ASMR, la nueva clase de pornografía

Descubre como esta nueva técnica para la hipnosis para dormir (ASMR)  se puede convertir en la mejor pornografía que podrás sentir. A solas. Solo con darle play al reproductor y dejarte llevar 

ASMR, la nueva clase de pornografía

Una pequeña comunidad en YouTube que se dedica a crear experiencias conocidas como ASMR, que en español significaría “Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma“. Es una experiencia interactiva que quiere arrancarte una sonrisa de la boca, alguien con quien hablar tus problemas. Paras el video y te vas a la cama con la esperanza de dormir plácidamente. Es un mundo plagado de sexualidad solitaria. Este fenómeno no ha sido objeto de estudio, pero hay quienes se refieren como “orgasmos cerebrales”.

¿Qué hay detrás de esta nueva moda?

Los estímulos auditivos y sensoriales pueden producir la misma sensación de cosquilleo como cuando se encuentran en su plan más íntimo. El origen de toda esta extraña nueva costumbre remonta a la serie de televisión Bob Ross, el efecto relajante que tenía susurrar los consejos de pintura, se sentía en cada pincelada sobre el lienzo.

Para entender de lo que hablamos, primero vea el video:

Los creadores a esta nueva afición mantienen claro que su fin no es sexual. No es fácil poder separar las decenas de gemidos, tonos provocativos y horras llenas de saliva y muchos besos. Es complicado. No se trata de sexo. Vivivmos en un mundo donde las películas como Don Jon y sitios web como PornHub han transformado al sexo explícito en un tema común y corriente. Lo verdaderamente prohibitivo es aquello que no estarías dispuesto a compartir, sostienen sus seguidores.

En el siglo XXI, podemos apreciar desnudos a toda hora del día, en diferentes formas y colores. Las nalgas son el arma sexual de nuestros tiempos, mientras que Katy Perry hace sentir a Elmo nervioso. La pornografía es el catálogo de ropa de nuestra siguiente generación.