<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Migrantes venezolanos podrían recibir $1.000 millones en ayuda internacional

La plataforma regional liderada por Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones estima en unos $1.410 millones de dólares la ayuda necesaria en 2020 para atender la crisis. Sin embargo, fuentes de Bruselas estima que la ayuda no sobrepase los $1.000 millones

La comunidad internacional recaudará este martes fondos para atender las necesidades de cinco millones de venezolanos que abandonaron su país y de sus comunidades de acogida, enfrentadas a una mayor presión económica por el coronavirus. Los países con migrantes venezolanos podrían recibir financiamiento para ayudar a esta comunidad en medio de la pandemia.

Los 60 participantes, entre países, organizaciones e instituciones financieras, anunciarán su respuesta económica a los llamados de «ayuda urgente» de los países latinoamericanos, para dar respuesta a la migración venezolana.

La pandemia, que golpea con fuerza América Latina y el Caribe con más de 40.000 muertos, «ha vuelto a poner sobre la mesa la urgencia de actuar», dijo el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

«El impacto de la pandemia ha golpeado severamente a países de acogida», subrayó en un comunicado la cancillería de Ecuador. También pidió más recursos internacionales «para hacer frente a la crisis migratoria y de refugiados».

¿Cuánto se necesita?

La plataforma regional liderada por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima en unos 1.410 millones de dólares la ayuda necesaria en 2020 para atender la crisis. De ese total, al menos $430 millones se deben destinar a acciones relacionadas con el virus.

Fuentes en Bruselas descartan que las donaciones superen los 1.000 millones de dólares. Sin embargo, consideran necesaria cualquier aportación para auxiliar en la segunda mayor crisis de desplazados del mundo, tras Siria.

Venezolanos en la calle

Venezuela vive una grave crisis socioeconómica, institucional y política desde 2015. Desde entonces, más de 5 millones de personas han abandonado el país, en su mayoría a países vecinos, según datos de la ONU.

En octubre de 2019, en un evento en Bruselas que permitió recaudar unos 133 millones de dólares, los países de acogida ya solicitaron ayuda para atender a los migrantes. Ahora realizan lo mismo debido al impacto económico del virus.

El desempleo generado por las medidas para contener la pandemia y el temor de ser objeto de discriminación han hecho que cientos de migrantes hayan decidido regresar a su país, pese a las restricciones en la frontera.

Además, muchos migrantes venezolanos se quedaron en la calle al perder sus empleos y ser desalojados.

«Estrategia distractiva»

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, explicó a la cadena Euronews que el 80% de los venezolanos dependen del dinero que ganan a diario o de la economía informal, muy golpeada por la pandemia.

«Se han visto profundamente afectados por este impacto económico. Muy a menudo también las comunidades que los acogen, que suelen ser pobres», agregó Grandi, llamando a aliviar la «carga» de estos países.

Acnur y la OIM estiman que Colombia necesitará por ejemplo 782,26 millones de dólares en 2020 para los migrantes y comunidades de acogida. Ecuador requiere 200,38 millones, Perú $148,64 millones, Brasil $87,51 millones y Chile $35,09 millones.

Los cancilleres de estos países, que acogen casi las tres cuartas partes de los migrantes venezolanos, tomarán la palabra al inicio de la conferencia, donde participarán Estados Unidos, Japón y países europeos, entre otros.

El Gobierno de Maduro criticó la celebración de la conferencia de donantes.

«La verdadera necesidad de fondos debería ir a la repatriación y reinserción de venezolanos que regresan por millares», tuiteó su canciller Jorge Arreaza. El canciller señaló que esto es una «estrategia distractiva» de Estados Unidos y la UE.