Yangel Herrera: el prototipo del futbolista venezolano del futuro

Rafael Dudamel no parece variar mucho sus convocatorias. El grupo que estuvo en la Copa América Centenario y los buenos rendimientos obtenidos con él parece garantizarles la continuidad en los próximos llamados. Entre esos, destacan dos elementos que forman parte también del proceso de Selección Nacional Sub 20: el arquero Wuilker Fariñez y el volante Yangel Herrera.

Yangel Herrera: el prototipo del futbolista venezolano del futuro

Ni siquiera el descollante jugador de esa generación, Yeferson Soteldo, ha tenido tanta confianza para estar junto con el grupo de mayores como las que disfrutan Fariñez y Herrera. Sin muchos minutos en campo, cierto, con apenas algunas apariciones en amistosos, los imberbes que recién han cumplido la mayoría de edad sí acumulan una cantidad enorme de experiencia y minutos de entrenamiento y concentraciones al máximo nivel.

Es particularmente peculiar el caso de Yangel. El mediocampista ha permanecido en la órbita de la absoluta desde el mismo momento que el actual seleccionador asumió su cargo. En diciembre, en plena concentración de la Sub 20 en la ciudad de San Cristóbal, Dudamel hablaba de él como el “futuro de la selección nacional”.

Y no era un simple maniqueísmo, sino la revelación sustentada del prototipo de jugador que espera el técnico que, de a poco, vayan asumiendo la responsabilidad de liderar los nuevos procesos.

Herrera tiene todo para ser el jugador modelo, porque todo lo que exhibe es impropio para un deportista de su edad: fortaleza física descomunal (con 18 años es un auténtico portento que supera los 1,84 metros de estatura), seriedad y disciplina táctica y mental, rápido aprendizaje e interpretación de los métodos y las formas, asimilación de ideas, desparpajo, buena pegada con ambas piernas, precisión en el cabezazo, mismo nivel para el despliegue y ejecución de labores defensivas como ofensivas y un espíritu de superación atípico en su edad.

Un cóctel de virtudes que desarrolla compartiendo duchas y camerinos con compañeros cuyas carreras se desarrollan en importantes ligas del mundo. Permítase reunir todas esas virtudes comparativamente en algún otro futbolista criollo, del pasado o del presente. No hay otro, ¿cierto?

“Es un tío fuera de lo común. Su exhibición física es de un futbolista completamente formado”, dice de él el español Jordi García, su preparador físico en Atlético Venezuela, en tanto que Alex Pallarés, también español y técnico del cuadro capitalino lo describe como un “jugador de muchas virtudes que se pierde de vista, pero que aún está en una etapa formativa y debe pulir aspectos como la colaboración y concentración defensiva”.

Su edad y formación futbolística, le permite disponer de un trayecto dilatado en el que seguirá creciendo. En tanto, Dudamel sigue dándole convocatorias y la capitanía de la Selección Sub 20, en la que es el auténtico líder y caudillo del medio campo. Como punto aparte se debe recordar que Herrera ha defendido el color Vinotinto en todas las categorías de selecciones menores.

Con 17 años fue el santo guía del ascenso de un histórico como Monagas a la Primera División. En Segunda, una categoría defenestrada y en la que el roce y la pierna fuerte está a la orden del día, Yangel era el motor de un equipo oriental que depositó en él todo el peso de responsabilidad de alcanzar los objetivos.

Goles de extraordinaria factura actuando de volante ofensivo, mientras se consolidaba como medio de marca en la Selección Sub 20, demuestra su enorme polivalencia. En actitud, rayaba la perfección: ¡Lanzaba los penales del equipo azul y grana!

Su agente, el ex futbolista español Líbero Parri, ya lo ha puesto en los ojos de los veedores de equipos españoles pertenecientes a la comunidad valenciana. El Levante parece ser el más interesado y hay quien asegura que es difícil que regrese a su club, Atlético Venezuela, después de la soberbia presentación con el seleccionado juvenil en el prestigioso torneo COTIF de L’Alcudia.

Es difícil encontrarle semejanza a algún futbolista venezolano con pasado glorioso. Por sus movimientos, se acerca al Edson Tortolero mediocampista, pero la calidad técnica del guaireño evidencia que es un jugador con mucha más proyección que el talismán del inolvidable Minervén de El Callao.

¿De dónde salió Yangel? “Su papá es de La Guaira, donde nació, pero su mamá es de Aragua de Barcelona, donde creció”, asegura Douglas León, presidente de la Escuela de Fútbol Menor Monagas Profesor Antonio Mejías Altamirano, conocida popularmente como la “Escuelita Mejías”, la academia donde se formó. “Su biotipo es propio de los chamos del pueblo de Aragua de Barcelona, donde son muy fuertes físicamente y resistentes”, asegura León, quien recuerda que Carlos Cermeño, volante de Deportivo Táchira y Renzo Zambrano, hoy en Valladolid de España, también son de esa comunidad, en la que el gusto por el licor de ron es muy común en los niños entre 14 y 16 años.

“Venía a Maturín a quedarse en casa de su técnico José Cegarra. Nosotros le ayudábamos con los traslados y la estadía”, recuerda el dirigente, sobre los tiempos en que Yangel ya se codeaba con los jugadores profesionales de Monagas SC.

El jugador también es un activo enormemente cotizado: Atlético Venezuela es el dueño de su ficha y en el equipo de Fuerte Tiuna saben que están a las puertas de una transferencia importante. Con tantos focos puestos sobre él, Yangel mantiene la serenidad que sostiene desde que era muy chamito.

El nuevo futbolista criollo existe. Se llama Yangel Herrera.

Voto: reflexiones para aclarar dudas

Ramón Guillermo Aveledo invita a "sacudirse de la indiferencia" y pensar en la cita electoral seriamente, incluso si se cree que otros, con mayor responsabilidad, no aprecian ese voto