el fogon creativo

La hallaca: así cambia de este a oeste del país

La hallaca requiere niveles de virtuosismo que estén a la par de su sofisticación y refinamiento culinario y es que ella, envuelta en verdes hojas, atesora lo mejor del mestizaje venezolano. El investigador Rubén Darío Rojas habla de las diferentes maneras de prepararlas en cuatro regiones del país

Calalú, aromático terciopelo verde

Desde el sur de los Estados Unidos hasta las playas de Brasil, un guiso de espíritu africano, de intenso color verde y peculiar textura alimenta pueblos, caseríos, casonas y palacios con sus aromas de tierra y mar.

Asado mechado: un muchacho con mucho sabor

Las carnes rellenas provienen de la antigua tradición de la cocina europea, caracterizada por las largas cocciones y la combinación de variedad de ingredientes. Su trabajosa elaboración hace que en Venezuela se traten como platos de fiesta y celebración

Fosforera, el guiso escarlata del mar Caribe

Las ollas de hierro que llegaron en las carabelas sirvieron para reproducir, en los primeros asentamientos, las recetas de la madre patria con los ingredientes a disposición. Así fue como la isla de las perlas se llenó de los aromas de la fosforera

Dulce de leche cortada: manjar de austeridad

También en la cocina el llanero es del tamaño del compromiso que se le presente. Por eso, en condiciones tan duras, logran esta delicia con solo tres ingredientes: el azúcar con que se endulza el café, la leche de la quesera y los limones del patio

Paloapique: uno de los dos golpes

Este plato toma su nombre del vocablo coloquial con el que se designa a las rústicas cercas construidas en la región llanera con estacas de diferentes tamaños y combina leguminosas, carne y verdura en una receta que varía de una familia a otra