<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Maduro sube gasolina a $0,5 el litro en 200 estaciones del país

A partir del lunes 1 de junio regirá en Venezuela un nuevo esquema de precios dolarizados para el acceso a la gasolina, anunció Nicolás Maduro. Habrá un precio en dólares en 200 estaciones de servicio de libre oferta. En las demás gasolineras regirá un racionamiento hasta 120 litros por mes por vehículo al irrisorio precio de Bs 5.000 por litro. El combustible se mantiene gratis para el transporte publico de pasajeros y de carga. La meta es llevar el mercado a precios internacionales en el mediano plazo, dijo el gobernante.

Maduro sube gasolina a $0,5 el litro en 200 estaciones del país

El gobernante chavista Nicolás Maduro anunció este sábado un fuerte aumento de los precios de la gasolina, que será dolarizada en el mercado formal. La gasolina «premium» será vendida «libremente» a precios internacionales, a razón de $0,50 el litro,  en 200 estaciones de servicio estratégicamente ubicadas en todo el país. Se mantiene un régimen de racionamiento y subsidios a los consumidores.

Hace cinco años, antes del colapso total de la economía venezolana bajo el régimen de Maduro, en toda Venezuela quedaban solamente 1.691 estaciones operativas. Desde entonces muchas más gasolineras han cerrado en ciudades y pueblos, al paso que la economía perdió dos tercios de su tamaño por la profunda depresión.

Esto significa que más del 10% de las bombas operativas venderán la semana que viene la gasolina dolarizada en el mercado formal a $0,50 el litro.

Así, competirán con los precios del mercado negro, donde llega a la fecha a $3 el litro, lo que la convierte en la más cara del mundo.

El complejo régimen anunciado por Maduro en una alocución rodeado de sus ministros, incluye tres modalidades:

Un subsidio al consumo con la gasolina vendida a Bs 5.000 el litro (el dólar vale 198.000 a tasa oficial hoy) , con un cupo máximo de 120 litros por vehículo por mes, acumulables.

En dólares ese precio es irrisorio, por lo que economistas y analistas anticipan que el mercado negro seguirá en boga con nuevas modalidades.

En esencia se mantendrá el trasiego desde los vehículos subsidiados a los del libre mercado. Es lo mismo que ocurría hasta hace poco en las fronteras terrestres y marítimas custodiadas por las fuerzas armadas: la gasolina gratuita dentro de Venezuela se iba a los mercados extranjeros a precios internacionales.

Sigue el negocio

Ya desde 2018, el régimen chavista reconocía que la gasolina regalada le costaba al Estado $12.000 millones en ese año.

Eso sin contar el contrabando de 45.000 barriles por día de combustibles vendido en alta mar y a través de las fronteras, según cifras conservadoras presentadas en 2018 por uno de los cerebros económicos del chavismo.

Ahora ese «contrabando» será dentro del propio mercado interno.

La enorme distorsión de precios entre las 200 estaciones dolarizadas al libre mercado y el resto, que estarán bajo el sistema chavista de control social con el Carnet de la Patria,  alimentará el mercado negro, según expertos.

Las motocicletas podrán adquirir 60 litros  por mes, acumulables.

Para el transporte de carga y público de pasajeros, la gasolina seguirá siendo gratis. «Con 100% por ciento de subsidio».

El diesel también estará subsidiado «de manera absoluta, total, porque el país tiene capacidad productiva para todo el diesel que demanda el parque automotor venezolano», afirmó el ministro de ministro de Petroleo, Tareck El Aissami.

Acceso por número de placa

El acceso a la gasolina será de acuerdo al número de placa por día de la semana.

Maduro venía preparando a los venezolanos para este aumento, mientras el mercado interno colapsó desde hace meses.

En todo el país hay enormes colas de vehículos de todo tipo en estaciones de servicio. Han ocurrido protestas pacíficas y violentas y la economía está casi paralizada por la falta de combustibles en medio de la cuarentena por el nuevo coronavirus.

Caracas hasta hace tres meses estaba a salvo de la escasez de combustibles que lleva años en otras ciudades y pueblos. Pero las colas se mantiene junto con un hasta ahora floreciente mercado negro donde se vende el combustible hasta a $3 el litro.

Ese mercado negro está en manos de algunos policías, militares que manejan a discreción el acceso a las bombas de gasolina y le dan prioridad a uniformados o vinculados con el gobierno.

También es un mercado activo para algunos conductores de autobuses de transporte público. Es que es más rentable revender la gasolina que trabajar llevando personas, según constataron periodistas y testigos.

«Llegará el día en que podamos equilibrar  ingresos, salarios, bonos, precios justos del transporte  con un precio mayor sustentable de la gasolina. Es un objetivo que vamos a lograr», dijo en un aparente esfuerzo por atajar las críticas en un país donde el salario mínimo no llega a cuatro dólares por mes, Maduro intento

La gasolina tendrá precios  internacionales, insistió.

Carnet de la Patria

En lo que calificó como «una nueva revalorización de este producto y de este servicio», Maduro dijo que en los próximos 90 días se regularizará el mercado. También se retomará en ese plazo el proyecto de usar el sistema de control social llamado «Carnet de la Patria» para la venta de combustibles.

Con ese instrumento, el régimen chavista fiscaliza y controla el racionamiento de comida subsidiada, los pagos de bonos en bolívares, entregas de ayudas a pacientes, y hasta fiscaliza el voto los días de elecciones.

El subsidio será pagado a través de ese carnet.

«Antes de llegar a ese objetivo de que todos los vehículos estén en el sistema patria y podamos ir a un subsidio directo al consumidor, tenemos que normalizar ya el lunes que viene el sistema de precios», dijo Maduro.

«Vamos a ir por pasos, normalizando regularizando».

Atrio Restaurante: sabor con arte y cultura

José Antonio Casanova, cocinero destacado por sus artísticas propuestas, y la asesora gastronómica Mónica Sahmkow, asumieron la elaboración de dos menús de degustación donde cada plato es una sorpresa gustativa y visual