6 alimentos que contienen mucha sal a escondidas

El nuevo reto de la OMS es que la humanidad entera consuma menos sal. Para lograrlo emitió un listado de topes máximos que, de sodio, deben contener los productos procesados. Revelamos 6 alimentos de consumo frecuente que aportan mucha sal a escondidas

6 alimentos que contienen mucha sal a escondidas

La mayor parte de la gente en el mundo consume el doble de sal de lo que recomendado. Su exceso causa daños en la salud, especialmente en la cardíaca. Y aunque no es la única, se considera una de las principales causas de hipertensión.

A diario, cada persona debería consumir 5 gramos de sal. Pero realmente la ingesta es mucho mayor, sobre todo porque muchos alimentos industrializados tienen lo que se llama «sodio escondido». La usan en su composición, a veces de manera muy generosa, y solo se puede saber inspeccionando detalladamente la etiqueta.

Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una iniciativa para reducir el consumo general de sodio en los alimentos, especialmente en los procesados.

Lo que quiere la OMS es que se publique un listado de las cantidades de sodio recomendables para 18 tipos de alimentos. Esta lista incluye quesos, salsas y papas fritas, entre otros.

sal

Las papas de bolsa aportan sal y todos lo saben. Pero hay otros alimentos que esconden el sodio. Foto Iconcom / Pexels

«La mayoría de la gente no sabe cuánto sodio consume ni el riesgo que ello supone. Necesitamos que los países establezcan políticas para reducir el uso de sal. Y que informen a la sociedad para que tomen correctas decisiones a la hora de alimentarse», subrayó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Lea también: 4 falsas creencias sobre alimentación saludable

Esta es la lista de algunos de los productos procesados que esconden más sodio en su composición y que son de consumo frecuente en la población occidental.

1. Queso en rebanadas

Le aporta mucha cremosidad y sabor a los sándwiches y hamburguesas. Además es muy práctico: se abre la bolsita y ya está listo para comer. El «pero» es que tiene muchísima sal. Según un informe de la autoridad de salud estadounidense, la FDA, publicado por BBC Mundo, una rebanada de este queso contiene 900 miligramos de sal. Es decir, con solo 6 rebanadas, ya se rebasa el tope de 5 gramos impuesto por la OMS.

Es un tipo de queso práctico y sabroso, pero hay que consumirlo con moderación. Foto Katerina Holmes / Pexels

El queso en rebanadas es el que más sal contiene pero los demás tampoco se salvan. La única manera de rebajar esa ingesta sería comprándolo sin sal añadida.

sal

Los quesos, en general, son altos en sodio. Foto Alexy Almond / Pexels

2. Cereales del desayuno

Al igual que el queso en rebanadas, este práctico alimento está lleno de sal. Y además, de azúcar.

275 gramos de estos cereales contienen unos 4 gramos de sal. Casi el límite máximo recomendado por la OMS. Los expertos de esta organización piden que se rebaje cuatro veces la cantidad de sodio de los cereales industrializados.

Todos los cereales industrializados contienen mucha sal. Foto Pexels

3. Kétchup

La salsa de tomate tipo kétchup es un derroche de sal. Apenas una cucharada tiene 167 miligramos de sodio.

sal

Foto Vova Krasilnikov / Pexels

4. Comida enlatada

Una lata de sopa de pollo puede contener 1,5 gramos de sal. Es uno de los ejemplos más extremos pero todo lo que viene en lata, incluso vegetales «en agua», posee altas dosis de sodio, debido a que es necesario para su conservación.

sal

Foto Cottonbro / Pexels

5. Mantequilla

Untar una rebanada de pan con una capa delgada de mantequilla, puede aportar 200 miligramos de sal.  La OMS quiere que se reduzca tanto que 100 gramos de mantequilla (equivalente a la mitad de las tradicionales barras) contengan 400 miligramos.

sal

Foto Cottonbro / Pexels

6. Pan

Varía mucho según su composición, pero una rebanada de pan industrializado puede llegar a tener 400 miligramos. El pan artesanal también contiene sodio.

Las listas de la OMS

La Organización Mundial de la Salud solicitó expresamente a la industria de alimentos y bebidas que reduzcan sus niveles de sodio en lo que elaboran. Para ello propuso una lista que debe servir como punto de partida para esta disminución.

Según el listado, las papas fritas de bolsa deberían tener, máximo, 500 miligramos de sodio por cada 100 gramos. Los cereales, 100. La carne enlatada, 225. Las pizzas congeladas, 450. Las galletas saladas, 600. Todo calculado sobre la base de 100 gramos.

Esta lista debería cumplirse antes del 2025. Si eso se logra, la humanidad habría reducido su consumo de sodio y sal en 30%.

La organización con sede en Ginebra recordó que países como el Reino Unido ya trabajan en esa dirección. Las autoridades británicas pidieron a la industria alimentaria una reformulación de sus productos voluntaria para reducir un 15 % el consumo de sal.