¿Qué gana y pierde Leopoldo López tras el fin de la huelga de hambre?

Leopoldo López anunció el fin de la huelga de hambre que mantuvo durante 30 días luego que el Poder Electoral fijara para el 6 de diciembre la fecha de las elecciones parlamentarias. El entorno del dirigente de Voluntad Popular (VP) se atribuyó como un logro ese anuncio, pero no pudo concretar la liberación de todos los presos políticos, otra de las grandes demandas izadas durante la protesta.

¿Qué gana y pierde Leopoldo López tras el fin de la huelga de hambre?

Tras el anuncio del dirigente opositor, surgen varias preguntas: ¿qué ganó y qué perdió el preso político más famoso del país con su anuncio? ¿Qué obtuvo la oposición con la protesta? ¿Tuvo impacto el ayuno de  López y otros activistas de la oposición? ¿Cedió el Gobierno con la huelga?

Intentemos aclarar las dudas con las ganancias y pérdidas que tuvo el jefe de VP durante el último mes:

GANA:

-“Triunfo” simbólico: Luego del anuncio de las fechas parlamentarias, la dirigencia del partido naranja se atribuyó como una victoria y un motivo contundente  para abandonar la huelga. “El cambio ya tiene fecha”, aseguró López en una carta pública al explicar las razones para culminar la protesta. Sin embargo, todos los objetivos que se trazó no se cumplieron. Analistas consideran que el pronunciamiento de Tibisay Lucena le permitió al preso político tomar una “salida elegante” a su protesta. “El hecho de que se haya dado una fecha electoral le dio a Leopoldo una solución muy digna a la huelga de hambre. Ahora la oposición, aunque está más fragmentada que antes y con dos liderazgos, López y Capriles, debería concentrase unida en el objetivo electoral”, opinó a la agencia AFP la analista de Datastrategia, Carmen Beatriz Fernández.

– Protagonismo político: Leopoldo López fue la cabeza visible de esta huelga de hambre, en la posteriormente se adhirieron decenas de activistas y dirigentes de Voluntad Popular. Desde la cárcel de Ramo Verde, el dirigente se convirtió en un ícono de esta protesta que, según analistas, le dará dividendos en los próximos meses de campaña por las parlamentarias.

La última encuesta de Datanálisis, divulgada la semana pasada y que recoge datos de mayo, López se consolida como el líder de la oposición con 40,5% de preferencia entre los votantes contrarios al gobierno, por encima de Henrique Capriles Radonski, quien posee el 30,2%.

 – Ojos sobre Venezuela: El ayuno de López y de otros activistas políticos logró que organismos internacionales fijaran posición sobre las demandas de los presos políticos. La  Comisión de derechos Humanos de la ONU, la Iglesia Católica, la OEA, la Unasur, Aministía Internacionales, el Parlamento Europeo, así como los congresos de Colombia, Brasil y Chile expresaron solidaridad por la causa de los opositores encarcelados. También incidió una frustrada visita que intentó hacer expresidente español Felipe González a Ramo Verde, que generó ecos en la prensa internacional y obligó al chavismo a desplegar una campaña contra los políticos extranjeros que apoyaron a  López en distintas partes del mundo.

– “La jugada” con Brasil: El gigante suramericano jugó sorpresivamente un rol importante en la protesta liderada por López. La cancillería venezolana debió responder a una nota de protesta emitida por el gobierno de Dilma Rousseff, un aliado clave del chavismo en la región, por el acoso que sufrió el 18 de junio una comisión de senadores opositores brasileños por grupos oficialistas. La comitiva intentó visitar Caracas para conocer la salud de los presos políticos.

– Vende la tesis de la observación: Si bien no logró el objetivo, la huelga de hambre generó reacciones en cuanto a su demanda de observación internacional electoral. La oposición insiste que la OEA y la Unión Europea participen como observadores en las parlamentarias. El CNE se niega a tal posibilidad e insiste en invitar a la Unasur para “acompañar” los comicios.  No obstante, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, ofreció dos veces  a la organización para participar como observador del proceso.

PIERDE

– Apoyo unánime de los estudiantes: Si bien el dirigente de Voluntad Popular se convirtió en el ícono de la huelga de hambre, muchos de los jóvenes que se adhirieron a ella siguen con el ayuno en varias partes del país. Consultados por El Estímulo, manifestantes se mostraron decepcionados por el anuncio de López. Insisten que mantendrán la huelga hasta que el Gobierno cumpla con todas sus exigencias.

– Unidad en la oposición:  Con la huelga, la dirigencia de Voluntad Popular evidenció sus diferencias con la Mesa de la Unidad Democrática de cara a las elecciones parlamentarias. Los dirigentes de la alianza de partidos se solidarizaron con la protesta de López, pero no lo acompañaron en su protesta. Analistas como Luis Vicente León advierten que la unidad es clave para el triunfo opositor el 6 de diciembre: “La oposición debe entender que su única posibilidad de éxito es resistir los embates, sin dividirse ni desenfocarse de la elecciones”, aseveró.

– Peso: Leopoldo López perdió casi 20 kilos de peso durante el mes de ayuno. Más allá de esto, el dirigente opositor puso en peligro su salud, según testimonios de familiares que lograron visitarlo a su celda. Guillermo Seijas, médico personal del dirigente, advirtió que el preso político pudiera presentar daños en su organismo “irreversibles” si no es tratado por un equipo médico especializado.