<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Desinformación en Venezuela (III): Los sms no escapan de la censura

Controlar la circulación de información en Venezuela ha sido un objetivo del chavismo a lo largo de los años. También se controlan los contenidos de los sms

Desinformación en Venezuela (III): Los sms no escapan de la censura

Venezuela es una suerte de archipiélago, en materia informativa. Somos islas, en la medida en que lo que es conocido por unos es desconocido para otros. Aunque tengamos proximidad geográfica o física, en realidad hay una profunda fragmentación y desinformación en el país.

Hace un año ocurrió un hecho público y notorio, se trató del incendio de la fábrica de galletas Puig en el estado Aragua. Tal como lo reseñó en su momento El Estímulo, aquel hecho presuntamente estaba relacionado con una extorsión que los propietarios se negaron a pagarles a integrantes de la banda del Tren de Aragua.

La noticia tuvo un impacto público, presencié como en diversos chats de amigos, colegas o familiares se habló del asunto. Muchos medios digitales informaron sobre este hecho.

Pocos días después, en el oeste de Caracas fui a una ferretería de una conocida cadena que ahora también vende alimentos. Mientras hacía la cola para pagar un café, observé que había galletas Puig y decidí comprar tres paquetes. La persona que estaba detrás de mí en la cola me pregunta si estaban a buen precio.

Estoy tomando previsiones porque recién incendiaron la fábrica de estas galletas, expliqué. La persona que me preguntó, y otras tres personas más que estaban haciendo cola, e incluso la cajera, ninguno de ellos sabía nada de lo ocurrido. Ese grupo de personas desconocía por completo lo relacionado con este hecho.

Este ejemplo me sirve para graficar la idea de que somos archipiélagos en el océano de la desinformación en Venezuela.

Internet, otro servicios que escasea en Venezuela

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos, en este año 2020 apenas cuatro de cada 10 hogares, en promedio en Venezuela, tiene un servicio de Internet operativo. Los que sí disponen del servicio de Internet en sus casas sufren la conexión más lenta de toda América, incluso por detrás de Haití.

Conexión a internet. Foto: FayerWayer

Una serie de grupos focales que realizamos en el estado Lara poco antes de que se decretara la cuarentena, nos arrojó que sólo un 20 por ciento de venezolanos en zonas rurales y un 40 por ciento en zonas urbanas contaba con un teléfono inteligente. Esta fotografía no es exclusiva de esta zona del país, en realidad es la fotografía del país.

Un teléfono inteligente básico, pero con capacidad de que trabaje con las aplicaciones de Twitter o Instagram, además del Whatsapp, tiene un costo de 120 dólares en el mercado venezolano. Para un venezolano de a pie un Smartphone representa el equivalente a 40 salarios mínimos, incluyendo el bono de alimentación mensual. Es un aparato lejano para una población que mayoritariamente está luchando por sobrevivir.

Los sms no escapan de la censura

Hace poco conocimos de la iniciativa de una organización de derechos humanos que tras evaluar todo este contexto decidió empezar a compartir información por los mensajes de texto, dado que el servicio de sms tiene un alcance para los venezolanos desconectados del Internet o de la tecnología celular más avanzada.

Tras varias semanas de enviar informaciones se encendieron las señales de alarma en la empresa mayorista que distribuye los mensajes. La razón, se había mencionado a Juan Guaidó en un sms informativo que decía lo siguiente:

«La presente es para informarles que en los filtrados de las cajas hay 188 sms con el texto: Juan Guaidó convoca a líderes de oposición para proponer hoja de ruta y concretar pacto unitario en los próximos 10 días. Vía ElImpulso.

Los mismos fueron eliminados.

Como es bien sabido, no es permitido los mensajes de índole político.»

La empresa que distribuye los sms fue puesta en alerta por una de las dos empresas de telefonía móvil, Digitel o Movistar, en donde existen personas filtrando palabras clave que sean incómodas para el régimen de Nicolás Maduro.

Como se verá este texto era meramente informativo, pero el sistema de censura oficial también alcanza a los mensajes de texto en Venezuela.

Tras varias conversaciones, entre la organización de derechos humanos y la empresa mayorista, se acordó no mencionar a líderes políticos de oposición en los sms. Aparentemente el servicio iba a continuar sin sobresaltos.

Pocos días después, llegó la comunicación para cortar definitivamente el servicio. Tampoco se podía hablar de protestas ciudadanas.

“El pasaporte está enviando este texto que quedó filtrado, por el mismo cliente que la vez anterior:
Estado Barinas no se paralizó por protestas contra escasez de gasolina. Manifestación ocurrió en localidad de El Corozo. Verifica EsPaja.

Como bien sabes estos mensajes NO están permitidos ser enviados. Los mismo fueron descartados”.

Controlar la circulación de información en Venezuela ha sido un objetivo del chavismo a lo largo de los años. También se controlan los contenidos de los sms.

Leer más: Desinformación en Venezuela (I): El chavismo copó Twitter y Desinformación en Venezuela (II): Informarse un día sí y otro no

Otro lío para Luis Suárez: Demostraron la falsedad de su examen para la ciudadanía italiana

Después de salir del Barcelona, Luis Suárez aceleró la obtención (por derecho conyugal) de la ciudadanía italiana. Pero unos audios filtraron que habría hecho trampa. La Fiscalía de Peruggia hoy anunció que "las actividades de investigación demostraron que las asignaturas cubiertas por el examen estaban previamente convenidas con el solicitante y que la puntuación pertinente se había dado incluso antes"