<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La Cocina de Mamarie, un libro con corazón para Beirut

La Cocina de Mamarie es un proyecto de cuarentena que, la semana pasada, se convirtió en un acto de solidaridad con Beirut. En este recetario, dos hermanas comparten los platos de la mesa de su abuela que, para ellas, son una conexión directa con sus más preciados recuerdos

La Cocina de Mamarie, un libro con corazón para Beirut

Los hermanos Valerie, Vanessa, Damia y Tony Frangie crecieron entre especias, piñones, hummus y, sobre todo, mucho amor de su abuela Marie. O Mamarie, como ellos la llamaban. Además de los recuerdos, bien hilvanados en el alma, les quedó el recetario familiar. Hace dos meses y medio decidieron compartirlo.

La Cocina de Mamarie es un proyecto de cuarentena que, la semana pasada, se convirtió en un acto de solidaridad con Beirut, la ciudad estremecida por el estallido de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que causó más de 150 muertos.

Valerie cuenta el valor que tiene La Cocina de Mamarie: «Este recetario digital es una recopilación espectacular de las preparaciones típicas libanesas de mi abuela materna, Marie, la mejor cocinera del mundo. Lo hicimos mi hermana Vanessa y yo con la intención de honrarla y compartir su legado que nosotras aún mantenemos y respetamos».

Recetas de toda la vida

Para Valerie y Vanessa, el libro es un proyecto personal y emocional, «lleno de los recuerdos más lindos de nuestra infancia».

Es un trabajo completo con 44 recetas, 23 de ellas vegetarianas.

la cocina de mamarie

Entre los platos cuyas recetas tradicionales comparten están la sopa de yogurt shishbarak, conocida en algunos sitios como «sopa de sombreritos» porque lleva pequeños bocados de carne semienvueltos en una delgada masa de trigo.

También están las conocidísimas ensaladas fatoush, con sus tropezones de pan árabe tostado, la tabboule de trigo con  hortalizas y el característico toque de limón y la shanklish, que aprovecha la suavidad del yogurt.

Las cremas baba ganoush de berenjenas, el labne de yogurt y el hummus de garbanzo en una versión con carne y piñones también le dan sabor al recetario digital.

la cocina de mamarie

En platos principales están el kibbe crudo y el horneado, el particular arroz con pollo al estilo libanés que tiene mucha presencia de especias y los tabaquitos de hoja de parra, entre muchas otras recetas de Mamarie.

arroz con pollo libanés

Además de las preparaciones, Valerie cuenta que se dispone de un glosario con los productos necesarios para la comida libanesa y se explican algunos conceptos. El prólogo está dedicado a sus abuelos y «a todos los que participaron en este viaje inolvidable».

Cada receta viene acompañada de una nota y de sugerencias de acompañantes para cada plato. También explican la forma de servirlos.

cocina libanesa kibbe horneado

 

Lejos pero no ausentes

Este ebook lo publicaron el viernes 31 de julio y el 4 de agosto ocurrieron los hechos en la ciudad de Beirut. Para ellos, esa cercanía en las fechas tiene especial significado.

«Mi hermana y yo, sin pensarlo, decidimos donar todas las ventas de agosto a la Cruz Roja Libanesa, una institución impecable», comenta Valerie.

Lo sienten como un deber moral: ayudar a la distancia a un país que tanto aman y que les ha regalado muchos momentos felices. «Hoy más que nunca Beirut nos necesita y nosotros estamos lejos pero no ausentes. Creemos fielmente que este proyecto nació con un propósito», asegura.

El libro se consigue en www.habibiland.com donde también existe la posibilidad de hacer donaciones extras desde 5 dólares. La Cocina de Mamarie cuesta 19,99 dólares (que durante el mes de agosto irán íntegros a la Cruz Roja del Líbano). Para comprarlo se puede hacer click directamente aquí y para conocer más sobre el libro se puede visitar la cuenta de Instagram @livinghabibi

Música: 20 lanzamientos que rompen el confinamiento

Irepelusa, Los Nafta, Lasso, Boston Rex, Alicia Banquez, LAGOS, La Vida Bohème, Wincho, José y el Toro, Rotival, Gabriel Chakarji, Mariannie Del Alcázar: algunos nombres suenan más que otros, pero todos son artistas venezolanos que han estado presentando su música a lo largo de estos meses de pandemia