Coronavirus: Cuánto cuesta protegerse en Venezuela

En un solo fin de semana, los precios de los productos del kit de higiene escalaron 78% en dólares. Esta es una situación esperada, pero muy dura para el bolsillo ya golpeado del venezolano

Ningún caso de coronavirus se había confirmado en Venezuela cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la enfermedad como una pandemia. Dos días después del anuncio de la OMS, el 13 de marzo, Delcy Rodríguez reportó dos contagiados por covid-19 en el país. 

La noticia conmocionó a los venezolanos y gran parte de ellos salieron a las calles para proveerse de los artículos de protección recomendados por la OMS: jabón líquido o en barra, antibacterial, alcohol (al 70%) y tapabocas.

Y en el transcurso del primer fin de semana con coronavirus en el país, El Interés encontró el kit de protección en Caracas 78% más caro que el viernes (día del anuncio).

Un viernes 13 para el bolsillo

El viernes, en un recorrido por distintas farmacias de Caracas, varios compradores dijeron a El Interés que no había existencia de los productos o que habían aumentado su precio. 

Un alcohol de 1.000 ml que en la mañana del viernes 13 de marzo costaba, en promedio, casi dos dólares; en la tarde, si se encontraba, tenía un precio de 6 dólares. La triplicación del precio fue denunciada por los ciudadanos a través de redes sociales, donde también expresaron quejas contra a quienes compraron masivamente. 

Los establecimientos que no tenían sus anaqueles vacíos, ofertaron los productos de higiene con los siguientes precios: Jabón líquido en $3, jabón en barra en $0,6, antibacterial en $5 y los tapabocas en $1 por unidad.

Para el viernes, si una persona compraba 5 tapabocas y el resto de productos, tenía que disponer de $19,6. Una cifra que contrasta con los $3 mensuales que ganan la mayoría de los venezolanos según la tasa oficial del Banco Central de Venezuela.

Los precios luego del fin de semana

El 13 de marzo -viernes-, un venezolano tenía que trabajar durante casi siete meses para protegerse del covid-19. Tres días después, tenía que hacerlo por casi un año. Esto sin considerar las compras de otros artículos de primera necesidad y los pagos de los servicios públicos para mantener su hogar.

En su segundo recorrido, El Interés observó los anaqueles de las farmacias completamente vacíos. Mientras esperaban para entrar a los locales, las personas comentaron sobre el trayecto que hicieron para intentar comprar algún artículo de higiene, especialmente alcohol y tapabocas. La mayoría de ellos no conseguían lo que buscaban.

«Un tapabocas me lo estaban vendiendo en dos dólares. Y todo, absolutamente todo, vale más de 100 mil bolívares», dijo Isabel Noguera, una mujer que realizaba sus compras al este de Caracas.

 

No obstante, el  lunes, a través de sitios web y RRSS, se comenzaron a vender gran parte de los productos, solo que los precios eran -y continúan siendo- notoriamente más altos.

El alcohol, recomendado para desinfectar y eliminar el patógeno del virus, tenía un precio de $8. Un tapabocas -exigencia de las autoridades locales para dirigirse y acceder a cualquier lugar- costaba $2. El antibacterial, un producto necesario en caso de que no sea posible lavarse las manos, en casi $10. Y el jabón líquido para limpiar las manos, en $7.

En total, $35 si el lunes una persona compraba todos los productos de higiene y tapabocas para la semana.

Una mirada a otros países

El Interés consultó a venezolanos alrededor del mundo sobre los precios de los artículos de higiene. Tres de ellos aseguraron que en sus regiones no había existencia, los demás dijeron que los precios se habían disparado.

Incluso así, en Ecuador los precios se mantienen por debajo del promedio de Venezuela. En ese país el jabón antibacterial de 250 ml cuesta $2,10. Los tapabocas pasaron a ser revendidos y uno solo tiene un precio de $0,50, aunque en farmacias un paquete de 8 vale $3. La vitamina C para niños, en tabletas o gomitas, en $1,90.

En Panamá, donde hay 86 casos de covid-19 y 1 fallecido, los precios también contrastan con los de Venezuela. Allá, las personas consiguen un galón de alcohol de casi 4 litros en $13, un 3-pack de jabones en barra en $2,75 y el gel antibacterial en $1,90. Aun así, las personas consultadas afirman que hay escasez en algunos supermercados y farmacias.

En uno de los países más afectados de Europa, España, escasean los artículos de higiene. En algunas zonas o por internet, el precio del jabón es de 1 euro ($1,08), el alcohol de 250 ml se encuentra en 4 euros ($4,3) y el gel antibacterial, bastante escaso, en 6 euros ($6,5).

La creatividad y el rebusque

En vista de la escasez y los altos precios de los productos, en especial el tapabocas, las personas han decidido coser los suyos. En las calles de Caracas hay decenas de ciudadanos comprando alimentos y otros productos con mascarillas de tela cubriendo su rostro.

Si bien es cierto que la OMS no lo recomienda, la necesidad apremia. Ello ha hecho que en redes sociales y estados de Whatsapp las personas vendan los tapabocas que confeccionan. El precio de estas mascarillas improvisadas promedia los $5.

Sin embargo, es importante considerar que no evitan el contagio y que deben ser lavadas y secadas de forma adecuada y constante.

Respuesta al desabastecimiento

Luego del anuncio de la vicepresidenta de Maduro, la realidad del desabastecimiento golpeó, como en el pasado, a los venezolanos. En pocas horas, las compras nerviosas hicieron que las farmacias y otros establecimientos estuvieran como los de Europa y otros países de América: vacíos.  

Aun así, la OMS y personas de Europa han reiterado que no es necesario comprar tantos artículos si se cumple con la cuarentena colectiva. Estar en casa minimiza el riesgo de contagio y los gastos en productos de higiene, pues solo se compra lo necesario.

Hasta ahora las farmacias franquicias del país han comunicado a la población que abastecerán sus anaqueles en la medida de lo posible, para garantizar la seguridad y salud de los venezolanos.

Por otro lado, si bien es cierto que el régimen de Nicolás Maduro ha tomado medidas para intentar controlar el virus, no se ha pronunciado con relación a la asistencia de las poblaciones más vulnerables.