<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Escasez de gasolina golpea a Venezuela en medio de parálisis económica

En Caracas, casi la única urbe que tenía un constante abastecimiento de gasolina, las filas son de horas y las personas explican que deben llegar de madrugada para intentar llenar el tanque en medio de la escasez general.

Escasez de gasolina golpea a Venezuela en medio de parálisis económica

La escasez de gasolina en Venezuela se agrava en medio de la pandemia de coronavirus, revela una encuesta de la Asamblea Nacional (AN, parlamento), que detectó un  suministro total de 0,23% del total necesario para finales de marzo.

El estudio revela que el abastecimiento de combustible fue cayendo progresivamente en todo el país a lo largo del mes.

La escasez de combustibles se agravó en todo el país.

La cuarentena decretada por el régimen de Nicolás Maduroa mediados de mes para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus terminó de paralizar una economía enferma.

Para inicios de mes, el suministro se ubicaba en 12% de la demanda del mercado interno.

Pero para los últimos días del trimestre fue cayendo progresivamente de 0.76% a 0.27% hasta sólo 0.23%.

Gasolina barata es muy cara

La gasolina oficialmente más barata del mundo tiene precios tan irrisorios que un dólar bastaría para comprar 80.000 litros, más de dos camiones cisternas completos.

Pero en la práctica, los conductores pagan el tanque en las gasolineras con los pocos bolívares devaluados que tengan a mano.

Es frecuente usar galletas, panes, frutas o cualquier cosa que tenga bajo valor de trueque.

En Caracas las filas son de horas y las personas deben llegar de madrugada para intentar llenar el tanque, tal como ocurre en otras ciudades del países desde hace meses.

Hasta principios de marzo, Caracas era la única urbe de Venezuela con abastecimiento normal de combustible.

Era un esfuerzo estratégico del chavismo para transmitir una sensación de normalidad. Querían mantener lejos de la volátil capital el descontento social asociado a la escasez crónica de combustibles.

Caída de PDVSA

Según expertos petroleros, el mercado interno de gasolina, diesel y gas natural colapsó gradualmente en los últimos años por la corrupción y quiebra de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Ese cuadro fue empeorado por las sanciones aplicadas por Estados Unidos contra el régimen que gobierna Venezuela con puño de hierro.

El informe del parlamento detalla que existe una escasez  general de combustible 85,44%.

Mientras que un 12.53% de la población reporta fallas en el suministro y tan solo 0,23% señala tener acceso permanente a la gasolina.

El documento apunta además que un 1,24% de la población encuestada no maneja información sobre el nivel de abastecimiento.

Esta semana, residentes y cámaras productoras, como la Asociación de Ganaderos de Táchira, pidieron a las autoridades un mayor acceso a la gasolina.

Sólo de esta manera se podría cumplir con las labores de producción y distribución, y asegurar el suministro de alimentos en pueblos y ciudades, recalcan.

Sin materia prima

Las fallas actuales en el suministro de gasolina obedecen a la falta de aditivos y y otros componentes del proceso de refino.

El Estado venezolano tiene muy poca capacidad para importar, por las sanciones de EE.UU y la falta crónica de fondos en moneda dura.

El economista Leonardo Vera explica en su cuenta de Twitter que la salida de la petrolera rusa Rosneft también juega un papel importante en el cuadro actual.

El experto señala que se necesitan adquirir ciertos productos derivados para «mezclar y darle valor comercial» al pesado crudo de la faja petrolífera del Orinoco, en el sureste del país.

Vera asegura que sin el apoyo de Rosneft, la adquisición, despacho y transporte de gasolina a nivel internacional se paraliza.

Dada la precaria capacidad de refinación nacional el problema con el abastecimiento de gasolina pasará a ser «crónicamente grave», señala.

Por otro lado, las caídas

Hasta ahora, el suministro queda restringido en todo el país y la población debe hacer largas filas para intentar abastecerse.

Entre tanto, en medio de la cuarentena y la emergencia sanitaria, el régimen raciona estrictamente el poco combustible que hay.

La prioridad para el surtido de gasolina la tienen militares y policías, así como para trabajadores de sectores priorizados, como producción de alimentos, salud, administración pública y prensa.

Sin embargo, los productores de alimentos en el interior del país denuncian que por falta de combustible no se pudieron distribuir las cosechas a las distintas regiones del país, especialmente en Los Andes.

La escasez de gasolina en todo el país comenzó a escalar desde la primera semana de cuarentena, denunciaron productores individuales y agremiados.

Varios dirigentes de gremios de productores advierten que la falta de combustibles para la flota nacional de carga provocará más desabasto de alimentos.

Mercado negro

El mercado negro de la gasolina más barata del mundo, tan común en las ciudades fronterizas desde hace años, llegó a Caracas y a otras grandes ciudades del centro del país,  como Valencia y Maracay.

Varios clientes, conductores particulares y de empresas comerciales, denuncian en prensa y redes sociales que el litro de gasolina es vendido en un dólar, $20 por bidón racionado de 20 litros.

Policías y guardias nacionales, a cargo de la custodia de estaciones de servicio, consiguen la gasolina a los más desesperados, según denuncias de fuentes que piden mantenerse en el anonimato para evitar represalias.

En las fronteras terrestres y marítimas, el tráfico de gasolina es un negocio de uniformados, denuncian políticos opositores.