colectivos

Los colectivos más radicales tomaron la AN y el centro de Caracas

Los colectivos –bandas paramilitares y parapoliciales- más radicales tomaron el miércoles 15 de enero el centro de Caracas. Los grupos se apostaron en las zonas aledañas a la Asamblea Nacional con la misión impedir, a toda costa, el paso del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al Palacio Federal Legislativo.

Sesión de la Asamblea Nacional: un riesgo para cubrirla

Los diputados de la bancada opositora que estaban en las instalaciones del partido político Acción Democrática (AD) tenían información, confirmada, que en las inmediaciones del Parlamento estaban estos grupos violentos, armados y listos para recibirlos en el centro de Caracas

Unas 100.000 personas controlan el crimen en Venezuela y apoyan al chavismo

Si bien el componente militar es el soporte fundamental de Nicolás Maduro, estructuras delictivas paralelas y autónomas controlan una economía subterránea que manejan miles de millones de dólares en negocios ilegales que ayudan a sostener al régimen. Políticos, empresarios, militares y delincuencia común, conviven en esas estructuras, algunas de ellas muy vinculadas al gobierno chavista. El criminólogo Fermín Mármol García estima que allí operan unas 100 mil personas.

Banda chavista ataca a periodistas en parlamento venezolano

Un grupo violento de civiles chavistas -algunos armados-  atacó física y verbalmente este martes a la caravana de Juan Guiadó y a varios periodistas que estaban cubriendo una sesión de debates de la Asamblea Nacional (Parlamento); los agredieron y amenazaron a la salida del palacio Federal Legislativo, en medio de un clima de terror y bajo la mirada cómplice de uniformados también al servicio del gobierno de Nicolás Maduro, dijeron testigos. Los reporteros eventualmente fueron evacuados en carros blindados.

Bandas armadas chavistas y guerrilleros controlan pasos fronterizos

Desde el pasado 22 de febrero cuando se cerró la frontera terrestre con Colombia por órdenes de Nicolás Maduro, los caminos verdes o trochas son la única forma de pasar entre los dos países. Robos, extorsión y amenazas por parte de civiles armados que custodian estos pasos ilegales han sido denunciados por transeúntes y activistas de los derechos humanos. Las bandas paramilitares al servicio del régimen chavista, los llamados colectivos, son los dueños de esta zona, junto con guerrilleros colombianos que operan a ambos lados.