Maduro acusa de "injerencistas" a Bachelet y Borrell

Mediante un comunicado de la cancillería, el régimen condenó las declaraciones que Michelle Bachelet y Josep Borrell tras un comunicado de la UE solicitando una negociación "creíble, representativa e inclusiva"

Maduro acusa de "injerencistas" a Bachelet y Borrell

El régimen de Nicolás Maduro condenó como “injerencista” las declaraciones de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell.

A través de un comunicado de la Cancillería, el régimen señaló que “rechaza de manera categórica las declaraciones” de ambos funcionarios “sobre el funcionamiento de las instituciones venezolanas”. Este comunicado se genera un día después de que Borrell denunciase una “grave violación” de principios democráticos en el país caribeño.

“La obsesión que ambas instancias internacionales denotan con respecto a Venezuela refleja un inaudito sesgo y una evidente carencia de rigor diplomático y profesional”, respondió el chavismo en su nota diplomática.

Unión Europea enciende las alarmas sobre Venezuela

La UE alertó este sábado de que la suspensión de la inmunidad de cuatro diputados opositores en Venezuela acusados de rebelión y otros actos. A juicio de la UE, se ha dado acoso, intimidación y  arrestos arbitrarios que “están obstaculizando el trabajo constitucional de la Asamblea Nacional”.

El Ejecutivo de Maduro dijo este domingo que con tales “posiciones injerencistas (…) estos organismos pretenden interferir en los procesos que adelanta el sistema de justicia venezolano para salvaguardar las instituciones democráticas y la paz social”.

“Las opiniones políticas que adelantan constituyen inaceptables intromisiones en asuntos internos de un Estado soberano”, señala el comunicado de la cancillería.

El régimen pide que miren a otro lado

El chavismo insta a Borrell y a Bachelet a “ocuparse por sucesos graves que ocurren en la región, como la judicialización política contra el presidente Evo Morales, la represión y las evidentes violaciones a los derechos humanos que se suceden casi a diario tanto en Bolivia como en Chile y Colombia”.

Borrell reiteró ayer que una solución pacífica y política “solo puede lograrse si la Asamblea Nacional (Parlamento), el único cuerpo elegido democráticamente en Venezuela, es respetada plenamente y sus miembros pueden llevar a cabo sus prerrogativas constitucionales libremente”.

En nombre de la UE, el político español instó a todas las partes en Venezuela a implicarse en una negociación “creíble, representativa e inclusiva”, y aseguró que la Unión está comprometida en apoyar esos esfuerzos, especialmente a través del grupo internacional de contacto que ha impulsado.