<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezolanos en Ecuador exigen una disculpa pública a ministra tras arrestos

Venezolanos en Ecuador exigen una disculpa pública a ministra tras arrestos

Las asociaciones de venezolanos en Ecuador exigen a la ministra de Gobierno, María Paula Romo, una disculpa pública por las detenciones arbitrarias de compatriotas en medio de las protestas sociales que vivió el país y por exponer con ello a esta comunidad emigrante a actos de xenofobia

La responsable anunció hace una semana la detención de 17 detenidos, en su mayoría venezolanos, a los que se sumaban un ecuatoriano y otro cubano, por supuestamente tener en su poder información sobre los movimientos del presidente, Lenín Moreno.

Quince de los detenidos fueron puestos en libertad un día después del arresto, que se produjo en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de la capital, al no encontrarse pruebas en su contra.

Sin embargo, aún quedan dos detenidos de nacionalidad venezolana, además del ecuatoriano y el cubano, a la espera de una audiencia el próximo lunes en la Unidad de Flagrancia de Quito, en la que se determinará si son procesados por el delito de asociación ilícita.

De acuerdo a Eduardo Febres, representante de la fundación Venezolanos en Ecuador (Funvex), los cuatro detenidos son trabajadores de Uber y se los encontró en un carro jugando cartas y esperando que lleguen las carreras de la vecina terminal.

Estas detenciones, que son tachadas de arbitrarias tanto por las asociaciones venezolanas, como por familiares de los detenidos, han provocado indignación entre la comunidad emigrante que considera que cada vez que el Gobierno se encuentra en una situación comprometida apunta al colectivo ya de por sí vulnerable.

Y es que en enero pasado, el femicidio de una gestante en plena calle a manos de un venezolano en Ibarra, llevó al Gobierno a adoptar la solicitud de documentos apostillados y vehementes declaraciones que condujeron a actos de xenofobia en varios puntos de Ecuador, donde residen unos 400.000 venezolanos.

Simón Revilla, hermano de uno de los detenidos que fue puesto en libertad, Luis Miguel Gómez del Moral, explicó que este lleva tres años en el país donde trabaja para Uber y Cabify, con sus papeles en regla y un hijo nacido en Quito.

«Le acusaron de conspiración y de tener un croquis y fotos del avión (presidencial), pero ninguno de los tres que conozco estaba metido con eso», defiende el hermano.

Argumenta que el caso se dio porque querían desviar el problema que estaba pasando, por lo que usaron a los venezolanos como carnada.