<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Cepal coloca en 8,5% la caída de la economía de Venezuela para 2018

Tras ubicar en 5,5% la contracción del producto interno bruto venezolano para 2018, la Cepal corrigió este miércoles esa cifra y la ubicó en 8,5%.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) explicó en un comunicado que su proyección para la región no sufrió cambios respecto del último informe (2,2%), entregado en diciembre del año pasado, informa Efe.
Sin embargo, la proyección de contracción del país se ubica ahora en 8,5%; un 1% menos que lo registrado por el organismo en 2017.
Venezuela se coloca como el país que tendrá la mayor contracción económica en 2018, seguido por Dominica (-5,0%), precisó el organismo de Naciones Unidas.
La recesión venezolana impactará en el promedio regional económico de América del Sur, que cerrará el año con un crecimiento del 2,0%, ligeramente por debajo del promedio de la Cepal para la región.
Según la Cepal, los vecinos suramericanos de Venezuela registrarán aumentos del Producto Interno Bruto. Bolivia y Paraguay crecerán un 4,0%; Perú un 3,5%; Chile un 3,3%; Uruguay un 3,0%; Colombia un 2,6 %, Argentina un 2,5%; Brasil un 2,2% y Ecuador un 2,0%.
Centroamérica y México crecerán en su conjunto 2,6%, liderados por Panamá, Nicaragua y República Dominicana. También tendrán cifras verdes Honduras (4,1%), Costa Rica (3,4%), Guatemala (3,3%), El Salvador (2,4%), México (2,3 %), Haití (2,0%) y Cuba (1,6%).
El Caribe, en tanto, crecerá 1,4%. Los buenos números de Antigua y Barbuda se verán contrarrestados por la recesión en Dominica. También registrarán crecimiento económico San Cristóbal y Nieves (4,5%), Santa Lucía (3,6%) y Guyana (3,5%).
Según la Cepal, los factores que provocan mayor incertidumbre a sus previsiones económicas son las «tendencias proteccionistas, la dinámica financiera y los riesgos geopolíticos».
El organismo cree que el dinamismo de la demanda externa puede estimular la actividad económica en la región, mientras que la demanda interna «jugará un papel importante en la aceleración del crecimiento», aunque con diferencias entre sus componentes.
También se espera en 2018 una mayor aportación de la inversión en comparación con los últimos años, aunque seguirá siendo bajo, precisó la Cepal.
Con información de Efe]]>