Coca Cola y Pepsi no quieren ser gordas

No hay quien no sucumba ante las burbujeantes y refrescantes propiedades de un refresco. Sin embargo, el líquido que se escurre entre los hielos es un potente veneno que atenta contra la salud. Un vicio de grandes y chicos que se coló en los hábitos alimenticios para quedarse

Coca Cola y Pepsi no quieren ser gordas

Coca Cola, Pepsi y Dr Pepper, las principales empresas de bebidas carbonatadas a nivel mundial, se reunieron Nueva York,  ciudad de los rascacielos, para buscar disminuir la cantidad de azúcar por litro en sus productos. Dentro de los acuerdos planteados para reducir el dulce se establecieron: producir empaques más pequeños, bajar la cantidad de azúcar en un 20%, impulsar el consumo de agua, proporcionar información sobre la cantidad de calorías de sus productos y ser partícipes en actividades de educación a los consumidores.

En un intento de desviar el consumo de las bebidas gaseosas, Coca Cola y Pepsi le presentaron al mercado sus aguas saborizadas. Este producto emergente resultó ser un fracaso y como consecuencia los gigantes comerciales se vieron obligados a mejorar su bebida mejor vendida: el refresco. Los acuerdos pactados estipulan reducir los números de obesidad con una proyección de un lustro.

“La droga que refresca” como fue llamada la Coca Cola por el caricaturista mexicano Rius, contiene el 100% de las calorías necesarias para una persona en un día. Mercedes López, directora de la Fundación Bengoa Alimentación y Nutrición, menciona que en Venezuela los porcentajes de obesidad están aumentando, no solo por una cesta alimentaria poco saludable, sino por la forma cómo se ingieren los refrescos. “Las bebidas carbonatadas tienen un efecto muy dañino al ser combinadas con las comidas importantes del día. Éstas bebidas evitan la absorción del hierro y el calcio por la alta cantidad de carbohidratos”.

Aunque Venezuela no haya sido incluida dentro de los países en los que serán aplicadas las medidas, se encuentra en el número 10 en el ranking de “Países con mayor tasa de obesidad” según Intermón Oxfam.