Retan a gobernadora del Táchira a ocuparse del hospital central tras criticar labor de oenegés

Un mensaje de auxilio del director del hospital central de San Cristóbal, Tito Zambrano, en el que pedía apoyo para alimentar con fórmulas lácteas a 14 neonatos, encendió las redes sociales el pasado 26 de junio y provocó una serie de declaraciones que concluyeron con la amenaza de la Fundación Juan de Dios de retirar el apoyo que ofrece al primer centro de salud de la región

Retan a gobernadora del Táchira a ocuparse del hospital central tras criticar labor de oenegés

Defensores de derechos humanos cuestionaron gerencia de la gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, luego de que la funcionria cuestionara aportes médicos y alimentarios de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en el hospital de San Cristóbal.

Uno de ellos fue Eudes Zambrano, coordinador de personal de la fundación Juan de Dios, quien recordó que la institución que representa es la que atiende los cuatro pisos que corresponden al área covid-19 del hospital central de la entidad.

“El 100% del personal del área covid es personal de la fundación Juan de Dios, aparte tenemos a cargo el servicio de oncología pediátrica”, dijo el representante de la fundación.

Eudes Zambrano. Foto propia.

¿Qué fue lo que pasó?

Tito Zambrano, director del hospital de San Cristóbal, denunció el sábado 26 de junio, a través de un audio que se difundió por grupos de defensores de derechos humanos, que el centro de salud no contaba con formulas lácteas para alimentar a los recién nacidos.

“No tienen como tomar su primer alimento de hoy en la mañana. No tienen leche. Les ruego para ver si apoyan y entre todos comprar al menos un potecito de leche y poderles dar ahorita su desayuno”, decía el director en la nota de voz.

Al llamado del jefe hospitalario, le siguieron las declaraciones de la gobernadora del estado Táchira, esta ratificó la ausencia de fórmulas lácteas para los pacientes. Seguidamente, indicó que la junta directiva del centro asistencial “siempre ha recibido el apoyo de las ONG. Sin embargo, desde hace cuatro semanas no se han recibido ningún tipo de contribución, por lo que se decidió acudir a los redes sociales y medios de comunicación para solicitar ayuda”.

Interior del Hospital Central de Táchira

Además, recordó que el Ministerio de Salud no suministra las fórmulas lácteas al hospital porque alega que va en contra de la lactancia materna, programas que son promovidos de igual manera por la UNICEF y otras organizaciones internacionales.

“La donación de fórmulas lácteas es para los niños que nacen de madres con VIH u otras patologías que no les permiten dar lactancia materna”, destacó la gobernadora.

El detonante

Si bien el llamado a contribuir con fórmulas lácteas parecía algo sin trascendencia, y una queja más que se suma a las múltiples carencias que presenta el sistema de salud pública de la región, la mandataria criticó el lunes 28 de junio la labor de las ONG que trabajan en el hospital central: “deberían priorizar necesidades hospitalarias”.

Laidy Gómez agregó que aunque sea cierto que la entrega de alimentos preparados es importante, el primer centro asistencial tiene otras prioridades a nivel hospitalario. Por lo tanto, según la nota de prensa que envió la Dirección de Comunicación e Información de la Gobernación del Táchira, estas podrían “ser incluidas dentro de esas ayudas humanitarias”.

“Tenemos conocimiento de que miembros de estas organizaciones acuden al centro asistencial y toman fotos a pacientes con ciertas condiciones para incluirlas en sus proyectos con fines de asistencia de salud. Pero en las últimas semanas se ha observado solo la entrega de arepas con queso, lo cual se agradece, pero se requieren ayudas en insumos como es el caso de fórmulas lácteas y medicamentos para COVID-19”, dijo Laidy Gómez. 

Durante las declaraciones a medios de comunicación, la gobernadora del Táchira manifestó desconocer las fuentes de ingreso de las ONG o fundaciones de ayuda y los proyectos que han sido presentados. Sin embargo, insistió que “además del tema alimentario pudieran apoyar en otras áreas”.

