<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Maduro y el coronavirus: "Si no fuera por los trocheros..."

Hemos llegado al punto en el que las culpas deben reorientarse: ya no basta solo con decir que los gobiernos de Colombia y Brasil hacen o dejan de hacer, el incremento acelerado de los contagios en Venezuela es -de acuerdo al discurso oficial- responsabilidad de los trocheros, esos que ayudan a burlar la vigilancia en la frontera. El país suma hoy 9.178 diagnósticos de COVID-19 y hay variantes en el esquema de confinamiento a partir de este lunes

Maduro y el coronavirus: "Si no fuera por los trocheros..."

La pregunta nunca es en qué estamos fallando, sino de quién es la culpa. Es un clásico. Un rasgo distintivo del chavismo del que ha sabido sacar mucho provecho. Pero llega un momento en el que resulta absurdo. ¿De qué estamos hablando hoy en esto que debería ser un reporte objetivo de números y lugares? Venezuela ya suma 9.178 casos diagnosticados de COVID-19. Y esa es apenas la cifra oficial, la que tiene un retraso porque se sabe que las PCR solo se procesan en un laboratorio, que de la frontera o desde cualquier lugar del país deben viajar a Caracas y hacer fila, esperar su turno.

Hoy se anuncian 320 casos «comunitarios» y 55 «importados». Día tras día es el mismo lenguaje que discrimina, que trata de posicionar una matriz de opinión. Es decir, que hace propaganda con la pandemia. Y todo para establecer la culpa en otro. En un otro. En lo que sea.

Al inicio de la cuarentena se colaba la tendencia a señalar que los primeros casos detectados se ubicaban entre personas que regresaban de España, de Italia, de Estados Unidos. La gente que podía viajar. Los del este de Caracas. Pero esa línea argumental -«la culpa es de los ricos»- perdió sustento con la avalancha de migrantes que se vieron forzados a retornar y entonces la culpa empezó a ser de Brasil, de las locuras de Bolsonaro, de Colombia y -siempre- de la irresponsabilidad de Donald Trump.

Tampoco fue suficiente. Y los migrantes que tras cruzar la frontera resultaron positivos para COVID-19 y a los que el mismo gobierno mandó a sus regiones tras siete o menos días de cuarentena, se contabilizaron como «importados». ¿Cuál es el sentido de llamarlos así si de igual manera son tu responsabilidad?

Ahora, los militares también los tratan como a criminales «bioterroristas» , y promueven la delación de los «trocheros»:

En aquellos días ayudaba a establecer una diferencia para uso político: había pocos casos «comunitarios» y podías decir que todos tus vecinos de continente fallaban tanto en su trabajo de control, que no paraban de enviarte a gente contagiada.

Eso, ya se ve, cambió. Así que ahora hay que apuntar a otro responsable: los trocheros. Esos personajes que conocen caminos no vigilados y le cobran a la gente por saltarse las rudas condiciones que impone el confinamiento en la frontera mediante un sistema en el que una vez que ingresas ya nada depende de tu voluntad y el Estado decide por ti.

El 5 de julio hizo Nicolás Maduro una de sus primeras menciones a este nuevo culpable: “Quiero que la familia venezolana me escuche bien, los trocheros han sido los principales transmisores del virus las últimas 8 semanas”.

Este sábado ha vuelto sobre esa idea con más fuerza: «No hay ningún país en el mundo que tenga el problema de los trocheros. Ningún país del mundo. Si no fuera por los trocheros Venezuela estuviera totalmente controlado y sin ningún brote hoy por hoy. Y estuviéramos disfrutando de la flexibilización total de la vida laboral, social… hasta hubiera pensado, como estaba pensando, regresar a clases de los muchachos. Si no fuera por los trocheros, por los casos importados. Aquí están los números, ya se los voy a dar para que ustedes vean: en Venezuela la mitad de los casos son importados. Y la otra mitad, son de trocheros. Es la verdad. Estamos combatiendo al virus colombiano».

El «virus colombiano», «los trocheros»: el otro.

La realidad es que hoy se suman 375 nuevos contagios y 2 muertes y llegamos a 9.178 casos y 85 fallecidos.

