Gerentes chavistas de Pdvsa son torturados en el limbo de la “justicia revolucionaria”

Cerca de nueve meses han pasado desde la detención de Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba, el 28 de febrero de 2020, señalados por el Ministerio Público de estar incursos en los delitos de corrupción propia y divulgación de información estratégica. Sus familiares dijeron a El Estímulo que a partir de su detención, hace 262 días, tanto Alfredo como Aryenis han sido torturados por militares y el proceso judicial no avanza.

Gerentes chavistas de Pdvsa son torturados en el limbo de la “justicia revolucionaria”

Dos trabajadores de la petrolera estatal acusados de filtrar información confidencial y causar daño patrimonial a la Nación cumplen nueve meses atrapados en un proceso judicial lleno de irregularidades. Están recluidos en una instalación militar y han sido torturados, denunciaron sus familiares.

La prisión arbitraria se debe a «un pase de factura» por no dejarse corromper ni apoyar “guisos rojos” (negocios corruptos) del chavismo mediante empresas de maletín, afirman familiares.

Cerca de nueve meses han pasado desde la detención de Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba, el 28 de febrero de 2020, señalados por el Ministerio Público de estar incursos en los delitos de corrupción propia y divulgación de información estratégica.

Sus familiares dijeron a El Estímulo que a partir de su detención, hace 262 días, tanto Alfredo como Aryenis han sido torturados.

Chirinos ha contado, en las pocas visitas que se le permiten, que los primeros tres días en que permaneció en el sótano de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) fue brutalmente maltratado y asfixiado con bolsas que contenían algún químico. Incluso le quemaron la cara. Fue golpeado hasta desmayarse. Todo para que aceptara su culpabilidad. Por su parte, Aryenis estuvo esposada durante tres días. Primero en una oficina y luego en una celda pequeña, donde sólo había una silla. Ambos sin poder comunicarse con sus familiares. Le mostraban a Alfredo golpeado para tratar de doblegarla y que también asumiera los cargos que le imputa la Fiscalía.

Militantes del PSUV

Ayernis Torrealba es ingeniero y tenía el cargo de gerente de Operaciones de Crudo y Residuales de Comercio y Suministros. Alfredo Chirinos también es ingeniero y se desempeñaba como gerente de Operaciones de Especialidades de Comercio y Suministros, en la sede principal de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Caracas. Aryenis y Alfredo son pareja, vivían en el mismo apartamento y pertenecen al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Estas historias las hemos escuchado antes en esta Venezuela actual. Pero esta vez se trata de personas afectas al régimen, que ahora muerden el mismo polvo de quien disiente. Los sorbos de maldad también son consumidos por los “camaradas revolucionarios” que no siguen los libretos oficiales. Sin embargo, el delito de tortura no tiene color político. Es por ello que Alfredo y Aryenis están en la lista de víctimas de la Misión de Naciones Unidas que dejó en el país la alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

El general Néstor Reverol, entonces ministro del Interior, al momento de presentar las detenciones de los esposos Chirinos y Torrealba.(Foto: Medios oficiales).

Una inusual aprehensión

No hubo persecución, ni tampoco fue preciso prohibir la salida del país de los extrabajadores de la petrolera estatal para capturarlos. Se reeditó un procedimiento típico del régimen: fueron convocados a una entrevista. Alfredo, recién operado de las cordales, acudió a la cita. Lo mismo hizo Aryenis. De la reunión salieron esposados. Después de que la Dgcim aprehendió a los dos gerentes, allanó la residencia donde estos vivían. En el procedimiento se llevaron las laptops y un disco duro. Los teléfonos móviles les fueron incautados al momento de la detención.

La Fiscalía y su libreto

El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) Tarek William Saab, afirmó, después de reunirse con la familia de Aryenis y Alfredo a solicitud del propio Nicolás Maduro, que se practicaron 12 experticias a los equipos incautados y especificó algunas.

“Primero, Existe un acta de investigación penal donde se detecta el forjamiento de oficios para la comercialización de crudo Mesa 30 y gas licuado (GLP) con una empresa que no tenía relación comercial con Pdvsa. Segundo, se recabó un memorándum de febrero de 2019 y un punto de cuenta de 2019, en el que se deja constancia de las solicitudes que realizaba directamente Chirinos a la vicepresidencia de Comercio y Suministros para pago de servicios de operaciones de descarga de gas licuado de petróleo en euros y dólares bajo la modalidad de pago por compensación, sin la aprobación del comité de comercio y suministro, afectando directamente el patrimonio de Pdvsa. Se recabó un disco duro externo, celulares, computadoras que comprometen, que contenían información de carácter confidencial”, declaró el fiscal general.

Del otro lado, los familiares aseguran que sí tenían todos esos equipos en casa porque debían estar atentos a cualquier información que se les requiriera, incluso fuera del horario de trabajo. Debían disponer de todos los datos posibles porque de ello dependía la decisión que pudiera tomarse en algunos casos, ya que un fallo de cálculo se traduciría en pérdidas para la empresa energética.

