Economía

Nobel de Economía premia lucha contra la pobreza

El Nobel de Economía reconoció este lunes el trabajo de Esther Duflo, Michael Kremer y Abhijit Banerjee, tres expertos en el campo del desarrollo que han transformado los estudios sobre pobreza con un enfoque experimental y que han tenido influencia directa en las políticas en esa área

La costosa renuncia a una educación en la UCAB

Por los pasillos de la Universidad Católica Andrés Bello se piensa en dólares, como en todo el país. Con cada inscripción resurge la inquietud por los montos a pagar. Se escucha en esa casa de estudios, y se evidencia en redes sociales. A los estudiantes de la UCAB les preocupa que las fluctuaciones del dólar abulten el costo de la matrícula. La moneda nacional, la única que acepta la casa de estudios, hace de los cálculos un constante devaneo debido a la devaluación, mientras algunos padres sienten frustración al no poder formar a sus hijos en ese prestigioso campus

La Venezuela paralela de los bodegones

Se multiplican como ningún otro negocio en Venezuela. Ofrecen productos que desaparecieron de los anaqueles y de la capacidad de compra de la mayoría de los venezolanos. Exhiben mercancía proudly made in USA en un país con un supuesto "bloqueo" económico, según la narrativa oficial. Son el aliviadero de quienes tienen dólares para comprar, aunque la operación les salga bastante más cara

Se pudren las cosechas de lo poco que se produce en Venezuela

La escasez de gasolina es el último clavo en el ataúd de la producción de comida en Venezuela. A la caída sostenida de cultivos registrada en los últimos años, se le suma la falta de combustible que impide el trabajo en el campo, la distribución de insumos y el transporte de los cultivos hasta los comerciantes y expendedores. En un país con hambre, habrá menos bocado

Venezuela, el país del remiendo

En Venezuela, las esperanzas financieras de Eliset González están puestas en un nicho de mercado. Ella ha optado por sacarle provecho a lo que para otros es desecho. Su historia se replica, pues ahora en el país latinoamericano nada se bota hasta que no sea inevitable A diario, Eliset González se sienta en un puesto en un mercado de Caracas y repara bombillas rotas para aquellos que no pueden permitirse una nueva en una nación devastada por la crisis. "Siento que con esto ayudo a la comunidad ya que esos bombillos están súper caros. Además, me ayudo yo también", dijo González, que aprendió a desarmarlos y repararlos en prisión, donde pasó varios años por robo. REP-GEN VENEZUELA-RECICLAR PARA SOBREVIVIR Según sus cálculos, una bombilla fluorescente compacta nueva puede costar el equivalente a varios dólares en la devaluada moneda venezolana, o el equivalente a casi el salario de un mes. Pese a esto, la calidad es tan mala que puede durar apenas una semana. Con una reparación, pueden funcionar durante más de seis meses más y por una parte de ese precio, explicó González. "Aprendí esto en un centro penitenciario en donde estuve privada de libertad. Allí me dediqué a estudiar", dijo González. REP-GEN VENEZUELA-RECICLAR PARA SOBREVIVIR Su extraño trabajo es una respuesta ingeniosa al caos económico que domina la que en su día fue una rica nación petrolera, donde la escasez de comida y medicamentos ha llevado a más de cuatro millones de venezolanos a buscar refugio en todo el mundo en los últimos años. El año pasado, la creciente hiperinflación alcanzó el millón por ciento. Pero en este escenario de decadencia económica, la historia de González no es original. REP-GEN VENEZUELA-RECICLAR PARA SOBREVIVIR En otra parte de la ciudad, Vladimir Fajardo reúne algo de dinero reciclando objetos aleatorios. Muchos días se sienta en una acera de Caracas y utiliza una cuchara afilada para construir autos de juguete con botellas de plástico, a los que les instala un sistema interno de poleas con bandas de goma para hacer que las partes del coche giren. Cada juguete le toma alrededor de media hora. "Hay gente que me dice ‘¿y si te doy un dólar? ¿Un dólar te sirve?’”, dijo Fajardo. “Sí, deme un dólar. Después lo vendo y con eso como”. REP-GEN VENEZUELA-RECICLAR PARA SOBREVIVIR Fajardo, que en el pasado tuvo problemas de drogadicción y recorre los vecindarios de la capital venezolana en busca de clientes, está orgulloso de su trabajo. Sus mayores seguidores son "los que conocen de la creatividad y saben de esto", apuntó. REP-GEN VENEZUELA-RECICLAR PARA SOBREVIVIR Para Elizabeth Cordido, una psicóloga social en la Universidad Metropolitana de Caracas, los intentos de los venezolanos por sobrevivir reciclando artículos que de otra forma irían a la basura es, de algún modo, positivo. Pero apuntó que "es muy negativo que sea a través de la pobreza y del incremento de la pobreza que hayamos llegado a esto”. "Da lástima. Es doloroso", señaló. REP-GEN VENEZUELA-RECICLAR PARA SOBREVIVIR

Las caras que revalúan el bolívar soberano

Ni el más soñador imaginaría al Che Guevara, a Pablo Escobar y a Frida Kahlo como compañeros de lucha. Pero Javier Ceballos y Paula Villamizar lograron "unirlos" para una misión especial: "revaluar" los golpeados billetes de Venezuela

Alejandro Betancourt replica: no se ha hecho millonario con apagones de Venezuela

“Don Alejandro Betancourt en modo alguno se ha hecho millonario con los apagones que padece Venezuela. Esta afirmación al margen de ser sumamente insidiosa, es totalmente incierta", alega una "carta de rectificación" enviada a El Estímulo por el Letrado español Javier Gómez Bermúdez, -actuando en nombre y representación de Alejandro Betancourt-. Los interesados solicitan la réplica al reportaje reproducido en la revista Clímax el pasado día 22 de marzo de 2019, que llevaba por título “Alejandro Betancourt, el “bolichico” que se hizo millonario con los apagones”,firmado por Fiorella Perfetto, y originalmente publicado por el portal Caraotadigital.com.