«Son casos de Colombia», dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez al explicar que de 55 migrantes diagnosticados, 44 provenían de ese país. Otros 5 son provenientes de Perú, 2 de Ecuador y se suman aquí 4 en la categoría de «contacto con viajero».

Los casos que para ellos son «venezolanos» son:

142 de Zulia
48 de Distrito Capital
45 de Sucre
26 de Miranda
21 de Anzoátegui
19 de Falcón
6 de Apure
4 de Amazonas
3 de La Guaira
2 de Barinas
2 de Delta Amacuro
1 de Trujillo
1 de Lara

Sobre las personas fallecidas, se explicó que se trata de 2 hombres, uno de 55 años, del estado Lara y que trabajaba como personal de salud en una clínica privada. El otro, de 72 años, era gerente en un gimnasio en el estado Anzoátegui.

Los tres niveles

Como dijo Nicolás Maduro, «si no fuera por los trocheros», no estaríamos en esta situación que lleva a reconducir el esquema de flexibilización de la cuarentena al que han llamado 7+7.

Así que a partir del lunes 13 de julio y hasta el domingo 19 se aplicará una variante de tres niveles, que se explica así en la web de VTV:

Primer nivel: cuarentena radical
En todo el estado Zulia. Además los municipios fronterizos donde existen los Pasos de Atención Social Integral (PASI), así como la ciudad de Cumaná, en el estado Sucre. En este primer nivel, estarán exceptuados y podrán transitar con medidas de bioseguridad los trabajadores de los sectores prioritarios, entre ellos alimentación, medicinas, servicios públicos, electricidad, que desde un principio están atendiendo las necesidades básicas de la población.

Segundo nivel: flexibilización parcial y vigilada en 13 estados
Se aplicará en estados: Carabobo, Trujillo, Mérida (excepto El Vigía), Táchira (excepto municipios fronterizos), Apure (excepto fronterizos), Bolívar (excepto Santa Elena de Uairén), Aragua, Distrito Capital, Miranda, Sucre (excepto Cumaná), Falcón, Anzoátegui y Yaracuy.

En estos estados, podrán activarse los primeros 10 sectores que se incorporaron a la flexibilización laboral de la economía: construcción, ferretería, industria materia prima química, transporte, agencias bancarias, peluquerías, talleres mecánicos y autopartes, consultorios médicos y odontológicos, industria textil y calzado y servicios personalizados de plomería y de otro tipo. Solo estos 10 mencionados en la misma franja horaria que se había establecido.

Nivel 3: flexibilización 7+7 en 10 estados
Amazonas, Barinas, Cojedes, Delta Amacuro, Lara, Guárico, Monagas, Nueva Esparta, Portuguesa y La Guaira.

Se activan 24 sectores priorizados (los 10 anteriores del nivel dos y además se incorporan: Autolavados, ópticas, reparación electrónica, papelería y librerías, heladerías y cafeterías solo para llevar, lavandería y tintorerías, centros comerciales solo autorizados, fabricación de electrodomésticos, servicio de encomiendas, comercialización de textil y calzado, registro y notarías, gimnasios, actividades deportivas sin público, atención veterinaria y autocines.

De Cúcuta a Caracas: tu vida en manos del gobierno venezolano

Alejandra pasó 23 días confinada en un hotel en Caracas tras embarcarse en la penosa odisea de regresar desde Cúcuta. Durante un mes no fue dueña de su destino: todo lo decidía el gobierno. O el oficial a cargo. "Es como un secuestro", dice. Este es su testimonio: una idea de lo que tienen que vivir quienes aspiran a volver a casa en medio de la pandemia

Los ensayos de la vacuna de Oxford muestran una sólida respuesta inmunológica en personas mayores

Las personas mayores son uno de los grupos de población más vulnerables frente a la COVID-19 y fueron los más afectados en la primera ola, por lo que protegerlos a ellos es una prioridad. Los investigadores descubrieron que la vacuna activa los anticuerpos y las células T en los grupos de mayor edad, explica 'Financial Times', que cita a dos fuentes cercanas a la investigación.