Reacciones

Estas palabras son la razón por la cual Eudes Zambrano, coordinador de la Fundación Juan de Dios, organizó una rueda de prensa para este jueves 1 de julio. En la misma expresó que desconocía si a la gobernadora la tenían engañada, pues actualmente quienes laboran en la institución sanitaria son 120 médicos pertenecientes a la fundación Juan de Dios.

“(…) … La fundación tiene mas de 120 profesionales de la Medicina dentro del hospital central. Se tilda de que las fundaciones no hacen más que repartir arepas con queso. Es algo que nos indigna… Estamos consternados de que se menosprecie y no se reconozca (la labor)”.

Igualmente, afirmó: “la fundación (…) es la que está brindando una mano amiga a los enfermos, “y no con arepa con queso, sino con atención directa con los pacientes”, trabajo que le corresponde a la gobernación del Táchira y no lo están ejecutando”.

En ese sentido, instó a la gobernadora del Táchira a evaluar si ella está en capacidad de manejar las áreas covid-19, la unidad de oncología pediátrica. De ser así, la fundación está dispuesta a retirarse del hospital, porque “supuestamente las fundaciones no hacemos nada”.

Una ayuda de años

La fundación Juan de Dios atiende el área de oncología pediátrica del hospital centra de San Cristóbal desde hace 9 años. No obstante, desde 2020 la fundación ingresó a los tres pisos dispuestos para la atención de pacientes contagiados covid. Tras varios meses de pandemia, vino el colapso por falta de personal y el centro de salud se quedó sin capacidad de atender a los enfermos.

“En estos momentos, la fundación cubre el 100% de las áreas covid-19, menos la zona de cuidados intensivos que está a cargo del personal del hospital. Somos los encargados de la parte de enfermería y camareros que están las 24 horas con los pacientes”.

“Trabajamos con ayudas”

Por otra parte, Zambrano aclaró que el presupuesto que maneja la fundación Juan de Dios no proviene de organismos internacionales, sino de donaciones de la sociedad civil. Entre las que destacó a empresas privadas y pacientes que al recuperarse deciden colaborar con la organización que los ayudó durante su padecimiento.

Los alimentos que consume el personal de salud, dependiente de la fundación, los financian cada uno de ellos u otras ONG y fundaciones que entregan alimentos cocidos.

“Ojalá viéramos a la gobernadora traer unas arepitas con queso para el personal que trabaja 24 horas y no tienen ni cómo comer. Esa es la verdad”.

También destacó que su institución firmó un convenio con la Corporación de Salud del Táchira para poder trabajar en el hospital, además se empezó la labor como respuesta a una solicitud de apoyo.

Una advertencia

“Estamos pensando en retirarnos, pero no lo hacemos por los pacientes. Aquí llegamos por los pacientes, y respeto hacia nosotros nunca ha habido porque Corposalud nos llama, desde un ‘mal necesario’ hasta ‘mugre de las uñas’”

Así retó a la gobernadora Laidy Gómez a encargarse de las áreas hospitalarias que actualmente atiende la fundación.

Lea también: Recrudecen en Táchira las medidas contra el covid-19

Durante la intervención con los medios de comunicación, Zambrano mostró una lista con los nombres de 80 trabajadores del hospital central de San Cristóbal que requieren intervenciones quirúrgicas. Estos serían operados con médicos especialistas dependientes de la fundación, pero se les negó la posibilidad de intervenir al recurso humano del hospital.

Falleció el cardenal Jorge Urosa por coronavirus

Jorge Urosa Sabino, una de las voces más influyentes de la iglesia católica venezolana, estaba en terapia intensiva y asistido con respiración mecánica. Falleció este 23 de septiembre, anunciaron fuentes eclesiásticas pasadas las tres de la tarde.