Tamara Suju: "Nicolasito busca intimidarme porque no pueden controlar la CPI"

"No pudieron controlar que abriera una investigación y los que ayudamos a que se abriera somos ahora perseguidos. A mí no me van a intimidar, tengo suficiente material para saber quiénes son, sé mucho más de lo que digo", dijo Suju a ABC Internacional

Tamara Suju: "Nicolasito busca intimidarme porque no pueden controlar la CPI"

Tamara Suju, abogada, defensora de derechos humanos, afirmó en una entrevista para ABC Internacional que Nicolás Maduro Guerra (Nicolasito) busca intimidarla porque el chavismo no puede controlar las acciones de la Corte Penal Internacional, tribunal que abrió en noviembre una investigación por crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

Suju, que llevó casos hasta esta instancia, señaló: «No pudieron controlar que abriera una investigación y los que ayudamos a que se abriera somos ahora perseguidos. A mí no me van a intimidar, tengo suficiente material para saber quiénes son, sé mucho más de lo que digo».

«Tenemos una misión: la justicia de las víctimas de la dictadura. Nos vemos en La Haya y los tribunales de Madrid», resaltó.

«Son una estructura criminal»

A pesar de la querella por presuntas injurias que abrió en su contra el hijo de Maduro, Nicolasito, por un tuit en el que lo acusaba de pertenecer a una «banda mafiosa», Suju reafirmó en la entrevista que no tiene duda «de que cualquier funcionario del régimen que no se oponga a los crímenes y torturas, la corrupción, etc. forma parte de una estructura criminal que se dedica al narcolavado, el tráfico de oro, el coltán, los diamantes, los minerales».

Además resaltó: «Ponen el patrimonio de los venezolanos en manos de unos pocos que se enriquecen, que enriquecen a sus testaferros, y a los testaferros de sus testaferros, y hacen de esto un entramado criminal. Lo sabe el mundo, y por eso están sancionados y buscados. El que forme parte de esta estructura criminal y no la denuncie es cómplice de todo. No solo Nicolasito».

Aún sin apoyo oficial

Suju detalló que, desde que se abrió el proceso de querella a través del señalado bufete de Baltasar Garzón, solo ha tenido contacto con un eurodiputado y políticos, no con el Gobierno de España.

Al respecto dice: «Soy una perseguida del régimen venezolano, no estoy en España porque me quise ir de mi país porque sí. Llegué a la República Checa y me persiguieron. El régimen violó la Convención de Viena cuando ubicó mi dirección allí y movimientos migratorios. Me persiguieron estando asilada y por eso vine a España. Y ahora vienen a por mí aquí. No es cualquier cosa ser perseguida en tres países».

Los crímenes continúan

Suju indicó que la CPI apenas empezará «a profundizar en los casos, pedir información y pueden hacer visitas ‘in situ’ en Venezuela» y que ella hará lo posible por demostrar que las autoridades en Venezuela siguen violando derechos humanos.

Además destacó sentirse «contenta de ejercer el derecho defendiendo a las víctimas, a los más débiles, y estar del lado correcto de la historia».

Si desea leer la entrevista original, puede visitar el diario ABC Internacional.