Chavismo y oposición inician diálogo integral en México

Las discusiones abarcarán siete con aspectos como derechos políticos, garantías electorales, un cronograma para elecciones observables, levantamiento de sanciones y restauración de derechos. También, temáticas como convivencia política y social, renuncia a la violencia, reparación de víctimas, protección de la economía, y garantías de implementación, seguimiento y verificación de lo acordado.

Chavismo y oposición inician diálogo integral en México

El gobierno y la oposición de Venezuela emprendieron este viernes en México un proceso de diálogo que apunta a una negociación integral para poner fin a la aguda crisis política y económica del país. Las partes apuntan al levantamiento de las sanciones de Estados Unidos y garantías electorales.

Tras los fallidos diálogos de Barbados, en 2019, y República Dominicana, en 2018, las partes firmaron un memorando de entendimiento para sentar las bases del proceso, que se desarrollará en México con la facilitación de Noruega. Países Bajos y Rusia serán acompañantes.

“Hemos acordado llevar a cabo un proceso de diálogo y negociación integral”, señala el texto suscrito por Jorge Rodríguez, a nombre del gobierno de Nicolás Maduro, y Gerardo Blyde, por la llamada Plataforma Unitaria.

Pide fin de sanciones

El documento menciona la “necesidad de que sean levantadas las sanciones”, en referencia a medidas punitivas de Washington, que incluyen un embargo petrolero, a las que se han sumado Canadá y la Unión Europea.

También rechaza “cualquier forma de violencia política” contra el país y urge la “estabilización de la economía”, que se ha reducido 80% desde 2014, forzando la migración de unos cinco millones de personas.

Las discusiones abarcarán siete con aspectos como derechos políticos, garantías electorales, un cronograma para elecciones observables, levantamiento de sanciones y restauración de derechos.

También, temáticas como convivencia política y social, renuncia a la violencia, reparación de víctimas, protección de la economía, y garantías de implementación, seguimiento y verificación de lo acordado.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y el diplomático noruego Dag Nylander firmaron como testigos en el acto celebrado en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México.

“Nadie más puede resolver esta situación por ustedes”, expresó Nylander.

No será sencillo

El memorando de diálogo no menciona un adelanto de elecciones presidenciales, aspiración de los adversarios de Maduro que lo acusan de haber sido reelegido fraudulentamente en 2018 para un período de seis años.

Maduro advirtió en la víspera que no cedería a lo que calificó como “chantajes ni amenazas” de Estados Unidos, que le exigió “discusiones sinceras” para resolver los problemas de la otrora potencia petrolera.

Washington reconoce como presidente encargado de Venezuela a Juan Guaidó, quien se proclamó como tal en 2019 cuando era presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) electa en 2015 con mayoría absoluta de la oposición.

Pero los poderes del legislativo fueron eventualmente eliminados por el chavismo, hasta el vencimiento del período y elección del nuevo congreso en diciembre de 2020.

El papel de Guaidó

Guaidó evocó este viernes el poder de las sanciones para presionar a Maduro y reconoció que “algunas soluciones no serán sencillas”. Advirtió que un nuevo fracaso en la mesa solo “profundizará el conflicto”.

En su intento por asfixiar a Maduro, el expresidente republicano Donald Trump impuso una batería de sanciones que el gobierno del demócrata Joe Biden ofrece aliviar si la negociación avanza hacia “elecciones libres”.

“Propongo que avancemos en acuerdos urgentes para proteger al pueblo”, afirmó Rodríguez en su intervención al inicio del diálogo formal.

Venezuela “está muy mal, nuestro pueblo sufre la peor crisis de su historia contemporánea, nuestra patria tiene hoy muy poco que ofrecer para el desarrollo personal”, apuntó Blyde.

Un Maduro más fuerte

El gobernante, elegido en 2013 tras la muerte de Hugo Chávez, se aferra al poder con el apoyo de los militares, Cuba, China y Rusia, pese al derrumbe económico del país, donde rige una dolarización de facto ante la destrucción de la moneda local.

“Maduro se encuentra hoy en la posición más fuerte que haya tenido en años”, comentó este viernes a la AFP Peter Hakim, presidente emérito de Diálogo Interamericano, con sede en Washington.

Maduro atribuye la debacle a las “sanciones criminales”, que, según él, impiden la compra de suficientes vacunas contra el covid-19, entre otra cosas.

(Nota de El Estímulo: Pero Venezuela encadena ocho años de una profunda depresión económica iniciada antes de las sanciones de Estados Unidos. La reducción del tamaño de la economía en 80% y la caída del ingreso per cápita a niveles similares a los de Haití  se deben ,según economistas, a la ruina de Pdvsa. Este motor de una economía que se fundó sobre el petróleo hace un siglo, está hundida por dos décadas de corrupción y pésima gerencia).

Presos políticos

Por su parte, la oposición exige un cronograma que conduzca a comicios presidenciales con garantías, además de la excarcelación de políticos como el exdiputado Freddy Guevara.

“Cuesta imaginar que Maduro acepte unas elecciones presidenciales libres y justas”, sostiene Hakim, indicando que el mandatario podría conceder algunas victorias electorales a sus oponentes para mejorar su maltrecha reputación y que se levanten ciertas sanciones.

Los opositores intentan superar sus históricas divisiones para enfrentar al chavismo. De hecho, difieren sobre la posibilidad de participar en los comicios regionales del próximo 21 de noviembre.

“Siguen tan divididos como siempre, sin una estrategia efectiva y con un apoyo regional e internacional debilitado” por factores como “la pandemia, la elección de Biden con un Congreso demócrata y lo que parece un creciente giro hacia la izquierda Latinoamericana”, apuntó Hakim.

Después que los partidos políticos más importantes fueron proscritos y sus principales candidatos históricos inhabilitados o encarcelados o en el exilio, la oposición no concurrió a las elecciones presidencial adelantada por Maduro antes del plazo constitucional parlamentarias en 2018. Tampoco fueron los opositores a las parlamentarias que terminaron formalizando el poder del oficialismo sobre el parlamento.

NR: El chavismo nunca reconoció el anterior poder ejecutivo, donde la oposición obtuvo la mayoría absoluta en 2015. El poder  judicial y una asamblea constituyente -ambas ramas del chavismo-  usurparon las funciones del parlamento opositor.

Para Pedro Benítez, analista político venezolano, las partes pondrían alcanzar acuerdos en el diálogo si admiten que “ninguno de los dos puede aplastar al otro”.