<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Gama, la historia de un gran cadena que comenzó con una bodega

Todo empezó cuando un emigrante portugués, aún adolescente, llegó a Caracas en 1953. Primero compró un tiendita en Catia y siguió creciendo hasta que inauguró el primer Excelsior Gama, con 27 trabajadores. Ahora son 24 sucursales y 3.000 empleados, pero sigue siendo un negocio familiar que refresca su marca. Ahora es Gama

Gama, la historia de un gran cadena que comenzó con una bodega

La historia de los supermercados Excelsior Gama (ahora Gama, a secas) comienza un 2 de enero de 1953 cuando Manuel Da Gama, de apenas 18 años, desembarca en La Guaira con solo una maleta.

El sentido intrínseco del trabajo y la necesidad de ayudar económicamente a su familia en Portugal, hicieron que el aún adolescente Manuel se empleara durante tres años en abastos del oeste de Caracas. A la vez, su visión de futuro lo llevó a ahorrar para comprar, en 1956 y en alianza con su primo, la bodega La Aragüeña, en Catia.

En 1961, vendió La Aragüeña para adquirir el abasto Santa María de Goretti, en el este de Caracas. Y unos años más tarde, en otra operación de compra-venta, se hicieron con el abasto «Todo económico» en Los Palos Grandes, al que llamaron «Excelsior», igual que el nombre del edificio en el que estaban. Finalmente, el 19 de mayo de 1969, inaugura el supermercado Excelsior Gama, en el recién construido edificio de al lado del Excelsior, en un local que le ofreció su cliente y amigo, Emilio Sosa Báez.

El resto ya se sabe: en 2021 suman 24 sucursales distribuidas en Caracas, que incluyen las modalidades plus y express, productos de marca propia y ventas online con delivery. Y, justo 52 años después de su inauguración del supermercado Excelsior Gama en Los Palos Grandes, anuncian un refrescamiento de su marca.

Con G de Gama

En todo ese trayecto de vida, Manuel Da Gama siempre dibujaba un caracter: una G. La de G de Gama, cuatro letras que, además de su apellido, eran también su media firma. Esa G y ese cuarteto de letras los rescatan hoy sus hijos Nelson y Luis Miguel quienes al frente de lo que es hoy es una gran cadena de supermercados en Caracas.

Ahora son Gama a secas. Y el nuevo lema es «Sin ti no hay nosotros». Este lema fue creado para el aniversario en 2020, en la pandemia. Y fue tan exitoso que ahora forma parte de la marca.

La cercanía es lo principal en este remozamiento. Primero, porque la gran mayoría de sus clientes los llama así, Gama. Y segundo por el tipo de tipografía del nuevo logo, en cursivas, más amigable. Es el tercer cambio de logo en 52 años. El primero fue en 1987, cuando Nelson, ya graduado de arquitecto, entra al negocio familiar. El segundo fue en el año 2000.

Durante años, el lema fue «Excelente calidad en sus productos», una frase que Manuel escribió en un papelito. Sus hijos se dieron cuenta que la relación con los clientes era más que vender cosas y añadieron «y servicios». Ahora será «Sin ti no  hay nosotros».

Durante el cambio de logo

Nelson y Luis Miguel saben que las transmisiones de mando en las empresas, no son fáciles. Incluso si son de padre a hijos. Pero Manuel los formó para ello (fueron los primeros universitarios de la familia) y confía totalmente. De hecho, junto con su hermano Arlindo, estuvo presente en la presentación del nuevo logo.

Gama

De pie, Nelson, Luis Miguel y Arlindo Da Gama. Sentado, Manuel Da Gama, el fundador

Siempre innovar

El primer Excelsior Gama que abrió el 19 de mayo de 1969, también significó innovación en la forma de comprar de la época. Con 27 empleados y tres cajas registradoras, era más grande que la mayoría de los comercios.

No solo eso. Dividió las compras por sectores: carnicería, pescadería, frutería, víveres y hasta perfumería. Y el joven Arlindo, con el mismo sentido de trabajo de su hermano, llevaba los productos hasta la casa de sus clientes e incluso, si querían, lo acomodaba en la nevera: un delivery de lujo, mucho antes de conocer esa palabra.

Diecinueve años más tarde, comenzaron a abrir nuevas sucursales. Luego se expandieron a los plus, mucho más completos, y a los express, que sacan de apuros. Hoy son 24 supermercados en Caracas y más de 3.000 trabajadores.

“Excelsior Gama nació humildemente, como algo pequeño. Así como nacen los grandes ríos, y como nacen los grandes hombres, que provienen de niños indefensos”, dice Manuel, el fundador.

Reinventarse para seguir

Permanecer en Venezuela no es fácil, ni para la gente ni para las empresas. Es una decisión que, quienes la toman, saben que no será fácil pero que es posible. Quedarse y seguir es estar firmemente decididos a hacer país, aunque eso implique «salirse de la caja», romper lo acostumbrado, casi a diario.

La pandemia, que se sumó a años de crisis, fue un ejemplo. Para poder cumplir con sus proveedores y clientes, los Gama cambiaron la forma de manejar sus 25 sucursales. «Los primeros meses, nuestros empleados dormían dentro», cuenta Nelson. En cada automercado tienen una estructura para alimentarlos de agua y electricidad, en caso que fallen.

Al cliente actual también hay que adaptarse. «Es muy diferente al de hace 52 años», dicen. Ahora, con las redes sociales, el cliente está más informado porque también dispone de menor poder adquisitivo.

El refrescamiento de la marca viene dado por otros cambios como, por ejemplo, mayor énfasis en el aspecto tecnológico, incluidas las compras online. Nelson y Luis Miguel están al tanto que es la tendencia mundial.

«Tenemos tres años preparando este refrescamiento integral, incluso formando a los trabajadores para ello», explicaron.