Productores piden al gobierno que permita importar diésel para evitar escasez de alimentos

Representantes de Fedenaga y Cavilac advierten que el país está a las puertas de un nuevo periodo de escasez de alimentos como consecuencia de la falta diésel para la agroindustria y el sector transporte. La propuesta es urgente: que importadores privados de combustible entren en escena

Productores piden al gobierno que permita importar diésel para evitar escasez de alimentos

La Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga) y la Cámara Venezolana de la Industria Láctea (Cavilac) advirtieron ya en tono de alerta que la escasez de gasoil agravará la producción y distribución de alimentos en el país y tienen una propuesta: que se abra la puerta a las importaciones privadas de combustible.

Armando Chacín, presidente de Fedenaga, explicó que hace dos semanas la industria trabajaba con 20% de su capacidad, y en la que está en curso se redujo al 10% porque no despachan diesel desde hace tres meses. La ausencia de combustible no solo afecta el transporte de la materia prima, sino también la refrigeración y tratamiento de lo que se puede generar, dijo Chacín.

Roger Figueroa, presidente de Cavilac, detalló que la pérdida fue de 90%, y que si bien los efectos no se ven en estos momentos en algunas regiones del país, dentro de dos semanas los anaqueles y frigoríficos comenzarán a notar la escasez de alimentos.

Paralización en aumento

El presidente de Fedenaga explicó que desde hace tres años la industria productora trabaja con la intermitencia de la presencia del combustible. En 2007, cuando el Estado realizó el censo nacional, el número de tractores activos en el sector era de 70 mil; actualmente solo están disponibles para labrar las tierras 20 0 25 mil.

«Nos preocupa porque no tenemos con qué trabajar. Difícilmente podremos nosotros labrar la tierra con un camión a gasolina. Lo necesitamos hacer con un tractor y solamente funciona con diésel», declaró.

Lea también: Amenaza creíble: otra escasez de alimentos en Venezuela, ahora por gasoil

La situación ha ocasionado que casi todos los patios de producción estén paralizados. Tras realizar un monitoreo, contabilizaron la cantidad de diésel necesaria para funcionar al mínimo. El sector primario requiere 20 mil barriles de gasoil, la industria láctea 2.500 barriles, y los frigoríficos o cárnicos 2.000 barriles de diésel. Estas aproximaciones se hacen sobre el consumo diario.

Si nos dejan

«Nosotros tenemos soluciones coyunturales, pero el Ejecutivo tiene las definitivas si queremos tener comida para 28 o 30 millones de habitantes», dijo Chacín.

Así, Fedenaga y Cavilac solicitaron la autorización para importar diésel y la colaboración de la empresa estatal refinadora para tratar el combustible y surtir las industrias. «Es una medida que puede ser real», aseguró Chacín. También pidió a países de la región su comprensión ante el riesgo alimentario de la población debido al «bloqueo del diésel».

De acuerdo con el representante de Fedenaga, ha habido conversaciones con Colombia y otros países para hacer posible la entrada de 25 mil barriles de combustible a Venezuela. Sin embargo, los negociantes argumentan que las sanciones impiden oficializar la venta.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by FEDENAGA (@fedenagaoficial)

Chacín añadió: «Nosotros producimos 40% de la carne que se hace en el país y 35% de la leche. Esperamos que tenga cabida en las decisiones nacionales como internacionales». También añadió que Venezuela es el país que produce la carne y la leche más económica de Latinoamérica, por lo que el consumo «no se trata solamente de producción, sino también del poder adquisitivo».

«No estamos pidiendo insumos, ni créditos, ni seguridad jurídica, estamos pidiendo gasoil para dinamizar y producir lo que el sector agrícola y pecuario necesitan», puntualizó.

Reunirse con el chavismo

Luego de insistir varias veces, Fedenaga y Cavilac tendrán una reunión el próximo viernes con una comisión del gobierno a la que presentarán un listado con los problemas que afectan al sector y sus posibles soluciones.

Entre las cosas que discutirán entra el hecho de que esta semana numerosas empresas cerraron y otras tienen productos que no salen a las cadenas de comercialización.

Igualmente, expondrán que es «inaudito» que autoridades policiales o de la Guardia Nacional exijan salvoconducto a un camión cargado «de carne, leche y huevos», pues es evidente que pertenece a un sector prioritario y por ende, tiene libre circulación.

«Tienen que pagar vacunas o los dejan parados horas a consecuencia de la mercancía que llevan. Eso es público y notorio», denunció Figueroa.

No hay diésel, aumentan los precios

De acuerdo con el presidente de Cavilac, en estos momentos no hay alzas significativas en los precios de la leche y de la carne. Sin embargo, prevé que «de escasear la carne o vaciarse las carnicerías, el consumidor final va a sufrir las consecuencias».

Para contextualizar, explicó que si antes una planta recibía 500 mil litros de leche al día, actualmente recibe 50 mil, pero que ahora ni siquiera puede aceptarla porque no hay combustible para transportarla. Por eso, reiteró que se permita al sector privado importar el combustible: «Lo necesitamos con urgencia para seguir trabajando».