Falta de melaza amenaza producción nacional de ron y otros licores

La fuerte caída en los niveles de procesamiento de caña de azúcar preocupa a la industria licorera nacional. Desde el sector primario advierten que el déficit en la producción de melaza este año será superior a 50%.

Falta de melaza amenaza producción nacional de ron y otros licores

Ningún destilado se salva: el ron, el vodka, la ginebra, el anís, el aguardiente, incluso las bebidas espirituosas; todos requieren melaza para su elaboración. Este año, la caída en el procesamiento de la caña y la interrupción en la producción de este subproducto amenaza con reducir al mínimo las actividades de la industria nacional de licores, ya bastante afectada por el tema impositivo.

Un empresario del sector admitió que la situación con la melaza es tan grave que el gobierno suspendió algunas exportaciones públicas del producto en febrero para dirigir ese lote al mercado nacional. Indicó que actualmente la industria se surte únicamente de los centrales azucareros que siguen en manos del sector privado (6 de 10).

José Ricardo Álvarez, presidente de la Federación de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela (Fesoca), dijo a El Estímulo que se calcula que el déficit en la producción de melaza será de entre 100 y 150 toneladas, es decir, más de 50% para este año.

La causa es la caída en el procesamiento de caña, que también afecta la producción de azúcar. Álvarez precisó que este año no se llegará ni a los 3,5 millones de toneladas de caña molida, cuando el año pasado se cultivaron 4,9 millones. 

Sobre la paralización de las exportaciones, aclaró que Venezuela nunca ha sido autosuficiente en este rubro, pero se permitían algunos despachos al exterior. “El gobierno tuvo que prohibirlas porque no hay producción”, informó.

No obstante, el último en verse afectado por la falta de melaza será el ron, debido a que este licor requiere de al menos dos años de envejecimiento para su comercialización. Y aunque en el caso de los demás destilados el impacto es más directo, el efecto en los anaqueles de la caída en la producción no será proporcional debido a que el consumo ha bajado considerablemente por los altos precios.

Con la más reciente reforma a la Ley de Impuesto Sobre Alcohol y Especies Alcohólicas, alrededor de 62% del precio de los licores corresponde al costo de los tributos. Con la modificación, no solo los importadores y productores de bebidas alcohólicas deben pagar más, sino que también deben hacerlo prácticamente de contado, pues la nueva ley elimina el plazo de 90 días que tenían las empresas para cancelar la obligación.

Esta situación mantiene al sector descapitalizado y afecta principalmente a los pequeños productores, coincidieron distintos empresarios.

A los impuestos se unen los altos costos de la materia prima: la tonelada de melaza pasó de Bs 14.000 a Bs 100.000 en menos de un año, reveló la fuente. El litro de alcohol, otro de los ingredientes básicos, pasó de Bs 220 a Bs 500.

“A finales de abril esperamos que se presente un hueco importante en el suministro de melaza”, advirtió.