Matanza de militares venezolanos por balas de las FARC despierta dolor y rabia

Algunos militares han manifestado su malestar por los que consideran fallas en la operación ordenada en el Alto Apure el pasado 25 de abril donde fallecieron ocho integrantes de un grupo comando. A través de grabaciones informan que 30 efectivos se enfrentaron a cerca de 200 guerrilleros de las FARC durante su siete horas. De ellos solo 15 lograron regresar a la base, luego de tres días de camino. Todavía se desconoce el paradero de cinco.

Matanza de militares venezolanos por balas de las FARC despierta dolor y rabia

Testimonios de militares que conocieron de cerca el ataque armado de una célula del XX Frente de las FARC contra un grupo comando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, -en el que asesinaron a unos ocho venezolanos-, dan cuenta a baja voz del descontento que se extiende entre algunos compañeros de armas, revelaron fuentes cercanas a los hombres caídos.

El grupo comando fue emboscado la semana pasada en la extensa región del Alto Apure. Allí opera este frente guerrillero colombiano (aunque oficialmente el régimen venezolano no reconoce la presencia en Venezuela de irregulares de izquierda que estén motivados por razones ideológicas).

Lea también Crisis Group cuenta las amistades peligrosas de guerrillas colombianas en frontera venezolana.

En varias conversaciones grabadas y mensajes de voz, algunos efectivos cuestionan la acción ordenada por las altas autoridades militares. Consideraron que esta última fue una operación mal planificada, que expuso la vida de 30 comandos de élite que fueron enviados a una misión suicida contra la guerrilla de las FARC que controla la zona.

En territorio enemigo

Un militar, testigo de los acontecimientos, relató a uno de sus compañeros de armas que el lugar donde fue dejado el comando militar venezolano de una fuerza élite de la Armada y el Ejército, se encontraba en medio de dos de los campamentos del frente guerrillero de las FARC.

A su juicio y reflejando el nivel de combate y de resistencia que enfrentaron, el grupo guerrillero “está muy avanzado» y muy bien equipado.

«Te apuntan con laser y tienen visores nocturnos mejores que los de nosotros. Están en todos lados, se meten en trincheras”, dijo en una grabación.

Cuenta que en lo que se bajó el último hombre del helicóptero enviado con los comandos “fue como de película. Eran como 200 (guerrilleros) disparando. El fuego era tan arrecho (fuerte) que no pudieron, no tuvieron chance de nada. Solo un grupo pudo salir en medio de la matanza con algunos comandos. No tuvieron chance de nada”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de El Estímulo (@elestimulo)

Emboscada en la sabana

Un oficial, que le informa a un general en una de esas conversaciones, dijo sentirse indignado y no saber qué pensar lamentando lo que considera “el vil asesinato de nuestros hermanos, compañeros de armas, de tragos, de cursos de operaciones».

«Castillo Marcano (fallecido) mi hermano querido. Andy Miranda (fallecido) todos aquellos que cayeron vilmente asesinados en una emboscada donde se sabía que había guerrilla”, dice.

Es de destacar que este oficial se refiere a los atacantes como guerrilla, a diferencia del Alto Mando y las autoridades del régimen que hablan de “grupos irregulares” “narcotraficantes” y “paramilitares”, evitando identificar al XX Frente “Martín Villa”.

Ese frente se encuentra en conflicto con el otro sector disidente de las FARC, el de Iván Márquez, que es denominado Nueva Marquetalia. Los contingentes armados de esta célula están desplegados más hacia el Alto Apure y los estados Bolívar y Amazonas.

Desde marzo, cuando la Fuerza Armada Venezolana decidió enfrentar los campamentos de esa disidencia de la Farc, se han producido combates esporádicos.

Más adelante el oficial se pregunta la razón de por qué mandaron las tropas sin haber primero bombardeado la zona.

Seguidamente en ese audio se cuestiona al Alto Mando Militar y lo señala de «estar distanciado de la realidad que ocurre en la frontera» y se pregunta si alguna vez estudiaron Operaciones. Asimismo reitera que se sabía que allí había grupos de la guerrilla, que tienen años allí instaladas y aún así se manda a este pequeño comando “para que los embosquen y asesinen”.

