Acción por Venezuela, la esperanza de la escuela San Vicente de El Paraíso

Niños de la Cota 905 y de zonas aledañas, así como el personal obrero son la razón de Acción por Venezuela para continuar ayudando a la Escuela San Vicente de El Paraíso. En tres años sus logros son gigantes: el 10% de desnutrición infantil se redujo, las familias reciben apoyo educativo y la mayoría cuenta con apoyo sanitario

Acción por Venezuela, la esperanza de la escuela San Vicente de El Paraíso

Acción por Venezuela es una fundación que desde hace tres años contribuye socialmente con la escuela San Vicente, una institución afiliada a la Asociación Venezolana de Educación Católica, ubicada en El Paraíso, al oeste de Caracas.

Los protagonistas de su labor son el personal obrero de la institución y 136 familias, en su mayoría vecinos de la Cota 905, quienes reciben ayuda diaria de la organización.

Liliana Zambrano, coordinadora de las actividades del proyecto, cuenta que antes de que comenzara el plan de asistencia alimentaria en 2019, existía 10% de desnutrición infantil en la población que atienden. Sin embargo, la cifra es un recuerdo que esperan mantener, ya que el porcentaje ha ido disminuyendo.

Los niños que pasaban incontables horas sin comer, ahora reciben todos los días el almuerzo con el suministro calórico necesario para desarrollarse adecuadamente.

Hace año y medio la pandemia llegó, y también la preocupación, puesto que numerosos niños y representantes se vieron afectados por el desempleo.

La situación obligó a Acción por Venezuela a buscar una solución que cubriera la urgencia más vital de todos: la alimentación.

Por eso, comenzaron a entregar una bolsa con carbohidratos, granos y proteínas que pueden satisfacer a familias de 4 o 5 integrantes durante al menos  un mes, y cuyo costo – para la fundación – llega hasta los 50 dólares.

El tiempo de pandemia se prolongó, y ayudó a reconocer que la fragilidad alimentaria no era el único efecto negativo del confinamiento. De ahí que los días de entrega en la escuela, se convirtieron en momentos para dar charlas sobre orientación y planificación familiar, violencia de género e intrafamiliar, entre otras problemáticas cuyas cifras se han elevado

El último encuentro se hizo el viernes 17 de septiembre, y el tema de conversación fue el cuidado y lavado de alimentos, la contaminación cruzada y el proceso de potabilización de agua en casa.

El impacto de una pequeña ayuda familiar

Deyanira Gómez es madre y líder de su hogar, vive en el sector Las Brisas de la Cota 905, y para ella la ayuda de Acción por Venezuela se ha convertido en una luz al final del túnel, en especial porque su familia no genera ingresos en dólares.

Aquella bolsa, que llegó por una circunstancia global, representa para ella y su familia de 5 miembros, 15 días de estómagos satisfechos.

Lo mismo viven los dos hijos de Carol Bitraigo, residentes de la misma barriada, y estudiantes y beneficiarios de la ayuda alimentaria de la fundación. Uno de ellos, el más pequeño, no solo recibe ese apoyo, sino que asiste terapia psicológica debido a un cuadro agudo de estrés post traumático generado por los últimos acontecimientos violentos de la Cota 905.

Vale decir que aunque a Acción por Venezuela llegó hace tres a la Escuela San Vicente, su trabajo social en áreas de prevención de desnutrición infantil, educación, y acceso a la salud existe de 2016, cuando se agravó la crisis venezolana.

Salario universal y reducción de las jornadas: propuestas del papa Francisco

El líder de la iglesia católica propone acciones globales para asegurar ingresos dignos a los trabajadores en estos tiempos duros. Mientras, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) alerta que muchas de las personas que logren obtener o conservar su empleo no estarán exentos de caer en la pobreza, porque la pandemia también se encargó de derrumbar los ingresos de los trabajadores, así como de disminuir el número de horas de trabajo.