<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La SIP condena agresión contra periodistas venezolanos

La Sociedad Interamericana de Prensa repudió las agresiones que colectivos chavistas propinaron a periodistas en el aeropuerto internacional de Maiquetía durante la llegada del presidente encargado Juan Guaidó. Maiker Yriarte de TVVenezuela, Nurelyin Contreras de Punto de Corte e Iván Ernesto Reyes de Efecto Cocuyo, fueron algunas de las víctimas.

La SIP condena agresión contra periodistas venezolanos

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó las agresiones que sufrieron los periodistas venezolanos este martes en el aeropuerto internacional de Maiquetía.

Trabajadores de la prensa reportaban la llegada del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, cuando los atacaron seguidores del régimen de Nicolás Maduro. Algunos los despojaron de sus pertenencias, denunciaron medios locales y organizaciones de prensa.

Maiker Yriarte de TVVenezuela, Nurelyin Contreras de Punto de Corte e Iván Ernesto Reyes de Efecto Cocuyo, fueron algunas de las víctimas.

Christopher Barnes, presidente de la SIP, y el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Roberto Rock, condenaron los hechos. La SIP considera a Venezuela uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en las Américas.

Tanto Barnes como Rock afirmaron que lamentablemente, tal como denuncian constantemente, los autores de las agresiones físicas contra periodistas gozan de total impunidad. Desde la SIP señalaron que esto profundiza aún más el deterioro del clima de libertad de prensa en Venezuela.

Instituciones como el Committee to Protect Journalists (CPJ) y Espacio Público también condenaron los sucesos del 11 de febrero. Dijeron que documentaron los ataques que sufrieron los periodistas por parte de “colectivos” y seguidores del régimen de Nicolás Maduro.

Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, recibió golpes e insultos junto a su esposa, Fabiana Rosales, y varios diputados.