<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La vida pasa debajo del balcón

Los balcones y las ventanas de una ciudad vacía con los hogares llenos, son el palco a la calle esquiva, a la vida que pasa. Fotos: Daniel Hernández

La vida pasa debajo del balcón

Después de varias semanas en cuarentena, ciudadanos de todo el mundo se han acostumbrado a mirar cómo la vida pasa debajo del balcón.

En la ahora silenciosa Caracas, que ya cumplió un mes de confinamiento, solo los rostros de las personas asomadas en el balcón o en las ventanas de sus casas permiten especular historias de lo que puede estar pasando detrás del vidrio. Aburrimiento, conflictos, episodios de estrés, nuevos hobbies, descubrimiento de talentos, más comidas en la mesa, más series compartidas, quizás.

balcones cuarentena

La paradoja de este confinamiento, donde cada familia está encerrada en su espacio, es que estamos conociendo mejor a los vecinos. Sus conversaciones se hacen cotidianas, aprendemos sus gustos musicales, o simpatizamos con el niño de la casa.

balcón

 

Todo este conocimiento se filtra a través del sentido auditivo, en sonidos que antes no escuchábamos porque ninguno estaba tanto tiempo en casa. Incluso, comparten sin timidez sus conversaciones telefónicas con otros confinados que están en la distancia.

balcones cuarentena

Los vecinos se conocen más sin siquiera mirarse a los ojos.

 

balcón

El tapaboca es el nuevo signo de quien se atreve a romper el confinamiento de las paredes del hogar. En Venezuela aún hay libertad para moverse discretamente, siempre con mascarilla. Es la contraseña para reencontrarse con el cemento, o para alejarse de tanta intimidad forzada.

Eso sí, también en soledad. El distanciamiento social es con o sin tapaboca. Solo está permitido estar cerca de aquellos que nos acompañan en el confinamiento.

cuarentena

La vida pasa debajo del balcón, en una ciudad vacía con hogares llenos.