Pase a juicio

Aunque la detención se produjo el penúltimo día de febrero, la audiencia preliminar se efectuó el 22 de septiembre de 2020. El término legal establecido es de 45 días después de la presentación ante un juez de control. Si, para esa fecha, la Fiscalía no tenía listo el acto conclusivo, los detenidos debían ser liberados. Cabe destacar que la fecha de esta audiencia la anunció Tarek William Saab por el canal del Estado como un logro del sistema de justicia, siete meses después. En esa misma oportunidad informó que se reuniría con los familiares de ambos detenidos, a solicitud de Maduro.

Ese mismo día, el tribunal declaró sin lugar la acusación por los delitos de terrorismo y asociación para delinquir. Solo mantuvo las acusaciones penales de corrupción propia y divulgación de información estratégica.

Aryenis y Alfredo fueron pasados a fase de juicio, ratificando además la privativa de libertad para los dos exgerentes de Pdvsa. El expediente es el 8J-1253-20. La causa se lleva en el Tribunal Octavo de Juicio del Área Metropolitana de Caracas, a cargo del magistrado Pablo José Vicentelli.

Revolución ingrata

El padre del exgerente petrolero detenido, Alfredo Antonio Chirinos, es miembro de la Asamblea Nacional Constituyente por el municipio Cruz Paredes, de Barinas. Se autodefine como un revolucionario de verdad. Habla con nostalgia de la lucha armada que comenzaron en 1962, cuando tenía apenas 16 años y se sumó a la guerrilla de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, en la Sierra de Falcón.

Chirinos rememora a algunos compañeros de armas conocidos, como Douglas Bravo, a quien se refirió como el “comandante del frente José Leonardo Chirinos de Falcón”. También menciona a Francisco Prada, a Teodoro Petkoff y a Alí Rodríguez Araque. Al mencionar a este último, prosiguió diciendo: “Fíjate tú en lo contradictorio, la Comisión Alí Rodríguez Araque, que nombró el presidente Maduro para investigar, es quien mete preso a mi hijo. Rodríguez Araque fue un revolucionario mundialmente reconocido. Y fíjate, la comisión que lleva su nombre es la que pasa el informe para que detengan al muchacho. Un muchacho al que Alí conoció cuando apenas tenía 5 o 6 años. Es una contradicción. Pero bueno, así es la vida, y la política se convierte a veces en castigo en cuanto a la cuestión humana”, señala el exguerrillero.

Los años dorados

“Nosotros fuimos la generación de oro, que no es la misma a la que se refería Chávez. Fuimos jóvenes patriotas que se alzaron en El Carupanazo, en 1962, y en Puerto Cabello, también en el 62. Estudiantes de la UCV y de liceos de Caracas y del interior, algunos de los cuales fueron asesinados por el simple hecho de pedir la libertad de algún compañero preso”, recuerda este exdirigente del Partido Comunista de Venezuela.

Chirinos padre indicó que le han escrito cartas a la directiva de la ANC presidida por Diosdado Cabello, sin obtener respuesta.

“Desde el punto de vista de la disciplina del partido, de la militancia, no nos han dado respuesta. No nos han dicho nada. Desde el punto de vista humano estoy dolido por la situación de mi hijo. Apenas he podido verlo en una oportunidad. Uno viene de una larga lucha, en la que ha visto los diferentes sacrificios que se han hecho. Tengo 73 años y a pesar de que mi hijo está preso, sigo creyendo en el proceso revolucionario, como un cambio social para el país y para el mundo. Por eso espero justicia”, manifestó Alfredo Antonio Chirinos.

“Es un pase de factura”

El viejo combatiente sabe que en el proceso seguido contra su hijo se violó el estado de derecho. “Mi hijo y su esposa siguen con la moral en alto, como revolucionarios. Ellos no han querido aceptar cosas indebidas de personas dentro de la empresa. Yo pienso que es un pase de factura”.

Enfatizó en que sigue respaldando el proceso revolucionario, a pesar de las circunstancias. Pero afirma que dentro gobierno hay personas que lo están haciendo mal y eso debe acabarse.

Iracara Chirinos, hermana de Alfredo, dice que su familia es comunista “no de Chávez para acá, sino de toda la vida”.

Recuerda el pasado guerrillero de su papá y dice que de allí viene su nombre, “Iracara”, (que significa: selva misteriosa). “Mi papá perteneció al Partido de la Revolución Venezolana (PRV) y a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional. Crecimos en un hogar de revolucionarios, desde mi bisabuelo”, indicó.

El emporio del maletín

Iracara Chirinos reitera que lo que le ocurre a su hermano y a su cuñada es un pase de factura.

“A ellos les están cobrando el no haberse prestado para corruptelas. No es un secreto para nadie que las empresas de maletín funcionan en Pdvsa desde hace muchísimos años. Ellos fueron siempre muy críticos, sobre todo con el cumplimiento del protocolo y de la Constitución. Se negaron a cumplir con cualquier orden que estuviera fuera de la norma legal y, por supuesto, esto le trajo pérdidas a corruptos que manejan esas empresas de maletín”, afirma.

¿Cómo Roberto Rincón estafó $1.000 millones a Pdvsa?

El proceso de los Estados Unidos de América contra el millonario venezolano Roberto Enrique Rincón Fernández por fraude y sobornos por al menos 1.000 millones de dólares de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) da nuevas pistas sobre la corrupción en los gobiernos chavistas, e involucra sin nombrarlos a ejecutivos de la estatal, según las actas del caso.