Sin apoyo aéreo

Otro oficial, en otro audio, señala que “se saltaron lo que indica la orden en Operaciones… no llegó la aviación, no llegó nadie. Esos chamos estuvieron entrompando (enfrentando) a los guerrilleros durante siete horas y no llegó nadie a prestarles apoyo. No hubo comunicaciones».

«Yo me imagino que nadie escuchó nada y están de La Charca a Tres Esquinas (estado Apure) como a 25 kilómetros. Desde un helicóptero puedes ver lo que está pasando abajo. Con tres o cuatro helicópteros artillados es mucho lo que se hubiese hecho porque esa gente hubiese retrocedido bastante”, afirma este testigo.

El militar de los audios afirmaba que todavía habría algunos efectivos de ese grupo comando desaparecidos. Refiere que los cuerpos de los militares masacrados, que enviaron a la población de Guasdualito, Apure, estaban sin ojos y sin lengua.

Sostiene que en total eran 30 hombres del grupo comando. De ellos, 15 lograron llegar a la base, nueve fueron abatidos y entre cuatro y cinco no aparecen. Asegura que pueden estar escondidos en fincas de la zona esperando que se replieguen los guerrilleros para poder salir. Comenta que hubo un joven comando que llegó a la base con tres disparos en la pierna.

En su descarga, este oficial reflexionaba sobre este comando enviado a la operación y aseguró que son los mejores entrenados de la FANB:

“Los comandos de la Armada y del Ejército, imagínate”.

Entrenado en Israel y EEUU

Una fuente militar consultada muestra extrañeza que el jefe del Estado Mayor del Comando Estratégico Operacional, de la FANB, almirante Remigio Ceballos, haya fallado en esa operación. Apartando su inclinación ideológica y el apoyo irrestricto que le otorga a Nicolás Maduro, es considerado un militar con una preparación muy completa.

Además de las más altas responsabilidades que se le han entregado dentro de la FANB, fue comandante de Infantería de la Marina Bolivariana del Comando Naval de Operaciones de la Comandancia General de la Armada Bolivariana. Recibió entrenamiento en Estados Unidos e Israel (en los tiempos anteriores al chavismo, que desde hace dos décadas mantiene una retórica anti Occidente y suspendió la preparación de oficiales venezolanos en esos países hoy considerados enemigos).

Un estudio realizado por la ONG controlciudadano.org que preside Rocío San Miguel, ubica a Ceballos entre las 10 figuras políticas con más influencia dentro de la FANB.

Por su alineación política con el régimen de Maduro, el 5 de noviembre de 2019 Ceballos fue sancionado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Lo acusa de actuar “en nombre del régimen opresor del ex presidente venezolano Nicolás Maduro, que continúa involucrado en niveles atroces de corrupción y abusos de los derechos humanos”, declaró Steven Mnuchin, secretario del Tesoro.

Más allá de las sanciones

El 22 de febrero de 2021 la Unión Europea sancionó a 19 funcionarios relacionados con el gobierno de Nicolás Maduro. Entre ellos, figura el nombre de Remigio Ceballos “señalado del uso de fuerza excesiva y tratos inhumanos y degradantes por parte de funcionarios de la FAN y la GN”.

Por su parte, en varios mensajes, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, promete liberar el estado Apure de terroristas colombianos. Afirma que esos irregulares son enviados por la oligarquía colombiana para desestabilizar a Venezuela.

La operación

Luego de los ataques, el lunes 26 de abril se emitió el primer pronunciamiento oficial del Ministerio de la Defensa señalando el fallecimiento de 8 militares, por lo que ya se reconocían un total de 16 militares caídos desde que comenzaron los enfrentamientos con la guerrilla de las FARC el pasado 21 de marzo en la zona de La Victoria. Desde el mismo domingo 25, en medios colombianos se notificaba sobre el enfrentamiento y se señalaba el saldo de 12 militares venezolanos fallecidos y 26 heridos.

