OPEP acuerda el mayor recorte petrolero de la historia

Los integrantes del bloque de naciones productoras, Rusia y otros países alcanzaron un compromiso básico para reducir en 23% su producción de crudo, dentro de un plan escalonado que se extenderá hasta abril de 2022

OPEP acuerda el mayor recorte petrolero de la historia

Este jueves, la OPEP, Rusia y otros productores de crudo alcanzaron un acuerdo básico para reducir su oferta petrolera en un 23% ante la crisis en el sector causada por la pandemia de Covid-19.

No obstante, según fuentes cercanas a la negociación, la entrada en vigor del pacto había quedado condicionada a la participación de México, e incluso su ministra de Energía, Rocío Nahle, había abandonado la reunión telemática.

Sin embargo, finalmente el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este viernes que su país se ha sumado al pacto de la OPEP para reducir la producción de petróleo. La condición es que su disminución será de solo 100.000 barriles diarios. Esto tras pactar también con Estados Unidos, que en compensación bajará un poco más su producción.

«Estados Unidos se compromete a reducir adicionalmente a lo que él iba a entregar. Son 250.000 (barriles diarios), dice el presidente (Donald) Trump que es por México, para compensar», apuntó el mandatario mexicano desde el Palacio Nacional.

De esta manera, y según informó este jueves la ministra de Energía de México, la producción del país pasará de 1,781 millones de barriles diarios en marzo de 2020 hasta 1,681 millones de barriles.

Fin de la guerra de los precios

Previamente, Arabia Saudí, líder de facto de la OPEP, y Rusia, que encabeza a los aliados, se comprometieron a rebajar a cada uno hasta 8,5 mbd el nivel de su producción, desde los cerca de 11 mbd que extraían en octubre de 2018, allanando el camino para un recorte histórico de los suministros globales de crudo.

De entrar en vigor, el pacto pondrá fin a la guerra de precios entre ambos gigantes petroleros. Esta guerra ha exacerbado la crisis causada por la destrucción de la demanda energética generada por la propagación del coronavirus.

Durará dos años

El acuerdo es un compromiso para mantener limitados los suministros durante dos años, con un plan escalonado. La reducción de 10 mbd regiría en mayo y junio próximos, bajaría a 8 mbd entre julio y diciembre, y a 6 mbd entre enero de 2021 y abril de 2022.

Los socios de la OPEP Venezuela, Irán y Libia siguen exonerados del compromiso de limitar sus extracciones. Ello ocurre debido a las caídas involuntarias de su actividad petrolera causadas por diversas causas, como crisis económicas, sanciones y conflictos armados.

Para los restantes veinte países de la alianza OPEP+, el bombeo que entraría en vigor el 1° de mayo es 23% del nivel que tenían en octubre de 2018.

Se trata de lejos de la mayor anulación de suministros petroleros en los 70 años de historia de la OPEP, ya que ninguno de los anteriores había llegado a superar los 2 mbd.

Precios reaccionan a la baja

No obstante, los precios del crudo reaccionaron con marcados descensos tras filtrarse el previsible resultado de la reunión.

El barril del petróleo intermedio de Texas (WTI) se desplomó 9,29 % y cerró en Nueva York a 22,76 dólares tras una jornada muy volátil en la que había llegado a subir un 12 % antes de volver al terreno negativo. Por otro lado, el precio del crudo Brent terminó en Londres a 31,60 dólares, un 3,75 % menos que al finalizar la sesión anterior.

Según los analistas, el recorte puede llegar demasiado tarde al aplicarse a partir del 1 de mayo y, además, resultar insuficiente para compensar una caída de la demanda que, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), podría ser de hasta 20 mbd en este trimestre.

El secretario general de la OPEP, el nigeriano Mohamed Barkindo, advirtió hoy del riesgo de que el exceso de suministros, que la organización estima en 14,7 mbd, pueda sobrepasar la capacidad de almacenamiento de petróleo que hay en el mundo, de unos mil millones de barriles.

«Alrededor del 15 % del consumo mundial de petróleo se ha evaporado y este enorme desequilibrio del mercado debe ser abordado con urgencia», advirtió Barkindo al inaugurar la reunión de hoy.

A la espera de México, EE.UU. y el G20

México ha pedido «una reducción de 100.000 barriles por día en los próximos 2 meses» de su bombeo, en lugar de los 400.000 bd que le adjudica el recorte, según apuntó en un tuit la ministra Nahle.

Pero esta aspiración no ha sido aceptada por el resto de la OPEP+, que sin embargo aún espera poder convencer al país latinoamericano de adherirse al esfuerzo común.

Por otro lado, Rusia, Irán y otros miembros del grupo han exigido que también se comprometan otros grandes productores, con Estados Unidos a la cabeza.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha presionado a Moscú y Riad para que pongan fin a su guerra de precios y hagan lo posible por apuntalar el valor del barril, pero su país no ha dado señales de que pudiera sumarse a la OPEP+, si bien una parte de sus extracciones está bajando debido a la falta de demanda.

En el caso de que se adopte el recorte planificado, la OPEP+ ha convocado su próxima reunión ministerial para el próximo 10 de junio.