El streaming hace crecer a la industria de los efectos visuales

El VFX se ha propagado de tal manera que la música urbana ahora los emplea como un estándar en la producción de videos musicales. Las series de sci-fi ahora cuentan con mayor respaldo en ésta área pues existe mayor desarrollo y accesibilidad. La demanda del cine y el streaming están en auge y mientras eso siga así habrá más y más VFX para todos / Por Adrián Pierral

El streaming hace crecer a la industria de los efectos visuales

Solo hay que detenerse un minuto y pensar cuántas de las plataformas de streaming que son actualmente masivas hace un año no existían. Disney Plus, HBO Max, entre muchas otras. Hoy podemos decir que los servicios de streaming han colaborado a desarrollar la industria de los efectos especiales o VFX, pues han divulgado información con respecto a pipelines o flujos técnicos de trabajo que antes solo se encontraban en institutos académicos al cursar alguna carrera en VFX o celosamente en internet.

Estas guías de trabajo, con buenas prácticas -ahora- a la disposición de todos y en condiciones remotas de trabajo, pudieran abrir nuevas oportunidades para emplear a más profesionales en grandes producciones de Hollywood con una demanda más creciente que nunca, pues estos servicios cada vez invierten más dinero para competir entre sí.

Un artista de VFX o compositor crea la imagen final de un fotograma, toma o secuencia de efectos visuales. Todos procesan los diferentes materiales digitales como imágenes generadas por computadora (CG), metraje de acción en vivo y pinturas mate, y los combinan para que aparezcan como una imagen y toma cohesiva.

En un mundo cada vez más digitalizado, uno de los retos de los hacedores de VFX es perseguir mejores resultados a mayor velocidad y menor costo con el uso de tecnología. Todo avanza rápidamente y con un enfoque hacia lo digital, en la nube. Desde la comodidad de su casa, cualquier productor de VFX puede formar parte de producciones de primera con colegas de muchos lugares del mundo, lo que convierte a esta industria en un ambiente competitivamente multicultural sin distinciones.

Adicionalmente, el avance de las cámaras las hace cada vez más accesibles en costos y a mayor calidad, con 6K u 8K de resolución de imagen, un flujo de trabajo 100% HDR (High Dynamic Range) o ACES como estándar en la industria del manejo del color (Academy Color Encoding Specification). Este último es un espacio de color creado por la Academia de Artes Cinematográficas y Ciencias, que tiene como finalidad lograr una unificación del color independientemente de la cámara que se use y su dispositivo de exposición para aprovechar el mayor rango dinámico de trabajo en el departamento de postproducción: corrección de color y VFX. Así que como Productor de VFX el mayor reto es mantenerse al día con el uso de todas estas herramientas para estar siempre competitivo.

La industria audiovisual de los efectos especiales ha tenido grandes retos para lograr la evolución dentro del mundo digital en tiempos de pandemia. Uno de ellos es el equipamiento técnico en los estudios de postproducción, protocolos estándar de seguridad como controles de acceso biométrico o servidores robustos para el almacenamiento de datos ahora sin uso alguno, de manera que las postproductoras debían hallar la forma de manipular el material de sus proyectos desde casa de manera efectiva, rápida y segura una vez empezó el confinamiento a causa de la covid-19.

Mientras los estudios buscaban soluciones para continuar operando, una de las organizaciones más importantes en la industria de VFX, la Sociedad de Efectos Visuales emitió una declaración instando a que todos los trabajadores debían poder laborar de forma remota pidiendo a los empleadores que brindaran esta oportunidad. En su comunicado dijeron: “En este momento de crisis, es de vital importancia apoyar la salud y la seguridad de nuestra fuerza laboral global de efectos visuales”.

Afortunadamente, surgieron soluciones. Los VPN (virtual private network) y el software de acceso remoto se volvieron indispensables en diversos sectores durante este tiempo pues proporcionaban una conexión segura con la red de las empresas. Estas y otras medidas remotas garantizan acuerdos de confidencialidad pues restringen la transferencia de los datos entre máquinas. Se siguen implementando mecanismos que permitan que la transferencia de datos sea efectiva y segura, como es el caso de Amazon Nimble Studio, un servicio de AWS que crea la infraestructura necesaria en la nube para producir efectos visuales, animación y contenido interactivo cumpliendo con los mayores estándares de seguridad como certificación TPN.

Al superar estas barreras se han obtenido excelentes resultados. Los trabajadores de la industria han demostrado ser más eficientes optimizando sus tiempos lo que resulta en una mayor productividad. En casa tienen menores distracciones por lo que el trabajo se ha vuelto casi ininterrumpido. Ahora es posible conectar con artistas, proveedores y clientes de diversas ciudades. Es el caso de grandes estudios como Mr X e Ingenuity Studios, uno de los top en largometrajes, televisión por episodios, musicales y publicidad, con sede en Los Ángeles y oficinas en Nueva York, Atlanta y Vancouver; han optado por reclutar numerosos artistas de VFX en Latinoamérica, ofreciendo un esquema de costos totalmente distinto, al ofrecer buen pago en la región por encima de cualquier competidor local.

Es un hecho que todo esto ha abierto un reino de posibilidades en el mundo del trabajo a distancia. Como escribe Robert Glazer en su libro Cómo prosperar en el lugar de trabajo virtual: «Si la flexibilidad se está convirtiendo en un rasgo cada vez más deseable en el lugar de trabajo, el trabajo flexible y remoto es la mejor manera de satisfacer esa necesidad de una manera sostenible».

Abiertamente puedo decir que de no haber sido por estos últimos dos años no hubiese considerado la posibilidad de trabajar para producciones como “SEE” de Apple TV, “Last One Laughing” con Eugenio Derbez de Amazon Studios o “Luis Miguel, La Serie” de Netflix, pues para el momento no contaba con la infraestructura (oficinas) tradicionalmente aceptadas en la industria como protocolo de seguridad para resguardar y salvaguardar el material, las máquinas y el equipo humano. Ahora sí es posible, puesto que se han adaptado medidas de seguridad al esquema remoto de trabajo.

En definitiva, la industria de los VFX ha sido otro gran ejemplo de cómo el home office puede resultar beneficioso en ambas vías y cómo la productividad en muchos casos aumenta con los nómadas digitales.

 

* Adrián Pierral es un productor audiovisual venezolano que trabaja en la industria de los VFX y ha participado en 18 producciones de Estados Unidos, Puerto Rico, Panamá y México. En este momento, se encuentra trabajando en los efectos visuales para la tercera temporada de “Luis Miguel, La Serie”.