La moda no escapa al debate de lo "políticamente correcto"

Lo que "debe" ser o no: también pasa en el mundo de la moda. Y hay un tipo de censura y también un empeño por ajustarse a las formas de los debates globales. Y algunos pocos que se atreven a romper con todo

«Puritanismo», «neoconservadurismo»… Influyentes diseñadores como Hedi Slimane y Anthony Vaccarello denunciaron las limitaciones creativas que pretende imponerles la sociedad actual, topando con colegas que anteponen la lucha de las mujeres y por la diversidad racial y sexual.

La moda, reflejo de las tendencias sociales, se suma así a un debate predominante en el espacio público, especialmente desde el estallido del #MeToo a finales de 2017.

Uno de los primeros en sacar a relucir la controversia fue el diseñador francés Hedi Slimane, tras haber sido objeto de duras críticas por su primera colección provocadora con la firma Celine, presentada el año pasado.

«Ya no vivimos en una época de ligereza. Hay que resistir creativamente a esta forma disfrazada de neoconservadurismo», dijo Slimane en una entrevista reciente con la edición francesa de la revista Vogue.

Y aunque corrigió el estilo desde su segunda colección, Slimane aseguró no arrepentirse de sus primeros diseños de vestidos ajustados, cortísimos y pensados para adolescentes filiformes.

FASHION-FRANCE-CELINE

«Todo fue publicidad» para Celine, «en un contexto tan puritano», dijo, arremetiendo contra el dominio de «esta posición demagógica de lo políticamente correcto».

– «Demasiado transparente» –
El belga Anthony Vaccarello, que sucedió a Slimane como director artístico de Saint Laurent en 2016, coincidió con su colega.

Actualmente es «imposible tener una opinión contraria a la opinión general (…) Me dicen ‘es demasiado corto, demasiado transparente’. Odio este nuevo puritanismo que lo juzga todo», dijo Vaccarello al dominical francés Le Journal du Dimanche, en vísperas de la Semana de la Moda de París que arrancó el pasado lunes.

FRANCE-FASHION-SAINT LAURENT

Vaccarello, cuya firma ha sido blanco de denuncias por algunos de sus anuncios juzgados «degradantes» para la mujer, también cargó contra «las cuotas» para imponer una diversidad racial en los desfiles.

«El problema del racismo y de la misoginia es que lo denuncia quien lo es, y ese no es mi caso», dijo el diseñador, cuyo desfile el martes estuvo protagonizado por Naomi Campbell.

También Richard René, director artístico de Guy Laroche, denunció una época en «la que no se puede decir nada ni hacer nada». Y, en reacción, organizó un desfile en que celebró la prostitución de lujo de los años 1970, «una época de libertad».

«No hay que mezclar las cosas: #MeToo atañe a personas a quienes se les obliga, es una agresión sexual, aquí se trata de gente que decide vender su cuerpo», dijo a la AFP René, tras su desfile el miércoles inspirado en la famosa proxeneta francesa Madame Claude.

– «La lucha no acabó» –
Esta postura contrasta con quienes se convirtieron en baluartes de los combates actuales, como el feminismo.

Un claro ejemplo es la italiana Maria Grazia Chiuri, directora artística de Dior, cuyos desfiles giran en torno a grandes figuras femeninas de la historia y una de sus prendas más icónicas es la camiseta que diseñó con el lema «We should all be feminists» (Todos deberíamos ser feministas).

FRANCE-FASHION-DIOR

«Es obvio para todo el mundo que hay una falta de diversidad. El combate no ha acabado, tenemos que seguir luchando por los derechos de las mujeres, por la diversidad en la moda y porque la homosexualidad sea aceptada», dijo a la AFP Olivier Rousteing, director artístico de Balmain.

«Si hay gente que cree que todavía no se lucha por todo esto, es que son anticuados», agregó Rousteing, primer diseñador negro al frente de una firma parisina.

Para el indio Manish Arora, cuya nueva colección celebra la diversidad sexual y el fin de las diferencias de género, la moda no puede dejar a nadie fuera porque todos «somos una familia».

FASHION-FRANCE-MANISH ARORA

Su desfile del jueves rindió homenaje a los artistas LGTBQAI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, queer, intersexual y asexual).