¿Qué nos depara el futuro si el chavismo sigue en el poder?

El 28 de enero de este año, el Departamento del Tesoro de EEUU emitió sanciones contra la empresa Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (Pdvsa). El acceso a las cuentas de la República quedó totalmente bloqueado y 7.000 millones de dólares fueron congelados. Sin la posibilidad de exportar petróleo, la expectativa e incertidumbre sobre lo que pasará después crece 

Cuando la remesa ya no alcanza

Salir de Venezuela para lanzar, desde afuera, un salvavidas económico a quienes quedan atrás. La realidad de muchos se trastoca por la velocidad en que la hiperinflación devora incluso los envíos en divisas extranjeras. Por las calles de Perú el tema corre de boca en boca. Y la presión por producir más dinero marca la agenda

El pernil que no llegó en realidad nunca existió

Nicolás Maduro volvió a prometer perniles navideños, y no cumplió. Esta vez ni Portugal ni Colombia fueron señalados como culpables. Sin explicaciones oficiales, pero tampoco excusas, basta hacer una radiografía del sector porcino nacional para encontrar algunas respuestas

Una vida familiar en el torbellino de la hiperinflación

Existe un antes y un después de la hiperinflación. La familia Ardila Cabrera lo sabe. Cambiaron las rutinas, los hábitos, y los pequeños placeres se convirtieron en grandes lujos. El presupuesto se desangra. El dinero no alcanza, ni queriendo. Se vive con lo mínimo, como se pueda, estirando cada bolívar. “Donde comen dos, comen tres”, no suena a refrán sino a proeza. Rendir la plata es la clave y sobrevivir la meta, si la hiperinflación que comenzó hace un año deja

Entender la hiperinflación, manual de supervivencia

Adquirir algún producto en Venezuela es una carrera contra el tiempo. Como si se tratara de ciencia, los venezolanos han tenido que despejar una ecuación que les permita surfear la hiperinflación. Entre inversiones, dólares y criptomonedas los ciudadanos buscan cómo no sucumbir a ese dolor de cabeza

La memoria corta que padecen los comerciantes por la hiperinflación

Los precios suben día a día. Y mientras las cifras van cambiando, al venezolano se le hace cada vez más difícil mantener en su memoria los montos de los productos. Recordar cuánto costaba un artículo hace unas semanas es engorroso, intentarlo con respecto a noviembre de 2017 luce tarea imposible. En los locales comerciales, las listas de precio causan risa, y espanto. Venezuela cumple su primer año en hiperinflación

Terminar la universidad en Venezuela: la carrera más difícil

Las universidades privadas están cercadas entre aumentos desenfrenados y una hiperinflación que amenazan su propia subsistencia. Los estudiantes que todavía sueñan con graduarse se rebuscan para pagar lo que se les exige, pero no todos pueden y optan por dejar de lado el sueño de la toga y el birrete

Entender el bolívar soberano, sin ceros pero con incertidumbre

La reconversión monetaria vio la luz el 20 de agosto de 2018. Los números en las cuentas se disminuyeron y los bolívares soberanos empezaron a ser entregados el mismo lunes en algunas entidades bancarias. Aunque el Gobierno calificó la medida como un “éxito”, son muchos los venezolanos que viven con la incertidumbre y la confusión que implica la nueva moneda nacional y el “paquetazo” económico

Rematar el patrimonio, el peor impuesto de la crisis

Quien emigra necesita dinero, y busca recuperar lo invertido en el inmueble que alguna vez pudo pagar. Pero la devaluación es tan dura que los precios, al cambio en moneda dura, se desploman. Con una demanda mínima y una oferta marcada por el recambio, sin construcciones nuevas, se imponen dos caminos: cerrar la puerta "por ahora" o rematar a precio "de gallina flaca" sin reparar en cómo lo que fue una inversión ahora se diluye En 2012 Desireé Abreu* decidió regalarle a su madre una casa propia. Poseía dos empleos como asistente de laboratorios clínicos y devengaba un sueldo mínimo, ajustados en mayo y septiembre por el expresidente Hugo Chávez: 1.780,45 bolívares y 2.047,52 bolívares, respectivamente. Con sus ahorros y un crédito bancario, pudo cumplir su sueño. A su madre le compró una casa en El Paraíso que costó 450.000 bolívares en aquel entonces.

Bolívar soberano, contar con los dedos en medio de la confusión

Todos lo hablan, pocos lo entienden. El gobierno anunció medidas económicas y agregó más dificultad a la ecuación: en vez de quitar tres ceros, ahora serán cinco. Así el venezolano ha echado mano de calculadora, hoja y papel o sus propios dedos para sacar cuentas y afrontar el cambio de este 20 de agosto