<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

José Gregorio Hernández: un hombre bueno en blanco y negro

La imagen del hombre que beatficarán el próximo viernes tiene muchos significados para los católicos, para los creyentes. ¿Pero qué representan para un hombre que no es cercano a la iglesia y se dedica a tomar fotos?

José Gregorio Hernández: un hombre bueno en blanco y negro

Me gusta mucho mi apellido. Es un apellido común y es Hernández, como el del hombre que beatificaran este viernes 30 abril. No soy religioso ni devoto, pero tengo muy claro lo que significa el médico de los pobres y su amor por los desposeídos. Y concluyo: en esta Venezuela se necesitan más  José Gregorios.

La estampa de José Gregorio Hernández la conozco de niño por un tema de salud de mi viejo. Cuando él se recuperó, se pagó una promesa (una pierna de plata), que llevamos en familia a la iglesia de la Candelaria. Han pasado muchos años, pero recuerdo especialmente ese domingo.

Sigo alejado de la iglesia, pero todos los días veo la devoción firme del venezolano por su médico bendito, el que está en las estampitas de cartera, en los marcos de los espejos de mi tía Coco, en los autobuses que cruzan Caracas, desde Petare hasta Caricuao y en los tableros de esos carros viejos, como los Malibú, que siguen rodando milagrosamente.

En la calle, cualquier persona que vende una imagen del Nazareno también ofrece una de José Gregorio, es un clásico de nuestra cultura. Los devotos más fieles siguen cumpliéndole, a pesar de las crisis económica y de combustible, incluso con la covid-19 en la calle. Es una fe que va más allá de las tradiciones.

Su rostro está en una fotografía del Palacio de las Academias y un busto confirma que fue un médico que quiso poner su profesión al servicio de la gente; su cara, con su traje negro, está en la Pastora, en Catia, en Petare… y en los sitios menos pensados para los católicos.

Una venta de esencias no reviste la formalidad de una iglesia o un hospital pero también está allí. Es parte de todas las creencias. Y  es válido: un hombre bueno es de todos.

 

 

    

No estás muriendo, es ansiedad

Quien ha vivido los síntomas de la ansiedad sabe la intensidad con la que esta respuesta del sistema nervioso central sacude nuestro cuerpo y nuestra mente. El miedo puede ganar terreno pero, es ahí cuando la ayuda correcta puede hacer que ésta se convierta en una amiga y no en tu enemiga

Colombia 0-0 Venezuela: ¿a qué sabe el empate?

“Fariñez nos salvó de una goleada”. Sí. No es mediocridad, Fariñez es un elemento más del once que juega. Insisto: es prácticamente imposible pedirle más atrevimiento al grupo cuando hay tantas ausencias y poco trabajo