal idea de lo que Venezuela constituye como estructura nacional y de sus potencialidades futuras, sin apreciar lo que es el Zulia y lo que significa en la vida venezolana”.

La última mohicana

La solidez y profundidad de su pensamiento le permitió conducir la COPRE durante diferentes gestiones de gobernadores, desde 1990 hasta 2013, convirtiéndola en la última mohicana, ya que el odio del centralismo autoritario contra la descentralización conllevó desde el 2000 a la clausura de la COPRE nacional presidida por el doctor Ricardo Combellas, así como de las COPRES regionales y la obra realizada desde el Ministerio para la Descentralización por Allan Brewer Carías.

Para mí fue un honor disfrutar de la presencia y amistad de Sánches Melean, conjuntamente con el personal que le apoyó en su gestión, como profesor y presidente de la COPRE Zulia. Finalmente lo acompañé como secretario Ejecutivo. Su bonhomía, sencillez, don de gentes y dotes de excelso orador, de fina ironía en el debate,  son cualidades cada día menos visibles en el actual desierto político de nuestro país.

El ideario político de Jorge Sánchez Melean persistirá por siempre y señala la senda de la nueva Venezuela que debemos reconstruir, esperando que la clase política que releve a esta tiranía lo asuma como eje fundamental en la reconquista del sistema democrático.