Persisten los combates

Según publica Javier Tarazona, director de FundaRedes en su cuenta de Twitter, durante las últimas horas de la noche del lunes 3 de mayo se reportaron fuertes combates en La Victoria, en el estado Apure, específicamente en Los Cañitos y La Soledad. Desde la noche del sábado primero de mayo y domingo 2 de mayo se mantuvo el conflicto en la zona.

Cañitos, La Capilla y El Ripial han sido escenarios de bombardeos y siguen detenciones arbitrarias de campesinos que regresan de Arauquita (Colombia) a La Victoria, afirma este activista.

Tarazona indica que en horas de la madrugada del día lunes 3 de mayo fueron trasladados desde La Victoria, estado Apure, hasta el hospital militar de San Cristóbal, dos militares heridos en combate contra terroristas de las FARC del XX Frente. Eran los efectivos Jesús Rodolfo Meneses Ojeda y Carlos Lacumberre Ramos.

El punto rojo marca la principal zona fronteriza de los recientes enfrentamientos entre militares venezolanos y guerrilleros colombianos.

Ataques en otras regiones

El domingo 2 de mayo se produjo un enfrentamiento armado por control de la pista clandestina ubicada en Río Bravo, municipio Catatumbo, estado Zulia, según informó Tarazona. En dicho enfrentamiento habrían caído 5 hombres, esta zona también es controlada por la guerrilla del ELN y de la FARC disidente.

Según los informes de FundaRedes, el ZODI Zulia frustró un ataque y robo al parque de armas de la Quinta Compañía del D-133, de la GNB, con sede en la población de La Rita, municipio Santa Rita. En la incursión resultó herido el militar José Melecio Palmar por actuación de grupos armados irregulares que operan en la zona.

Durante el ataque asesinaron a «Rodríguez Moreno Dega», quien se encontró sin vida con un disparo en la cabeza en el sector 19 de Abril, municipio Santa Rita. Allí se lograron llevar dos fusiles Ak-103, seriales 061698120 y 061698815 y pistola marca Browling calibre 9 milímetros.

Conflicto en ascenso

Según Tarazona, las evidencias indican que el conflicto va a recrudecer como respuesta a la caída de militares en manos de estos grupos de las FARC. Asegura que desde el pasado 23 de abril estas zonas como El Ripial, Santa Rita y Tres Esquinas, en el estado Apure, han sido escenario de confrontación permanente “día y noche”.

Para Tarazona los comandos que lograron escapar del ataque en Apure tardaron tres días en llegar a la base o a algunas zonas de resguardo. Las aeronaves despegaron del sitio y dejaron a los militares en ese combate. En horas de la noche del viernes, sábado y domingo intentaron buscar a los fallecidos o a los sobrevivientes. Los guerrilleros atacaron a dos unidades que se desplazaban en lanchas “pirañas” pertenecientes a la Armada de Venezuela y que operan en aguas fronterizas en el río Arauca.

Lamenta Tarazona que la información emitida por el Ministerio de la Defensa no sea precisa. Sostiene que irregulares de las FARC y el ELN se encuentran presentes 20 entidades del país. Por eso asegura que el conflicto va a extenderse y continuará vulnerándose a la población civil.

Violencia en las fronteras

Los registros de violencia en los estados fronterizos que lleva la ONG FundaRedes, en el primer trimestre del año 2021 dejó en evidencia la gran vulnerabilidad de la población venezolana frente a los cuerpos policiales y militares que deben ofrecerle protección a la ciudadanía.

El estudio recoge los principales hechos violentos ocurridos en Apure, Amazonas, Bolívar, Falcón, Táchira y Zulia durante los primeros tres meses del año 2021.

Estas cifras demuestran que los organismos de seguridad se constituyeron en los principales responsables de las muertes violentas en estas entidades. La presencia de grupos armados irregulares en poblaciones de la frontera venezolana y su actuación y expansión suman factores de potencial riesgo que inciden en los hechos violentos.

La responsabilidad de organismos del Estado venezolano -ya sea por acción u omisión- en la penetración de grupos guerrilleros y paramilitares de origen colombiano en territorio venezolano, como las FARC, representa una vulneración constitucional a su deber de resguardar la vida e integridad de los ciudadanos; así como de velar por la seguridad y soberanía de la Nación, señala el informe.

