Confirman la muerte de Javier Rosales, herido en Carabobo por la Guardia Nacional

Familiares de Javier Rosales, quien el 30 de abril recibió cuatro impactos de bala en medio de una protesta pacífica en la zona de La Entrada, municipio Naguanagua en Carabobo; falleció el 7 de mayo, confirmaron sus parientes el miércoles. 

Confirman la muerte de Javier Rosales, herido en Carabobo por la Guardia Nacional

Rosales, de 57 años de edad y de profesión soldador recibió cuatro disparos mientras participaba en una manifestación pacífica en la Zona La Entrada, municipio Naguanagua en Carabobo el 30 de abril. Tras batallar una semana, el 7 de mayo murió en un centro de salud de la entidad.

Tania Rosales, su hermana, narró a las afueras de la morgue de Valencia que el 30 de abril, cuando se desarrollaba una manifestación pacífica en las adyacencias de la comunidad La Coromoto, en la carretera nacional que comunica a Valencia con Puerto Cabello, un grupo de vecinos, entre esos su hermano, fue reprimido por uniformados de la Guardia Nacional. 

Según Tania Rosales, los uniformados también actuaron para disolver la concentración de manifestantes que trataron de cerrar la autopista.

“(Los funcionarios) ingresaron al barrio, al puente y empezaron a lanzar gases lacrimógenos y la mayoría se dispersó. Mi hermano, que estaba en la cercanía, subió pero para irse a la casa con otro grupo que estaba con él y quedó de frente con los guardias que iban disparando los gases (…) Él recibió cuatro impactos de arma, no sabemos a estas alturas qué tipo de proyectiles son. Él no se pudo defender, ni corrió ni nada, además que estaba ebrio, era obeso y tenía problemas en un pie, no pudo correr”, relató la mujer que esperaba la entrega del cuerpo de su hermano en la morgue en la Ciudad Hospitalaria Dr Enrique Tejera de Valencia.

Las dos heridas “más graves” las recibió en el abdomen, otra en el muslo derecho y una más en la muñeca derecha, según Rosales que además destacó que su hermano siempre participaba en las manifestaciones pacíficas, pero que no asistía a alteraciones del orden público.

Luego de que fue herido, lo trasladaron al hospital Carabobo y tras una operación de casi cinco horas, permaneció allí recluido pero era necesario tenerlo en cuidados intensivos y debido a las fallas eléctricas tuvieron que movilizarlo hasta una clínica privada en Naguanagua, donde murió el martes 7 de mayo, producto de las complicaciones por las heridas.

Sus familiares no habían denunciado lo ocurrido porque se centraron en buscar maneras para su recuperación, luego de la intervención quirúrgica.

“Habíamos estado abocados a su situación de salud, teníamos que estar buscando todos los insumos que nos pedían allá en el hospital, aunque estábamos organizados en grupo pero queríamos atenderlo a él primero. Estuvo el Cicpc (Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas), lo entrevistó, también el Ministerio Público”, indicó Tania Rosales.

Rosales deja un hijo de 32 años de edad y se convierte en el primer asesinado en medio de las protestas que han ocurrido contra el gobierno de Nicolás Maduro en Carabobo en 2019.

Repudian lo sucedido

Francisco Pérez Lugo, dirigente del partido Un Nuevo Tiempo en Carabobo y vecino de Naguanagua, lamentó lo sucedido y dijo en nombre de esa tolda política que piden que este caso sea esclarecido y los responsables sancionados.

“Exigimos de forma categórica que los fiscales honestos que aún quedan en el Ministerio Público, investiguen este hecho en el que funcionarios de la Guardia Nacional de Maduro dispararon a quemarropa contra los manifestantes”, dice UNT en un comunicado de prensa.

También el Foro Penal en Carabobo se pronunció en la persona de su coordinador, Luis Armando Betancourt, quien colocó un mensaje en la red social Twitter en el que deploró lo ocurrido.

El mindfulness como estilo de vida

La filosofía del mindfulness invita a aprender a vivir en el momento sin defensas y aceptando la fugacidad de lo material, donde lo único trascendente es lo que se puede contribuir con las acciones y enseñanzas que permiten alcanzar un estado casi permanente de compasión, paz y gozo

Vinotinto contra Bolivia: cuando lo normal es anormal

El debut de Venezuela fue soñado. Goleó y gustó. Y lo hizo con un 11 previsible, juntando a los que ya han sido utilizados por otros técnicos. ¿Qué cambió? Parece que el rival facilitó ese primer paso de encontrar la competitividad, perdida por los movimientos de una FVF caótica. Sin embargo, ahora viene lo más difícil: impedir el típico bajón que la Vinotinto muestra luego de un logro