"Si no quieres hablar, te cortamos la lengua", amenazan a hermano de detenido por caso Óscar Pérez

La madre y hermano de Antonio José Pérez, detenido en la "Operación Gedeón" llegaron a la morgue este jueves para practicarse exámenes médico forenses luego de que un grupo armado irrumpiera en su casa en la madrugada del 17 de enero.

Un grupo de uniformados ingresaron la madrugada del miércoles a la residencia de Zoraida Cisneros, madre de uno de los detenidos por el caso Óscar Pérez, ubicada en la carretera Oripoto- Santa Lucía, en la zona rural de El Hatillo, estado Miranda.

Danny Pérez, hermano del apresado, se encontraba en con su hijo y su sobrina cuando tocaron la puerta y preguntaron por su mamá. Al acercarse, notó que lo apuntaban con «luces» y le dijeron que si no abría la puerta lo iban a matar. Al abrir, lo comenzaron a golpear. Le preguntaban «¿dónde están los fusiles y los dólares?». Él decía que no había nada de eso. Le colocaron una bolsa en la cara y lo golpearon en las costillas mientras inquirían por su mamá y sus hermanos, Antonio y Jordan.

Ante las respuestas «poco satisfactorias» de Danny los uniformados, que solo se identificaron como «somos del Gobierno», procedieron a agarrar a su hijo y «ponerle una pistola en la boca». Él pedía que lo dejaran en paz y otro funcionario saco un cuchillo, le abrió la boca, saco la lengua y le dijo:«si no quieres hablar, te cortamos la lengua».

Pérez se movió y resultó herido cerca del labio. Además le rompieron los incisivos frontales.

«Revolvieron toda la casa y se llevaron las llaves y un candado. Uno de ellos me dijo: nos volveremos a ver las caras», relató Pérez, quien responsabiliza al gobierno de cualquier cosa que le pase.

Antonio José Pérez se encuentra detenido según informó el ministro de Interior y Justicia, Nestor Reverol, como parte de la «Operación Gedeón», que abatió al exfuncionario del Cicpc, Óscar Pérez.

La madre de Pérez se enteró por la rueda de prensa. No hablaba con su hijo desde hace una semana. Lo último que supieron de él, por una amiga, es que estaba con su esposa, Jenni D’Amico, en la procesión de la Divina Pastora en el estado Lara.

Exigen al gobierno saber el paradero de Antonio y que «cese la persecución contra ellos».