Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Caracas Catering reinventa el pasapalo

caracas-catering-clímax-2
17/03/2015
|
FOTOGRAFÍA: ANASTASIA CAMARGO

Los caraqueños son fiesteros por naturaleza. No existe reunión o celebración a la que se resistan. Sobre todo si el festejo incluye buena música, bebidas espirituosas y comida. Caracas Catering nace de la fauna fiestera de la capital con una propuesta que llegó para rediseñar el clásico pasapalo

Eduardo Egui y Javier Paredes vieron nacer un bosquejo de lo que hoy es Caracas Catering en 2009. Un proyecto que se cocinó a fuego lento y en el que cada ingrediente agregado fue parte de una decisión concienzuda.

Hace más de 6 años, Egui regresaba de España, con todo el sabor mediterráneo de la “Madre Patria” copioso en las venas. El Mugaritz, un reconocido restaurante en Guipúzcoa,  San Sebastián, del célebre chef  Andoni Luis Aduriz, y el extinto Malabar, que deleitó el paladar capitalino por muchos años, le dieron la experiencia necesaria y sazonaron su conocimiento en las artes culinarias.

“Lo más importante es que Eduardo, en paralelo a su carrera en el Colegio Venezolano de Capacitación Gastronómica ─CVCG─, empezó a trabajar en restaurantes. Su primera gran pasantía fue en Malabar, en ese momento el chef era Carlos García, quizás uno de los mejores cocineros del país”, recuerda Javier, su socio.

caracas-catering-clímax-4

Hacían “cenitas” para amigos y familiares. Con la calidad demostrada a través de lo que servían en cada mesa ganaron la oportunidad de hacer el catering de su primer matrimonio. Uno de 200 personas. El reto fue superado satisfactoriamente.

El negocio creció con el boca a boca. Hoy en día los espacios en sus agendas son cada vez más precarios. “Desde hace dos años tenemos una oficina con una cocina equipada, en donde producimos y trabajamos. Tenemos un depósito y un grupo de mesoneros con los que trabajamos desde hace 4 años”, discurre Egui.

Eduardo se enfunda la filipina y se pasea por los fogones asegurando la calidad y la sazón de cada plato. Su propósito es que sean impecables. Lo suyo es, sin duda, lo que humea de las sartenes y parrillas. Mientras que Javier, de chaqueta y a veces corbata, se encarga de las finanzas, el recurso humano, el mercadeo y las ventas. Un dúo que se complementa a la perfección.

caracas-catering-clímax-6

Reinventando el pasapalo

A pesar de que la producción de los pasapalos de Caracas Catering es en serie, la calidad es igual o mejor a la de un plato en un buen restaurante.“Nosotros introdujimos al mercado de los eventos una nueva categoría. Podemos hacer un evento grande de hasta 500 personas, entregando un producto de calidad. Con un menú de platos servidos. Trabajamos con la mejor materia prima”, coinciden los socios.

Su lista de manjares, cuenta con más de 140 tipos. Y es que hasta el orden en que estos salen distribuidos en una fiesta o evento está fríamente calculado. Primero desfilan los bocados más elaborados para que la gente, que a tempranas horas goza aún de la cordura de la sobriedad, disfrute con sus 5 sentidos del sabor y la presentación. Al final de la velada es posible ver en las bandejas al rey de la fiesta: el tequeño.

Entre sus especialidades están: el carpaccio de lomito y pato, croquetas de chistorras empanizadas con merey, paté, empanadas de queso de cabra con frutos secos, sushi pizza y croquetas de plátano con salsa de queso telita, la versión “pimpeada” del clásico maracuchito.

caracas-catering-clímax-5

Servicio a la medida

No solo de pasapalos vive el hombre fiestero. Caracas Catering se encarga de ofrecer un servicio “costumizado” que cubra todo lo referente a la comida. “Tratamos de adaptar nuestro menú a los gustos de nuestros clientes. Sobre todo en un matrimonio que es algo tan personal e íntimo. Buscamos que cada novia se sienta cómoda y que la temática se parezca a lo que ella es”, comenta Javier.

“Buscamos el balance entre lo convencional y lo tradicional e innovador, que la gente no se sienta abrumada por platos muy raros o rebuscados. Algo que la gente de todas las edades pueda apreciar”, pone la sal final Eduardo.

caracas-catering-clímax-7

caracas-catering-clímax-3

caracas-catering-clímax