SIP condena atentado contra El Siglo y el asesinato del periodista brasileño

La SIP pidió a las autoridades de Venezuela y de Brasil que identifiquen y lleven ante la justicia a los responsables de estos actos de violencia que atentan contra la libertad de expresión.

SIP condena atentado contra El Siglo y el asesinato del periodista brasileño

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) repudió el ataque con granadas perpetrado contra el diario venezolano El Siglo y el asesinato del periodista brasileño Marcos de Barros Leopoldo Guerra.

La SIP, con sede en Miami, Estados Unidos, pidió a las autoridades de ambos países la acción expedita para identificar y llevar ante las justicia a los responsables de estos actos de violencia.

El Siglo, Maracay

Explicó este organismo sin fines de lucro en un comunicado que, en el caso de El Siglo, de Maracay, en el estado de Aragua, las instalaciones del periódico sufrieron este domingo el impacto de dos granadas fragmentarias que ocasionaron daños materiales.

Las cámaras de seguridad del diario captaron el momento en que dos individuos arrojaron los artefactos explosivos contra el edificio, uno de los cuales no explotó. Se desconocen todavía los móviles del crimen y ningún grupo ha asumido la autoría del atentado.

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, condenó este «acto de intimidación contra El Siglo» e instó a las autoridades a «investigarlo con urgencia para deslindar responsabilidades y aplicar la fuerza de la justicia sobre los culpables».

Asesinato del periodista brasileño

La SIP condenó también el asesinato del periodista Marcos de Barros Leopoldo Guerra, quien solía denunciar en su blog, Ubatuba Cobra, supuestos actos de corrupción de las autoridades de la ciudad de Ubatuba, en Sao Paulo.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo, condenó el asesinato, el cuarto ocurrido en 2014 en Brasil, y afirmó que «la investigación expedita para esclarecer los móviles del asesinato y el enjuiciamiento de los responsables son los mecanismos más seguros para la protección de los periodistas y combatir la impunidad».

Guerra, de 51 años, fue ultimado el pasado 23 de diciembre por desconocidos que se desplazaban en una motocicleta y le dispararon a través de una ventana de su vivienda. El periodista, quien también era abogado, falleció en el acto tras ser alcanzado en el rostro, la espalda y el abdomen, según informó la prensa local.