<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Exclusiva | Venezolana Y&V explica contrato que firmó con Pdvsa

Y&V, ganadora en septiembre de una licitación de Pdvsa, perforará pozos en las empresas mixtas PetroVictoria y PetroIndependencia con resultados en 36 meses. La compañía venezolana firmó una alianza con Baker Hughes para llevar a cabo el proyecto que será cobrado en 48 meses, según afirmó el presidente ejecutivo de Y&V, César Chacón.

Exclusiva | Venezolana Y&V explica contrato que firmó con Pdvsa

Petróleos de Venezuela presentó en 2005 el ambicioso proyecto Siembra Petrolera con una inversión de $32.000 millones, para aportar 1 millón de barriles diarios a la Faja Petrolífera del Orinoco, pero se desvaneció con el tiempo. Posteriores intentos, aunque de menor magnitud, también fracasaron.

En mayo pasado, Pdvsa abrió una licitación internacional abierta y la empresa nacional Yanes y Asociados, (Y&V), una firma con 48 propietarios ganó un contrato de $647 millones para perforar 98 pozos en el campo PetroVictoria y 107 pozos en el campo Petroindependencia, todos en la Faja del Orinoco, declaró a El Estímulo, César A. Chacón, presidente ejecutivo de la empresa.

La licitación para desarrollar la Faja del Orinoco con la perforación de 480 pozos y elevar la producción en 250.000 barriles diarios de crudos, requerirá una inversión de $3.220 millones, y se espera que el primer bombeo de crudos será en 36 meses.

Chacón dijo que quedaron cinco compañías como finalistas y Pdvsa seleccionó a tres firmas que podían aspirar por seis paquetes de proyectos. Finalmente dos paquetes quedaron desiertos.

Las otras dos firmas que resultaron ganadoras en la licitación son Schlumberger, para la perforación de 100 pozos y 4 macollas en el campo PetroVictoria, con contrato valorado en más de $1.300 millones, y Horizontal Well Drillers, que perforará 190 pozos en el campo PetroIndependencia, y su contrato se estima en $1.200 millones. HWD recibirá un financiamiento de $350 millones por parte de Canada Callides Capital durante 48 meses. Schlumberger tiene su propio financiamiento. Analistas indicaron que la perforación de cada pozo costará alrededor de 6,7 millones de dólares.

Y&V, según Chacón, no es una compañía por acciones, ni de un grupo con otras actividades comerciales o financieras. Es una empresa con 48 propietarios, y nos “consideramos una compañía netamente venezolana”.

Agregó que es una empresa real IPC (ingeniería, procura y construcción) cada una operando con su propia estructura y característica, lo cual ofrece mayores garantías y beneficios a los clientes. Cuando gana un contrato, nunca lo abandona.

Explicó Chacón, que la clave de una real IPC, es no traspasar o delegar proyectos ganados. Para eso cuentan con una gerencia de proyectos, que es reconocida por integrar las actividades de ingeniería, procura y construcción logrando la combinación óptima de mejorar las operaciones y la reducción de costos de inversión y mantenimiento. «Esto nos permite el uso eficiente de los recursos del cliente», señaló.

Chacón dijo que la empresa Y&V no es ajena al área y manejo de los crudos extrapesados de la Faja del Orinoco. Desde 1996 trabajó en la ampliación de la estación principal de PetroCedeño (antes Sincor); la producción temprana del bloque PetroCarabobo; instalaciones superficiales de producción de PetroUrica y otras.

Además, el contrato comprende la perforación de los pozos, la construcción de plataformas y conexión con otros campos. Yanes y Asociados, suscribió una asociación estratégica con la empresa Baker Hughes, que también participará en el proyecto.

El financiamiento del proyecto es un mecanismo “interesante”, según Schlumberger. No le pagarán con petróleo, porque según la Ley Petróleos de Venezuela es la única autorizada para vender petróleo. La referencia de Schlumberger es porque para el pago “amarrarán producción con deuda” y les cancelarán después que estén vendidos los crudos en el mercado internacional.

Se estima que habrá una producción “temprana” durante 12 meses, una práctica habitual en la industria petrolera internacional, para que los operadores o concesionarias constituyan un capital para hacerle frente al arranque de la obra.

Chacón estima concluir los trabajos en 36 meses y cobrar en 48 meses.

El área de la Faja del Orinoco es muy singular porque no tiene riesgo exploratorio, la perforación es económica, no hay que buscar el crudo a grandes profundidades y existe mucha experticia por la intensa actividad a la que ha sido sometida.

Chacón dijo que perforarán en áreas de crudos de 8,5 grados Api, los que serán llevados a las plantas de mejoramiento, donde les extraerán los metales, azufre, agua y gas, y después de un proceso de refinación, lo mezclarán con crudos livianos para convertirlos en crudos de 16 a 17 grados tipo Merey, con destino a la exportación.

El campo PetroVictoria es una sociedad de la empresa rusa Rosneft con Pdvsa, que tiene la mayoría accionaria; PetroIndependencia es una empresa mixta de Chevron con Pdvsa, donde participa la venezolana SueloPetrol, y PetroCarabobo fue ganado en una licitación por la firma española Repsol, donde también hay inversión accionaria minoritaria de las firmas indias ONGC, Oil Indies, y otras.

PetroIndependencia y PetroCarabobo, fueron licitadas hace varios años y aportaron bajo la modalidad de aquellos días de pagar 1.000 millones de dólares cada una, para tener acceso a la producción. Solo PetroCarabobo realizó la producción temprana y aseguran que está produciendo 30.000 barriles diarios.