<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Maduro toma partido en la guerra de Petare y vincula a Wilexis con la DEA

En rueda de prensa transmitió un video en el que un supuesto narcotraficante y agente de la DEA admite que contactaron a Wilexis, uno de los pranes de Petare, para fingir una guerra "sin bajas" que distrajera a los cuerpos policiales y permitiera el desembarco exitoso de los presuntos invasores por Macuto

Maduro toma partido en la guerra de Petare y vincula a Wilexis con la DEA

Nicolás Maduro encontró la manera de vincular los enfrentamientos armados que desde hace seis noches se dan entre bandas rivales de la gran barriada caraqueña de Petare y las supuestas invasiones frustradas del «Plan Gedeón» que, según el gobierno, pretendían derrocarlo. En rueda de prensa, Maduro presentó un video asociando a Wilexis, uno de los líderes de la llamada «guerra de Petare», con la DEA.

En el video se ve a José Alberto Socorro Hernández, alías «Pepero» -a quien presentan como agente del organismo antidrogas de Estados Unidos, DEA- asegurando que contactó a Richard Camarano, amigo de Wilexis, para que desatara una guerra «sin bajas» para captar la atención de «todos los cuerpos policiales del Estado» y así ellos poder llegar con éxito y cumplir «todos los objetivos planteados con grupos paramilitares».

A «Pepero» también lo señalan no solo como agente de la DEA sino como narcotraficante.

“Ha declarado eso y más, da nombres específicos de narcotraficantes. Hay muchos elementos que está declarando este señor y sus cómplices que están capturados varios de ellos”, dijo Maduro.

Este es el video:

«Crearon una guerra entre narcotraficantes de esta zona del Este… O sea que la DEA llega a articular con narcotraficantes de ese nivel», sentenció Maduro.

La guerra en Petare

Petare es el conglomerado de barriadas más grande de Venezuela. Es un vasto territorio de precarias casas que se han construido empinándose unas sobre otras en la montaña, donde viven millón y medio de personas.

Petare está dentro del capitalino Municipio Sucre, y su alcalde es el oficialista José Vicente Rangel Ávalos, quien ha evitado pronunciarse en este conflicto y a quien se le reconoce como uno de los impulsores de la política de negociar espacios «de paz» -a los que la policía no tiene acceso- con delincuentes en las barriadas caraqueñas .

En el sector más grande de ese cerro vestido de favelas, el barrio José Félix Ribas, desde hace seis noches se desarrolla una guerra con ráfagas de metralletas y balazos que no parecen detenerse nunca y que obligan a la gente a apretujarse en los lugares más seguros de las rústicas casas.

Este escenario bélico es consecuencia del enfrentamiento entre las bandas de dos pranes o «líderes negativos»: Wilexis y El Gusano. Y pelean por el dominio del territorio.

El Gusano -cuyo nombre aun se desconoce- aparentemente salió de la cárcel con el objetivo de sacar a Wilexis Acevedo Monasterios de Petare y ocupar el lugar de liderazgo. Esto es lo que en la jerga carcelaria se conoce como un «cambio de gobierno». Y generalmente es un proceso sangriento.

Se supone que Wilexis es, desde hace 3 años, juez de paz de la zona, una figura creada para dirimir conflictos vecinales sin necesidad de acudir a instancias policiales o judiciales. Pero su poder ha ido siempre mucho más allá de dirimir entre vecinos. Él tiene el control absoluto de la zona.

Algunas versiones aseguran que El Gusano cuenta con el apoyo de Iris Valera, ministra para Asuntos Penitenciarios, y que fue liberado recientemente para que tome control de Petare. Y detrás de esto habría meras razones políticas: el cambio de Wilexis por El Gusano no necesariamente se plantea por el beneficio del pueblo… Wilexis es un personaje ya incómodo para el gobierno chavista que lo encumbró en el barrio: se ha declarado incluso en contra de la administración de Maduro y está enfrentado con los cuerpos policiales.

El primer funcionario en hacer mención a alguno de los protagonistas de estos seis días de guerra en el barrio ha sido justamente Maduro. Y lo hace con la pretensión de conectar un evento con otro.

Al vincular a Wilexis con la DEA y con la supuesta operación invasora, Maduro -quien ha explotado hábilmente el confuso intento de invasión marítima- toma partido claro sobre lo que está ocurriendo en Petare y crea un nuevo enemigo del gobierno: Wilexis Acevedo Monasterio. Y ya se dio la orden de acabar con él.