<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Cuarentena no da tregua a las protestas laborales en Venezuela

En el quinto mes del año continuaron las violaciones a la libertad de prensa. Se registraron amenazas contra profesionales de la comunicación y también contra profesionales del sector salud

Cuarentena no da tregua a las protestas laborales en Venezuela

El Observatorio de Conflictividad Laboral y Gestión Sindical del Instituto de Altos Estudios Sindicales (Inaesin) contabilizó 118 conflictos laborales en el país durante mayo de 2020. En total fueron 234 conflictos en lo que va de cuarentena y 463 en lo que va de año.

En promedio, se generaron tres conflictos laborales al día entre el 16 de marzo y el 31 de mayo. Bolívar fue la entidad que reportó más protestas (19%), seguida de Lara (14%) y Distrito Capital (9%).

La mayor parte de los conflictos (33,05%) estuvo vinculada a condiciones de trabajo. Seguidamente figuran los conflictos salariales (30,51%) y después los conflictos por falta de despacho de combustible a los trabajadores, con 22,88% de los casos.

Además de la pandemia y la crisis sanitaria que esta acarrea, los trabajadores venezolanos siguen enfrentando bajos salarios, la eliminación de los contratos colectivos y pésimas condiciones laborales.

Un salario insuficiente

A partir del 1 de mayo, Nicolás Maduro aumentó el salario mínimo ($2 mensuales), de manera unilateral. Esto viola el Convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre la fijación del salario por parte de una comisión tripartita.

El Observatorio de Conflictividad Laboral y Gestión Sindical registró la protesta de los trabajadores de Hipermercados Garzón, en los estados Portuguesa y Lara, por motivos salariales. Para visualizar el malestar crearon una serie de avisos y habladores que colocaron dentro del establecimiento e incluso en sus uniformes.

El 12 de mayo, Día Internacional de la Enfermería, el sector tuvo más razones para protestar que para celebrar. En medio de la pandemia por COVID-19, las enfermeras acuden a trabajar sin mínimas medidas de bioseguridad. Ya se han confirmado varios casos de enfermeras contagiadas por COVID-19.

En Carora, estado Lara, el Ministerio de Educación suspendió el salario a Carmen Salazar, con 28 años de servicio en la educación pública y quien tramitaba su jubilación desde enero de este año. Otros nueve profesores del Liceo Egidio Montesinos también se vieron afectados por la suspensión de salarios.

Los trabajadores, a los cuales se les ha vulnerado sus derechos, están utilizando las redes sociales, como Twitter, para hacer de forma masiva sus reclamos en tiempos de cuarentena. Este es el caso de los educadores de Fe y Alegría en demanda de un salario digno.

Cada familia una escuela, medida improvisada del gobierno para concluir el año escolar a distancia por la emergencia sanitaria, no ha podido cumplirse a cabalidad. La falta de internet y las constantes fallas en el servicio eléctrico llevaron a algunos maestros del estado Anzoátegui a interrumpir la cuarentena para visitar a los alumnos en sus casas, aclarar dudas y entregar evaluaciones. Esto sucede sobre todo en zonas rurales donde los servicios básicos son casi inexistentes.

DirecTV se fue y dejó sin trabajo a 600 trabajadores

El cierre intempestivo de operaciones en Venezuela de Directv, el 19 de mayo, ante la imposibilidad de cumplir simultáneamente con las exigencias de los gobiernos de EEUU y Venezuela, trajo consigo el despido de 600 trabajadores. La compañía, en medio de la cuarentena, depositó en su cuenta de nómina la liquidación de prestaciones sociales y demás beneficios provenientes de la terminación de la relación de trabajo a cada uno de sus trabajadores, así como un pago adicional.

En mayo, el Observatorio registró la extorsión y secuestro sufrido por los trabajadores de las embotelladoras de agua potable ubicadas en los Altos Mirandinos. Ellos denunciaron que, desde centros penales los amenazan vía telefónica. Además, les exigen altas sumas de dinero, de al menos 30.000 dólares, a cambio de no ser secuestrados o asesinados.

Los delincuentes los contactan por teléfono y mencionan a todos sus familiares para hacerles saber que los tienen precisados. Las llamadas son realizadas desde la cárcel de Tocorón, en el estado Aragua, hasta donde han llevado el dinero que les han solicitado. Los integrantes de las cooperativas son los más afectados por estas acciones delictivas.

En el quinto mes del año continuaron las violaciones a la libertad de prensa. Se registraron amenazas y amedrentamientos contra profesionales de la comunicación durante la cobertura de las colas para abastecer gasolina y las protestas del sector salud. La falta de insumos para atender casos de COVID-19 en la cuarentena fue la principal razón de las protestas.