<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El Torneo Adecuación como verdugo

Han sido cinco ya los entrenadores que han dejado sus cargos en lo que va de Torneo Adecuación. El más reciente, Carlos Horacio Moreno, quien el miércoles le dijo adiós al Zulia, mientras solo falta la confirmación de que un sexto, Luis “Pájaro” Vera, salga de Mineros.

El Torneo Adecuación como verdugo

El que pensaba que este semestre sería light para los equipos de la Primera División del fútbol nacional, se equivocó. La comodidad que otorga el nuevo formato de competición y el premio final limitado de tres cupos para la Copa Sudamericana 2016, no es ápice para que la paciencia de muchos directivos se agote y algunos técnicos decidan dar un paso al costado. La competencia no se ha perdido, ni la ambición.

Han sido cinco ya los entrenadores que han dejado sus cargos en lo que va de Torneo Adecuación. El más reciente, Carlos Horacio Moreno, quien el miércoles  le dijo adiós al Zulia, mientras solo falta la confirmación de que un sexto, Luis “Pájaro” Vera, salga de Mineros. Un 25% de los equipos de Primera División tuvieron movimientos en sus banquillos, algunos por merodear el descenso y otros en plena lucha por entrar entre los primeros ocho. De Adecuación, solo el nombre.

El primero en caer fue José Luis Dolgetta, en Anzoátegui. A pesar de dejar registros regulares (cuatro victorias en diez partidos), el goleador de la Copa América de 1993 no tuvo el feeling necesario con el grupo que dirigía y una vez cesanteado, el equipo despertó con una racha positiva, algo que no pasó en Tucanes, que temprano despidió a Saúl Maldonado y sigue sin poder salir del temible foso de la tabla que manda al infierno de la Segunda División.

Los resultados…Oh los temibles y lapidarios resultados siguen siendo el parámetro de medida para evaluar procesos, más allá que las tendencias románticas hoy hagan creer que eso no es lo más importante en el juego. Decía el nuevo Seleccionador Sub 17, José Hernández, precisamente otro técnico al que los marcadores no acompañaron en este semestre y que luego de 168 partidos al frente de Atlético Venezuela decidió no continuar al mando, que hoy día el resultado dejó de ser eso, el resultado de un juego y ahora es una condena.

A Jhonny Ferreira también lo alejó del Carabobo la guillotina del marcador final. Merodeando la zona de descenso con un plantel cuyo juego atraía a la vista pero no era efectivo de cara al arco contrario, no le bastó con llegar a la Semifinal de Copa. Golpe duro ante Lara y adiós. Los nuevos inversores en el Cabriales no están para esperar por plazos. Quieren ganar ya, como los de Mineros, que hasta una ciudad deportiva están construyendo y “Pájaro” Vera no los ayuda a lograrlo. Al ex capitán de la Selección le pidieron un plan renove en el vestuario negriazul, cosa que poco a poco ha conseguido, pero caer ante Ureña y Portuguesa es demasiado lastre para la directiva como para seguir confiando en él.

Hay muchos sonidos que extienden las consecuencias del Adecuación a la campaña venidera. El canto de sirena que se escucha entre Carabobo y Eduardo Saragó, la llegada de Ferreira a Zulia, son algunos de los efectos de la puja por ser protagonistas, hoy, mañana y siempre, en Adecuación, en Copa, en Apertura y Clausura.

No hay tiempo para esperar. Ningún equipo salió a pasear este semestre. Todos quieren competir. Ninguno quiere hipotecar el futuro en un torneo que se creía de relleno para no quedarse sin jugar hasta enero de 2016. El fútbol es así. La realidad del deporte es así. El verdugo espera con el filo de su espada hasta en la salida de la catedral.

Música: 20 lanzamientos que rompen el confinamiento

Irepelusa, Los Nafta, Lasso, Boston Rex, Alicia Banquez, LAGOS, La Vida Bohème, Wincho, José y el Toro, Rotival, Gabriel Chakarji, Mariannie Del Alcázar: algunos nombres suenan más que otros, pero todos son artistas venezolanos que han estado presentando su música a lo largo de estos meses de pandemia