Tragedia de Mérida: 20 muertos y 657 casas afectadas por las lluvias

La tragedia que golpea a varios municipios del estado Mérida comienza a emerger en toda su magnitud en la medida en que llega la ayuda a la zona. Decenas de aldeas siguen incomunicadas, sin energía y sin suministros. En varios puntos de Venezuela y desde el exterior recogen comida, ropa, medicinas y enseres para los damnificados.

Tragedia de Mérida: 20 muertos y 657 casas afectadas por las lluvias

Las fuertes lluvias que provocaron deslaves e inundaciones en varios municipios del estado Mérida, en Los Andes venezolanos, dejaron al menos 20 personas muertas, varios lesionados e incuantificables daños materiales, reportaron autoridades regionales hasta este viernes 27 de agosto. Al cierre de esta semana de tragedia en ese estado andino no hay cifras definitivas de daños y víctimas, mientras prosiguen las labores de rescate.

El gobernador del estado, Ramón Guevara, dijo a periodistas que hasta ahora van esas 20 víctimas fatales, 16 de ellas en el municipio Tovar, que es el más afectado por el desastre; dos en Santa Cruz de Mora y otros cuatro en los Pueblos del Sur.

Hay también un número no determinado de heridos que reciben atención en el Hospital Universitario de Mérida.

Poblados del Valle de Mocotíes, en el municipio Tovar, del estado Mérida, están entre los más afectados por las lluvias y deslaves de esta semana. Foto: Miguel Zambrano/AFP

La mayor parte de las aldeas de estos municipios siguen incomunicadas, pues las estrechas carreteras y puentes fueron arrasadas por los torrentes con las lluvias de comienzos de la semana.

Agricultores esperan la ayuda oficial en el despeje de las vías, y algunos tratan de pasar con grandes esfuerzos para evitar pérdidas en cosechas que van a los mercados de consumo en la ciudad capital de Mérida y en otras partes el país.

Muchos productores prevén que en los próximos días haya escasez o altos precios de algunos rubros, debido a las dificultades para comercializarlos.

Saldo preliminar

Guevara, citado por el Diario de Los Andes, dijo que hasta ahora han contado 147 casas inhabitables; otras 250 en condiciones de alto riesgo y otras 260 que necesitan algún tipo de ayuda, lo que suma 657 viviendas afectadas.

Cinco municipios del estado Mérida están sin electricidad: Rivas Dávila, Pinto Salinas, Guaraque, Zea y Tovar, dijo el gobernador.

Desde años Los Andes venezolanos sufren una dura parte de la crisis energética que afecta a toda Venezuela. En esos pueblos son frecuentes los apagones por racionamiento de electricidad, así como a escasez crónica de gasolina, diésel y gas natural para cocinar.

Por efecto de las lluvias que cayeron con fuerza esta semana, especialmente el lunes 23 de agosto, todos estos problemas cotidianos se agravan.

Ayuda oficial y de voluntarios

Organismos internacionales que ya prestan ayuda humanitaria a Venezuela, como Unicef, Acnur, y Cáritas (de la iglesia católica) enviaron sus cooperantes, con vehículos y material básico para los damnificados.

Solamente Cáritas llevó 30.000 litros de agua y 16 toneladas de alimentos, informó la Arquidiócesis de Mérida.

En varias ciudades del país se intentan movilizar a los ciudadanos para que envíen alguna forma de ayuda a las familias. Esta es la peor tragedia natural en Mérida en las últimas décadas.

Decenas de familias perdieron sus enseres. Al menos 657 viviendas está perjudicadas de alguna forma por el impacto de las lluvias y torrentes. Foto: Miguel Zambrano/AFP

Solidaridad del prójimo

La iglesia católica, que tiene una marcada influencia en la región de Los Andes, pidió solidaridad a sus fieles para enviar cualquier ayuda posible a los afectados por la tragedia.

«Desde Cáritas de Venezuela expresamos nuestra cercanía y solidaridad con todos los ciudadanos que en el territorio nacional están padeciendo las adversidades y tribulaciones que han traído las emergencias por lluvias», dice un comunicado de esta organización humanitaria. Incluyen un número de cuenta para quien pueda aportar algo en efectivo.

«Este suceso meteorológico ha ocasionado inundaciones y derrumbes destruyendo enseres, cosechas y viviendas, desplazando internamente familias e, incluso, ha cobrado vidas en regiones de Venezuela», agrega Caritas.

También, observa la falta de preparación en general en Venezuela para enfrentar tragedias naturales como esta.

«El País debe estar preparado para enfrentar las épocas de lluvias torrenciales: exhortamos a los gobiernos locales y a los ciudadanos a intensificar las medidas de prevención frente a los embates que nos presenta esta temporada tempestuosa», agrega el comunicado.

Otras donaciones

Desde el exterior se han movilizado algunos venezolanos, como el ex jugador de las Grandes Ligas del béisbol Johan Santana, justamente nativo de Tovar, poblado que es el  más afectado por los deslaves.

El gobierno militar cívico de Nicolás Maduro movilizó personal y maquinarias a la zona para emprender trabajos de recuperación inicial del paso por las vías y atención a los damnificados. También reportó el envío de al menos 40 toneladas de alimentos.

A través de las redes sociales, periodistas de la zona han denunciado públicamente que en las alcabalas de guardias nacionales y policías obstaculizan el ingreso de ayuda a los damnificados cuando es llevada por los particulares.

 

"Esta enfermedad es un infierno. Te atrapa y te va consumiendo"

Wilson Díaz tiene 54 años y padece de síntomas asociados a la ansiedad. Vive en una comunidad rural fronteriza de Táchira, donde se habla muy poco sobre salud mental. El desconocimiento sobre enfermedades psiquiátricas reina y quienes las padecen son víctimas del estigma por parte de una sociedad que lucha por otras necesidades básicas. Esta es su historia tras recibir ayudar de Médicos Sin Fronteras

Libertadores: Es hora de atacar la causa del “casi”

¿Qué es lo que pasa? ¿Somos malos? ¿No somos competitivos? Yo estoy convencido que el asunto pasa por tema de actitud, de enfoque, de personalidad. Parecería irresponsable apelar a intangibles como la raza, la cultura futbolística y otros elementos no cuantificables o calificables, pero también tiene algo de eso | Por Carlos Domingues