Turismo nacional se beneficia por retruque en un país en crisis

En apenas dos años, el sector turismo se ha ido reacomodando en función de la realidad económica y si bien los viajes internos se han incrementado, aún falta por desarrollar infraestructura para atender una demanda natural, opinan operadores de esa industria.

Turismo nacional se beneficia por retruque en un país en crisis

El segundo semestre de este año será todo un desafío para el sector turístico en Venezuela luego que el Centro Nacional de Comercio Exterior -en febrero- redujo en 72% el cupo viajero para Estados Unidos y en 50% para Europa, Asia, África y Oceanía.

La Asociación Venezolana de Mayoristas y Empresas de Representaciones Turísticas (Avemarep) estima que esta medida disminuirá en 50% las actividades de este sector, relacionadas a la venta de pasajes, reservas en hoteles y alquiler de carros en el exterior.

Jorge Rivas, presidente de Avemared, explica que “los destinos más afectados son Miami, Puerto Rico y Nueva York debido a la reducción de vuelos y del cupo viajero”. Además de la escasez de divisas y el esfuerzo por parte del gobierno de frenar la salida de grupos conocidos como “los raspacupos”.

El recorte del cupo viajero se convierte en el segundo zarpazo que recibe este sector en poco tiempo. El primero fue hace dos años cuando las aerolíneas dejaron de recibir los dólares producto de las ventas de los boletos. “En total son $3.500 millones que el gobierno no ha podido compensar y que por lo tanto están represados en Venezuela”, explica Rivas.

Esta situación trajo efectos colaterales y por retruque el turismo nacional se ha visto beneficiado en vista que cada vez es más difícil salir del país. Ricardo Cusanno, presidente del Consejo Superior de Turismo, asegura que los destinos más beneficiados son los de tierra firme debido a los problemas de conectividad que hay en Venezuela.

“Apure es uno de los destinos con mayor auge turístico en el país. Todo empezó en la época de las guarimbas de 2014 cuando a la gente le daba miedo ir a las playas del centro occidente y migraron a los llanos en donde no había mayor actividad de protesta”, explica Cusanno.

Además de Apure, Barinas y Mérida son los otros estados del país que presentan un repunte en sus actividades turísticas. El primero porque el ministerio del Turismo le dio prioridad a la aprobación de créditos para empresas durante el año pasado, y el segundo porque el teleférico de Mérida fue abierto nuevamente.

En el caso de Margarita, el turismo aumentó 20% según informa Rivas, pero la falta de oferta de pasajes limita que este destino siga repuntando.

Dentro de todo este escenario, a Cusanno le preocupa una cosa: el auge del turismo nacional no es sustentable en el tiempo porque la clase media cada vez viaja menos.

Explica que en 2013 “el tiempo de estadía era entre 9 y 11 días; mientras que en 2014 fue de entre 4 y 5 días. Por otro lado, la clase media, que representa el grueso de los turistas, ya no viaja con la misma frecuencia en vista de la pérdida del poder adquisitivo. Solo las clases sociales altas se están viendo favorecidas con nuevas opciones de 4 y 5 estrellas que comienzan a aparecer en Venezuela”. Esto acentúa la brecha entre los venezolanos.

Lo mismo opina el presidente de Avemarep, quien resalta que “de nada sirve que el turismo nacional incremente si esto va en detrimento del turismo internacional”. A su juicio, el auge de las actividades nacionales tiene que darse de manera natural y hasta tanto Venezuela no tenga una infraestructura adecuada para cubrir su demanda los resultados nunca serán positivos.

Esta misma situación también se extendió a las agencias de viajes. Según Sandra González, presidente de la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo (Avavit), las agencias de viajes se han tenido que adaptar a la realidad del país, por lo que “estamos buscando nuevas oportunidades de negocio como el turismo nacional”.

González detalló que en el mes de junio se sabrá qué impacto tuvo la reducción del cupo viajero en este sector y destaca que por ahora no se atreve a hacer estimaciones.

Por último, agrega que a pesar de la situación país “existe un viajero que por negocio o placer está viajando y busca la manera de salir del país, sobre todo con las aerolíneas nacionales que tienen rutas internacionales y venden en bolívares, como Santa Bárbara, Láser y Avior.