Guerra de baja intensidad

Entre enero y marzo de 2021 la Curva de la Violencia documentó 306 homicidios en los seis estados objeto de estudio. De ese total, 161 murieron en presuntos enfrentamientos con cuerpos de seguridad. Es decir, 52,61% de las víctimas perdieron la vida a manos de uniformados que deberían ofrecer protección a la población. El primer puesto de violencia lo ocupa Zulia con 146 homicidios seguidos por Táchira, Bolívar y Apure.

Los principales organismos de seguridad involucrados en enfrentamientos fueron las policías regionales de Zulia, Bolívar y Falcón. También, agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

El Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS), la Policía Nacional Bolivariana (PNB), las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el Ejército y las policías municipales están igualmente señalados. Igualmente participaron grupos armados irregulares de origen colombiano.

Apure tuvo la tasa de homicidios más alta de los seis estados que analiza la Curva de la Violencia del primer trimestre, 3,72 por cada 100.000 habitantes. Los municipios Páez, Pedro Camejo y San Fernando fueron los más violentos en el primer trimestre de 2021.

Al cierre del mes de abril se evidenció un aumento en las cifras de criminalidad en Táchira, Zulia, Bolívar, Falcón, Apure y Amazonas. Se contaron 99 personas asesinadas, 55 desaparecidos y 28 enfrentamientos armados, con los datos más cruentos del conflicto armado en Apure, resume el informe de FundaRedes.

Guerrilla binacional

Según Rocío San Miguel, directora de la ONG controlciudadano.org hay unas 7.000 personas armadas en Colombia entre el ELN, disidencias de las FARC, Clan del Golfo, Los Pelusos, distintos grupos irregulares. Eso sin incluir los individuos que integran las redes de apoyo. De ese total se calcula, que unas 2.000 personas, es decir, casi 30%, está en Venezuela, en datos bien conservadores. Esto es de lo que se tiene conocimiento; pero alerta que la dimensión puede ser mucho mayor.

Observa que la dinámica de comportamiento de los grupos armados está avanzando. Tanto que el ELN se autodenomina como una guerrilla binacional, cuestión que la estructura de su mando central se niega a aceptar. Pero las estructuras de los frentes guerrilleros Norte, Nororiental y Oriental, que están en la frontera con Venezuela, así lo reivindican.

Este es un cambio sustancial y simbólicamente debe tenerse en cuenta. Desde el punto de vista de la capacidad de incidencia que tienen actualmente esos guerrilleros de las FARC y el ELN sobre el territorio nacional.

Actualmente entre un 63% a un 65 % del accionar armado del ELN que impacta a Colombia, ocurre en frentes de guerra que están en la frontera con Venezuela. Esto genera una enorme presión, afirma San Miguel en su informe: “Causas de la profundización de la violencia en los Estados Fronterizos con Colombia”.

Nuevas revelaciones muestran que militares venezolanos hacen pasar por guerrilleros a civiles

Unas 5.000 personas llegaron a Arauquita para estrenarse como refugiados de la violencia, forzados a malvivir bajo carpas en coliseos, en plena pandemia. Hasta el 1 de abril el Ministerio de Defensa de Venezuela había informado de nueve "terroristas" y cuatro uniformados fallecidos, así como más de 30 detenidos. Hasta ahora, el gobierno de Nicolás Maduro culpa a Colombia de descuidar los 2.200 km de frontera y permitir la expansión de grupos armados

El sueño febril de Hugo Chávez era llevar a las FARC al poder en Colombia

Iván Márquez, actual jefe de las FARC-EP “Nueva Marquetalia”, fue una pieza clave para Hugo Chávez en un plan que lo proyectaría como líder continental. El proyecto se concretó en Miraflores a finales de 2007 y contemplaba crear una amplia zona de despeje en territorios venezolano y colombiano. De allí la histórica alianza de este grupo con el chavismo que hoy tiene un nuevo capítulo en el conflicto en el Alto Apure.