FOTOS y VIDEO | Han despedido a 60 trabajadores del Metro en lo que va de 2018

A los 18 años Deillily Rodríguez comenzó a trabajar en el Metro de Caracas. A punto de cumplir 13 años trabajando en la empresa estatal, fue despedida. ¿La razón? Haber participado en un acto de trabajadores en la plaza Caracas el pasado 25 de octubre en el que se exigían al gobierno respetar los contratos colectivos.

No sólo Deillily fue despedida. Junto a ella Jhonny Leon, que sumaba 31 años en la empresa y espera su jubilación en enero de 2019.

Con ellos suman 60 trabajadores despedidos en lo que va de año. A todos se les ha aplicado el artículo 79 de la Ley del Trabajo, el cual hace mención a las causas de despido:

Metro-AlejandroCremades-Ee-6068

Artículo 79. Serán causas justificadas de despido, los siguientes hechos del trabajador o trabajadora:

a) Falta de probidad o conducta inmoral en el trabajo.

b) Vías de hecho, salvo en legítima defensa.

c) Injuria o falta grave al respeto y consideración debidos al patrono o a la patrona, a sus representantes o a los miembros de su familia que vivan con él o ella.

d) Hecho intencional o negligencia grave que afecte a la salud y la seguridad laboral.

e) Omisiones o imprudencias que afecten gravemente a la seguridad o higiene del trabajo.

f) Inasistencia injustificada al trabajo durante tres días hábiles en el período de un mes, el cual se computará a partir de la primera inasistencia. La enfermedad del trabajador o trabajadora se considerará causa justificada de inasistencia al trabajo. El trabajador o trabajadora deberá, siempre que no existan circunstancias que lo impida, notificar al patrono o a la patrona la causa que lo imposibilite para asistir al trabajo.

g) Perjuicio material causado intencionalmente o con negligencia grave en las máquinas, herramientas y útiles de trabajo, mobiliario de la entidad de trabajo, materias primas o productos elaborados o en elaboración, plantaciones y otras pertenencias.

h) Revelación de secretos de manufactura, fabricación o procedimiento.

i) Falta grave a las obligaciones que impone la relación de trabajo.

j) Abandono del trabajo.

k) Acoso laboral o acoso sexual.

Se entiende por abandono del trabajo:

a) La salida intempestiva e injustificada del trabajador o trabajadora durante las horas laborales del sitio de trabajo, sin permiso del patrono o de la patrona o de quien a éste represente.

b) La negativa a trabajar en las tareas a que ha sido destinado, siempre que ellas estén de acuerdo con el respectivo contrato o con la Ley. No se considerará abandono del trabajo, la negativa del trabajador o trabajadora a realizar una labor que entrañe un peligro inminente y grave para su vida o su salud.

c) La falta injustificada de asistencia al trabajo de parte del trabajador o trabajadora que tuviere a su cargo alguna tarea o máquina, cuando esa falta signifique una perturbación en la marcha del proceso productivo, la prestación del servicio o la ejecución de la obra.

A ninguno se le ha explicado, sin embargo, cuál numeral se les aplica. Aunque las quejas del personal son de vieja data, los trabajadores denuncian que desde el anuncio de las medidas económicas hechas el pasado 20 de agosto, la situación ha empeorado.

Metro-AlejandroCremades-Ee-6079

Sostienen que han desaparecido los contratos colectivos para darle paso a un “Contrato marco o acta convenio” en el que solo interviene el gobierno y sindicatos afines al Ejecutivo. “Lo que viene ocurriendo es ataque desmedido en contra de la clase trabajadora”, dice Pablo Zambrano, representante del sector salud quien acudió junto a trabajadores de otras empresas del Estado para solidarizarse con sus compañeros.

Metro-AlejandroCremades-Ee-6082

Zambrano agrega que con los aguinaldos que pagará el gobierno, “uno no puede comprar ni un par de zapatos. Y si viene un supuesto aumento -si se da- volveremos a lo mismo. Se pulveriza el ingreso de la clase trabajadora”, enfatizó.

Metro-AlejandroCremades-Ee-6088

“No podrán tapar la protesta de los trabajadores con despidos”, dijo por su parte, Eduardo Sánchez del sector universitario.

Sánchez recuerda que en el Ministerio del Trabajo reposan alrededor de 3.500 expedientes de trabajadores despedidos, lo cual contrasta con el decreto de inamovilidad laboral que existe desde hace cinco años.

“Nos están quitando tres veces más de lo que ganamos para tener mano de obra barata. ¿Por qué se trata así a los trabajadores? A las trasnacionales y empresas se les exoneró del pago del impuesto mientras que aumentan el IVA a 16 %. Un impuesto que pagamos nosotros (trabajadores)”, cuestiona Sanchez al tiempo que advierte al gobierno que “está jugando con la candela”.

 

Retomando el caso del Metro, los empleados no sólo protestan por los problemas contractuales. La falta de mantenimiento de las instalaciones así como las condiciones de trabajo también son motivo de críticas a la gestión que, en estos momentos, lleva el presidente de la institución, Cesar Vega.

Metro-AlejandroCremades-Ee-6093

“No hay agua, no nos dan uniformes”, denuncia Jhonny Leon quien recuerda que Nicolás Maduro aprobó hace un año recursos para tres comedores los cuales, aún permanecen cerrados.

Metro-AlejandroCremades-Ee-6022

Solo en la línea 1 del Metro, la más usada, de 48 unidades están funcionando entre 16 y 23 trenes. A eso se le suma la fuga de talentos que se ubica en 50 % de trabajadores que se han ido. Una fuga que se remonta desde 2015.

Y es que un operador del Metro, la misma empresa de donde salió Nicolás Maduro, devenga un salario de 2500 bolívares soberanos.
“Me siento vulnerada. Ahora debo reinventarme pero seguiré en la calle exigiendo mis derechos”, asegura Deillily que también denuncia el nepotismo que existe en la institución puesto que la jefa de Recursos Humanos, hasta hace unos días que fue removida, es hermana del presidente del Sindicato pro oficialista, Edison Alvarado.

Metro-AlejandroCremades-Ee-6029

“Se les está saliendo de las manos”, sentencia Deillily al recordar que María Cortiño, representante legal del Metro les dijo que “se reservaban el derecho a reenganche”, ante lo cual, los trabajadores sostienen que seguirán en la calle hasta ser reenganchados.

Deillily finalmente cuestionó que Maduro, quien se hace llamar el “presidente obrero y feminista” este de “brazos cruzados” ante lo que está sucediendo en esa y otras instituciones del Estado.